La diabetes es una enfermedad íntimamente relacionada con el nivel de glucosa en sangre. Tener un alto nivel de azúcar en la sangre puede acarrear graves problemas de salud y nuestro organismo se debilitará.
Parecerá obvio afirmar que si esta enfermedad trata el azúcar en la sangre, consumir alimentos dulces causará diabetes, ¿verdad? Pues no es necesariamente así. Existen muchos factores (alimentación general, deporte, estilo de vida y genética) que determinarán si eres propenso a sufrirla o no.

¿Qué es la diabetes?

La insulina es la hormona encargada de sacar el azúcar del torrente sanguíneo y llevarlo hacia las células. Si el páncreas no produce suficiente insulina o no la usa de la manera adecuada, la glucosa se queda en la sangre y no llega a las células, por lo que se genera un alto contenido de azúcar en la sangre. Es decir, diabetes.

Existen dos tipos principales de diabetes:

  • Diabetes tipo I
    Sucede cuando el propio sistema inmune ataca al páncreas, y destruye su capacidad para producir insulina. Este caso es muy poco común, y tan solo representa el 5-10% de los casos en todo el mundo.
  • Diabetes tipo II
    Es la forma más común de diabetes. Se da cuando el cuerpo deja de producir suficiente insulina o cuando las células se vuelven resistentes a la misma. Como resultado tendremos una elevación crónica de azúcar en la sangre.

¿Qué sucede cuando ingerimos azúcar?

Cuando tomamos sacarosa (azúcar de caña), en nuestro organismo se produce un aumento inmediato de los niveles de azúcar en la sangre, indicándole al páncreas que tiene que liberar insulina. La insulina se encarga envía la glucosa fuera del flujo sanguíneo y la desvía hacia las células donde se metabolizan para obtener energía.

Al tomar un exceso de azúcar, el hígado convierte el exceso de glucosa en grasa. Una parte de esa grasa se queda en el hígado, y el resto se guarda en el tejido adiposo en todo el cuerpo (sobrepeso u obesidad). Además, una ingesta elevada de azúcar también tiende a aumentar los niveles de triglicéridos y sus correspondientes problemas.

¿El azúcar aumenta el riesgo a diabetes?

Hay muchos estudios que no prueban que el azúcar cause diabetes directamente, pero su relación es fuerte. Parte de las investigaciones concluyen que las personas que toman bebidas azucaradas regularmente, tienen un 25% más de posibilidades de desarrollar diabetes de tipo II.

En cuanto a comer grandes cantidades de azúcar, también pueden aumentar el riesgo de diabetes pero debido a otros factores como el aumento de peso o la grasa corporal. De forma indirecta podría considerarse, así que para evitar llegar a este punto, lo recomendable es no tomar más del 10% de las calorías diarias en azúcares (no presentes de forma natural en los alimentos).