7 alimentos que debes evitar si quieres cuidar tus dientes

Se te ha inculcado en la cabeza que los dulces y los refrescos son terribles para los dientes, probablemente desde la guardería. Y aunque es una buena idea evitar consumir azúcar en exceso por una variedad de razones de salud, existen otros alimentos y hábitos alimenticios que dañan los dientes.

Básicamente, la peor lista de alimentos se divide en dos categorías: alimentos que son ácidos y alimentos que se pegan a los dientes.
Ambos pueden desgastar el esmalte protector de los dientes, lo que lo deja más vulnerable a las caries e infecciones. También puedes hacer que tus dientes se vean más amarillos y se sientan más sensibles.

La buena noticia es que el hecho de que sean perjudiciales no significa que debas evitarlos por completo. De hecho, muchos de los alimentos de esta lista son realmente buenos para ti y debes incluirlos en tu dieta.

Alimentos que dañan la salud de los dientes

Algunos aderezos para ensaladas

Si rocías tus verduras con un aderezo que contiene un ácido, debes tener cuidado con tu dentadura.

Los ácidos crudos pueden desgastar el esmalte. Y la mayoría de los buenos aderezos contienen algún tipo de ácido, como jugo de limón fresco o vinagre. Lo que debes hacer es comer tu ensalada y una vez que hayas terminado, enjuágate la boca con agua.

Galletas, patatas fritas y otros alimentos con carbohidratos

Este grupo encaja perfectamente en el grupo de alimentos que se pegan a los dientes. Pueden ser sabrosos, pero no le hacen ningún favor a la boca.

Los carbohidratos se adhieren a la dentadura y se descomponen en azúcar. El resultado es una fiesta para las bacterias en la boca que provocan caries. Esa es la razón por la que los alimentos pegajosos con alto contenido de azúcar como los dulces y las galletas también pueden afectar a tus dientes.

La solución es limitar estos tipos de alimentos, o asegurarte de enjuagar el cepillo o después de comer.

Alimentos que causan reflujo ácido

El reflujo ácido, como puedes adivinar por su nombre, no es bueno para tu boca. Eso es por la exposición repetitiva al ácido del estómago que burbujea en la boca.

En un estudio realizado en octubre de 2017 en BMC Gastroenterología, el 60 por ciento de las personas que tenían la erosión dental también tenía reflujo gastroesofágico (ERGE). Sin embargo, hay buenas noticias, ya que el estudio concluyó que recibir tratamiento para la ERGE detuvo este daño en el esmalte dental.

Es mejor determinar los alimentos que desencadenan los síntomas. Los siguientes son culpables habituales:

  • Alimentos ácidos como cítricos y tomates
  • Alcohol
  • Chocolate
  • Café y otros alimentos y bebidas que contienen cafeína
  • Alimentos ricos en grasas
  • Comida picante

refresco que daña los dientes

Agua con limón

Tal vez tomes agua con limón por la tarde o la bebas a primera hora antes de tu café. El agua de limón es muy buena para tu cuerpo, pero es lo más terrible para tus dientes.

Eso es porque el limón lo convierte en una bebida ácida, y beberlo a lo largo del día baña tu esmalte continuamente en los ácidos del limón. No permitas que toque los dientes y bebe con una pajita.

Frutas cítricas

Las naranjas y los pomelos pueden ser perfectos para el desayuno o un refrigerio al mediodía, pero al igual que los limones, son ácidos. Puedes comer cítricos, pero enjuágate la boca con agua después.

Agua con gas aromatizado

Si eres un fanático del agua con gas, revisa la etiqueta. Este puede contener jugo de frutas, azúcar, sabores naturales o ácidos cítricos. Estos sabores son los que pueden erosionar el esmalte, especialmente si bebes varios a lo largo del día.

Para los que aman el agua con gas, es mejor tomar un agua con gas simple.

Masticar todo el día

Vale, esto no es un alimento, sino más bien un hábito. Después de comer, el pH de la boca desciende (un pH más bajo es un ambiente más ácido), y pasan 20 minutos después de terminar de comer para que ese pH suba y tu boca se equilibre.

Si comes todo el tiempo, tu boca es más ácida y eres más propenso a las caries. Así que es más recomendable hacer tres comidas y dos meriendas durante el día. No te apresures a comer (eso puede provocar otros problemas, como hinchazón), pero termina de inmediato y enjuágate la boca con agua y sigue bebiendo agua durante todo el día.

Cuanta más agua bebas, más te lavas la boca. Beber H2O puro también lo protege de la temida boca seca, que también está relacionada con la caries dental.