Moldear la figura y crecer a nivel muscular, es el objetivo de muchos. Pero más allá de la cuestión estética, el entrenamiento de fuerza es necesario para todo el mundo. Éste tiene grandes beneficios para la salud y forma una parte muy importante de cualquier rutina deportiva. A continuación, te contamos las ventajas del entrenamiento de fuerza, no lo infravalores y ¡ponte las pilas!

Realizar entrenamiento de fuerza, favorece a todo el mundo. Imaginar a hombres y mujeres, grandes como armarios y con más músculos de los que sabemos que existen, es un mito. Independientemente del sexo, la edad o la condición física, el trabajo de fuerza es imprescindible para gozar de una buena salud y calidad de vida.

Existe una creencia popular errónea, que relaciona esta actividad con el crecimiento muscular exagerado. Hay quienes dicen que no quieren ir al gimnasio “porque no quieren ponerse grandes”. Si te sientes identificado, tranquilo, esto no te ocurrirá así porque sí. De hecho, los beneficios de introducir el entrenamiento de fuerza en tu rutina, son innumerables y todos ellos positivos para tu bienestar.

Beneficios del entrenamiento de fuerza

  • Promueve la pérdida de grasa
  • Dotan de una mayor capacidad en las tareas cotidianas
  • Ayuda a mantener sanas las articulaciones y la masa ósea
  • Mejora la apariencia física
  • Previene la pérdida de masa muscular propia del envejecimiento
  • Disminuye el riesgo de síndrome metabólico
  • Dota de una mayor estabilidad
  • Reduce los síntomas propios de la etapa de la menopausia de las mujeres
  • Combate la inflamación
  • Mejora la postura corporal
  • Mejora la función cognitiva
  • Favorece la salud cardiovascular
  • Favorece un buen estado de ánimo
  • Aumenta la autoestima
  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicas
  • Promueve una mayor sensación de bienestar
  • Ayuda en casos de estrés, depresión y ansiedad
  • Reduce el riesgo de sufrir lesiones
  • Dotan de una mayor resistencia al ejercicio intenso
  • Tonifica la musculatura y reduce la flacidez
  • Previene el aumento de peso con el paso del tiempo
  • Aumenta la quema de calorías cuando no estamos en movimiento
  • Disminuye el riesgo de sufrir caídas propias de una edad avanzada
  • Dota de una mayor independencia funcional en el día a día

Estos son algunos de los cientos de motivos que existen para llevar a cabo entrenamiento de fuerza. No solo ganas músculo, ganas salud.