Andar descalzo es una práctica que, lejos de los prejuicios que pueda traer consigo, es muy saludable en muchos aspectos. Tanto a nivel mental como físico, despojarse de los zapatos y pisar los diferentes entornos que nos rodean es un hábito que conlleva muchos beneficios.

Es un hecho que, en la sociedad actual, no podemos ir descalzos a todas partes. Es más, ¡esto también tendría su peligro! Pero si es bueno que nos aprovechemos de muchos de los escenarios que nos envuelven y nos permitamos dejar el calzado a un lado.

En las plantas de los pies se encuentran importantes terminaciones nerviosas. Caminar descalzos nos ayuda a liberar tensiones y a restablecer el flujo energético natural.  Así que, siempre que tengas acceso a un lugar natural no lo dudes, ¡disfruta de las sensaciones que te aporta reconectarte con la tierra!

Beneficios de andar descalzo.

  • Es bueno para aliviar las migrañas y los dolores de cabeza.
  • Disminuye el estrés y los nervios, y fortalece el organismo.
  • Es muy bueno para mejorar la circulación.
  • Indicado para tratar problemas derivados de estados nerviosos, como úlceras o acidez.
  • Tratamiento muy eficaz para calmar la ansiedad y la depresión.
  • Sirve de estimulación para los órganos conectados a las terminaciones nerviosas de los pies.
  • Beneficia a los estados de retención de líquido en las piernas.
  • Desarrolla la fuerza de los músculos de los pies, las caderas y las piernas.
  • Ajusta los mecanismos del pie, ya que permite adoptar la postura correcta.
  • Mejora la forma de andar y promueve un mejor equilibrio.

¿Dónde puedo andar descalzo?

Puedes hacerlo tanto en la playa como sobre el césped o sobre cemento, ¡por qué no! Cualquier superficie conlleva distintos beneficios. Es muy positivo hacerlo sobre la superficie fría. Si te decides por la playa, es muy buena idea acudir a primera hora de la mañana, cuando aún no hay mucha gente y la arena permanece más fría. Aprovecha estos paseos para prestar atención a tus emociones y evadirte de la rutina. Éste es un ejercicio que, además de todos los beneficios de andar descalzo, te ayudará a fortalecer las piernas, y a prevenir y tratar la flacidez y la celulitis. Además, es muy recomendable en problemas circulatorios como las varices.

Si andas por el césped o la hierba, hazlo cuando esté mojado o frío. A primera hora de la mañana sería ideal. Es muy beneficioso para el sistema circulatorio y nervioso. Pero no solo en el entorno natural, andar descalzo en el suelo de casa también te beneficia y te aporta unas sensaciones muy placenteras.

Como puedes observar, andar descalzo es una práctica muy saludable, tanto a nivel energético como físico. El hecho de que en la planta de los pies se encuentren muchas de las terminaciones nerviosas más importantes, es razón suficiente para ayudar a estimularlas. Así que, recuerda esa sensación tan placentera de quitarte los zapatos al llegar a casa, y pisar el suelo sintiendo cómo todo se reajusta.