Si sientes que no descansas bien, el error podría estar en tus cenas. Dejar el tiempo suficiente entre la última ingesta y el sueño, es fundamental. Asimismo, optar por un plato ligero, es muy importante para una correcta digestión y posterior descanso. Hoy te damos 3 ideas para unas cenas ligeras, que favorezcan tu salud y te ayuden a dormir como un bebé. ¿Te animas?

La cena correcta debe ser ligera, que nos permita hacer una correcta digestión y no sea pesada; y, al mismo tiempo, nos sacie y evite el picoteo hasta la hora de dormir. Existen muchas recetas, sorprendentemente sencillas, que pueden cumplir perfectamente con dichos requisitos.

3 Cenas ligeras para cuidarte y descansar mejor

1.Cremas

Las cremas de verduras y hortalizas son siempre una buena elección. Además de ser muy sencillas de preparar, te dan la opción de cocinar más cantidad y guardar para varios días. Contribuye a la ingesta diaria recomendada de verduras y resulta una alternativa muy saludable y ligera. Es importante que intentes hacerla lo más natural posible. De este modo, cuidado con el exceso de sal y evita añadir nata, mantequilla, queso, pan y otros componentes que podrían hacer de esta receta, un poco menos recomendable. Una excelente idea, es añadirle trocitos de pescado o ave, en lugar de embutidos; o frutos secos picados en sustitución de pan tostado.

2.Fajitas

Las fajitas pueden ser una excelente opción, siempre y cuando no abuses de ciertos ingredientes, y sustituyas aquellos que puedan resultar más pesados. Utiliza tortitas de trigo integral y, en lugar de comprar guacamole, haz el tuyo propio. Añade los complementos en crudo sin ahogarlos en aceite como la cebolla, pimiento, tomate, variedad de lechugas, zanahoria, espinacas, lombarda, kale… Incluye salsa tahini, en lugar de otras menos adecuadas, y la carne. No te pases en cantidad, una o dos fajitas, en función de cada persona, serán suficiente.

3.Ensaladas

Las ensaladas son platos que pueden ser verdaderamente deliciosos y creativos. Crea tu propia ensalada llena de color, utilizando verduras crudas y combinando con otras hervidas. Mezcla diferentes clases de lechuga, añade brócoli y zanahoria al vapor. Dótala de color añadiendo tomate, aguacate, aceitunas… Esparce frutos secos y haz tu propia salsa o aliño saludable. Compleméntala con trocitos de pollo, pavo o, si lo prefieres, pescado como el atún o salmón. Para aquellas personas que creen aburridas las ensaladas, ¿puede haber algo que dé más juego?

Descubre algunos Ingredientes de temporada para tus ensaladas