Cuando intentas ocuparte de tus asuntos en el baño, ¿llegaste a notar alguna vez que tu pierna o pie se durmió? A continuación comprenderemos por qué se le adormecen las piernas y producen hormigueo en el inodoro, además de las formas de prevenir estos molestos calambres.

¿Por qué se quedan las piernas dormidas en el baño?

Esto sucede cuando nos esforzamos para pujar durante una evacuación intestinal, lo que aumenta la presión dentro del abdomen y aumenta la presión de la columna vertebral. Esta presión a veces puede hacer que los discos espinales se muevan contra los nervios de la columna, lo que provoca entumecimiento, debilidad y hormigueo en las piernas y los pies.

Y es más probable que pierdas la sensibilidad en las extremidades inferiores cuando practicas una mala postura. Sentarse en el váter en una posición incómoda puede comprimir los nervios o los vasos sanguíneos, lo que produce una sensación de hormigueo. Por ejemplo, suele ocurrir cuando apoyas tus codos en las rodillas para ver el teléfono.

La mayoría de las personas tienden a encorvarse durante la defecación, lo que dificulta el flujo de sangre a los nervios de la pelvis (estos nervios también se extienden hasta los pies, lo que explica por qué alguien puede sentir la sensación de hormigueo incluso en los dedos de los pies).

Además, este problema de hormigueo empeora si te quedas en el baño durante demasiado tiempo. Así que si estás luchando contra el estreñimiento y tu caca no pasa rápidamente, es posible que notes entumecimiento en la parte inferior de tu cuerpo conforme pasa el tiempo en el inodoro.

inodoro para hacer caca

¿Cómo prevenir los calambres en las piernas?

Aunque los hormigueos en el baño no son algo por lo que preocuparse, hay formas de controlar las piernas dormidas cuando estás en el váter. Si experimentas entumecimiento persistente, debes buscar la ayuda de un profesional médico, ya que esto podría ser un signo de un problema médico subyacente.

No te encorves

Sentarte en una posición encorvada puede ser duro para los músculos pélvicos, evitando que el colon se relaje por completo y evacue las heces sin esfuerzo. Y cuanto más tardes en hacerlo, es probable que experimentes un hormigueo en las piernas.

La mejor manera de evitar la pérdida de sensibilidad en las piernas y los pies es sentarse en la posición adecuada y relajada. Esta sería en posición vertical con las rodillas más altas que las caderas.

No te demores

Evita pasar más de entre cinco y diez minutos en el asiento del inodoro, y si estás esforzándote por evacuar las heces, levántate y vuelve a intentarlo en 15 minutos.

Recuerda que las evacuaciones intestinales deben ser fáciles, rápidas y sin esfuerzo. Es posible que debas incorporar más fibra y agua en tu dieta para aflojar y ablandar las heces.

Consigue un taburete para inodoros

Los orinales en cuclillas pueden ayudar a que el canal rectal esté más abierto, lo que significa menos esfuerzo, evacuaciones intestinales más fáciles y menos tiempo en el baño.

Pruebe con un cojín de inodoro

Los cojines de inodoro acolchados también pueden dar más amortiguación a las nalgas y la región pélvica, mejorando el flujo sanguíneo a los pies.