La naturaleza nos brinda una gran cantidad de posibilidades, a nivel nutricional, que no debemos pasar por alto. Y es que, si ciertos alimentos son fuente de muchas propiedades importantes, realizar ciertas combinaciones, pueden potenciar sus beneficios y mejorar nuestra salud.

Tomate y aguacate

Además de ser muy nutritiva, es una combinación deliciosa. Las verduras que tienen un color fuerte, son ricas en carotenoides, unos pigmentos que reducen el riesgo de sufrir diversas enfermedades. Pero hay una cosa que, muchos no saben y nosotros te vamos a contar. Para beneficiarse al máximo de estos compuestos hay que combinarlos con un aporte de grasa.

Así que, en adelante, cuando comas verduras de colores vivos, ya sea en ensalada, crudas o cocidas, incluye también una porción de grasa.

Zumo natural y frutos secos

Son numerosos los estudios que han comprobado que los frutos secos aumentan el colesterol bueno, al tiempo que reducen el malo. Por lo tanto, son muy recomendados para regular los niveles de colesterol. Y aquí tienes una nueva combinación estrella. Comiendo frutos secos junto a un zumo natural que contenga vitamina C o A, potenciarás las propiedades de los frutos secos.

Ten en cuenta esta observación y trata de incluirlo en tu dieta. Intenta tomar el zumo recién exprimido.

Pescado y brócoli

Esta combinación se fundamenta en unir alimentos ricos en selenio, con verduras crucíferas cargadas de sulforafano. El selenio es un mineral que aumenta los niveles de tioredoxina, una célula anticancerígena. Por lo tanto, uniendo carnes o pescados fuente de selenio como el atún, lenguado, ternera o pavo; con verduras como el brócoli, la col o la coliflor, puedes conformar una ingesta con grandes propiedades anticancerígenas.

Llevando a cabo una alimentación consciente, tu organismo se nutrirá de una forma más completa y beneficiosa. De esta manera, podrás prevenir el riesgo de sufrir una gran cantidad de enfermedades y mantener tu cuerpo en un estado saludable.