Hay quien tiene la suerte de vivir cerca del mar y puede disfrutar de la playa todo el año. Existen multitud de actividades que se pueden practicar y caminar, es una de ellas. No obstante, si vives en el interior, puedes tratar de encontrar unos días para escaparte y disfrutar en la playa del buen tiempo.

Beneficios de caminar por la playa

En primer lugar, recordarte que es preferible hacerlo a primera, o a última, hora del día. Así evitarás que el sol pueda perjudicarte y podrás disfrutar con mayor comodidad de respirar aire puro. Asimismo, utiliza protección solar, aunque no sientas que el sol te dé con fuerza.

Calma y relax

Caminar por la playa, junto al mar, escuchando el sonido del vaivén de las olas, tiene infinidad de efectos positivos sobre tu mente. De esta forma conseguirás liberar tensiones, despejar tu mente y sentir la tranquilidad de la naturaleza. Aprovecha para meditar, practicar la gratitud y observar lo agradable que resulta. Además, las plantas de los pies reúnen muchas de las terminaciones nerviosas más importantes de nuestro cuerpo. Por ello, sentir la arena bajo nuestros pies, nos puede hacer experimentar un montón de sensaciones y un efecto sedante de lo más reparador.

Sistema cardiovascular

Nuestro sistema cardiovascular se estimula con el contacto de nuestra piel con la arena y la renovación del flujo sanguíneo. Por ello es muy recomendable para prevenir la aparición de varices. Además, si sufres problemas circulatorios que te ocasionan inflamación de tobillos o pesadez en las piernas, notarás una gran mejoría con este ejercicio.

Mejor resistencia

Es esfuerzo que supone andar por la playa varios kilómetros mejora, sin duda, tu capacidad de resistencia. Además, si lo haces de una forma continuada convirtiéndolo en un hábito, te sentirás menos fatigado y más capaz de enfrentar el ejercicio.

Fortalece la musculatura

Enfrentar el camino con sus desniveles, haciendo intervalos entre arena seca y mojada, fortalece la musculatura y mejora el estado de propiocepción. Caminar por la playa, fortalece los músculos evitando la aparición de algunas molestias y previniendo diversidad de lesiones.

Para más intensidad…

Si quieres aumentar la intensidad del ejercicio, puedes caminar por dentro del agua. Basta con que ésta te llegue a la altura de los gemelos, para sentir cómo fortaleces la musculatura, especialmente en piernas y glúteos.

Así que no lo pienses, si tienes la fortuna de vivir cerca del mar, aprovecha para respirar aire puro, limpiar tus pulmones y calmar la mente. Todo ello acompañado de los muchos efectos positivos que andar por la playa tiene sobre nuestra condición física. Si, por el contrario, vives lejos, ¿qué tal si optas por un lugar cerca del mar para tus próximas vacaciones?