Cómo aguantar mucho tiempo la respiración

Bueno, creemos que los beneficios de respirar los conocemos todos, así que vamos a explicar algunos beneficios de la apnea y cómo conseguir aguantar la respiración más tiempo sin morir en el intento. Sabemos que si no respiramos durante un tiempo podemos sufrir diversos daños, pero sin llegar a ese extremo, podemos entrenar la capacidad pulmonar y retener la respiración durante un tiempo y que se convierta en una actividad segura y saludable.

Antes de entrar en el grueso del tema, queremos aclarar que este texto no anima a nadie a aguantar la respiración, simplemente explicamos algunos puntos claves y algunos beneficios de mejorar la capacidad pulmonar y desarrollar la apnea controlada.

Aguantar la respiración mucho tiempo tiene consecuencias negativas como daños em el organismo, desmayo, daño cerebral e incluso la muerte. Solo vamos a explicar algunas cosas interesantes y vamos a dar unos trucos básicos para ser capaces de aguantar la respiración de forma consciente y sana.

Respiramos mal

Los expertos llevan años diciendo que respiramos mal y es que solo aprovechamos un 30% de nuestra capacidad pulmonar, y no solo eso, sino que estamos habituados a respirar por la boca. Se trata de un error muy común y es que nuestro sistema respiratorio no funciona igual de bien si respiramos por la boca que por la nariz.

Nuestro sistema respiratorio está diseñado para que la nariz reciba el aire, lo limpie y lo caliente, si n embargo, cuando respiramos por la boca, no hay ningún tipo de filtro para el polvo, bacterias y otros elementos, ni tampoco el aire se calienta, sino que entra directamente.

Si no realizamos ciclos de respiración completo, la oxigenación de nuestro organismo no es la adecuada. Una mala respiración da lugar a dolores de cabeza, fatiga, estrés, dolor de espalda, falta de estabilidad, etc. Por el contrario, cuando hacemos buenas respiraciones podemos incluso calmar el dolor y hasta la ansiedad.

Una mujer respirando hondo

Para realizar buenas respiraciones, los expertos indican que la mejor postura estar sentados en un ángulo de 90 grados, con la espalda recta y con la cabeza alta, pero un poco inclinada hacia abajo. Otro dato relevante es echar cuenta al diafragma y que este se expanda bien. Notar como las costillas y los músculos de la zona se abren y se cierran bien es clave.

Una buena respiración se ha de notar hasta en el movimiento de los lumbares. Si no notamos que las lumbares se desplazan, no se debería considerar una buena respiración, dicen los expertos.

Tiempo máximo que podemos aguantar sin respirar

Una persona sin entrenamiento puede aguantar poco más de un minuto sin respirar, una persona con cierto entrenamiento puede aguantar hasta 3 minutos y quienes entrenan su capacidad pulmonar son capaces de aguantar hasta 5 minutos o más.

El récord lo tiene Budimir Buda Šobat, que consiguió mantener la respiración durante 24 minutos y 33 segundos hace solo unos meses. Puede que alguna vez hayamos intentado aguantar la respiración, pero nuestro propio organismo nos lo impide, por eso hay que entrenar la capacidad pulmonar y la mente.

Cuando aguantamos la respiración más de 1 minuto empieza a disminuir el nivel de oxígeno en sangre y aumenta el CO2 en el riego sanguíneo. Cuando el dióxido de carbono se empieza a acumular es cuando sentimos la imperiosa necesidad de volver a respirar. Es otra de las razones por las que cuando volvemos a respirar hagamos respiraciones tan profundas, y eso es lo contrario a cuando respiramos mucho o hiperventilamos.

Se calcula que hacemos un as 20.000 respiraciones al día, y los expertos recomienda hacer diversas pausas a lo largo del día, tanto en reposos, como en movimiento.

Trucos para aguantar más 2 minutos

Existen una serie de consejos y trucos para entrar nuestra capacidad pulmonar y ser capaces de aguantar la respiración más de 2 minutos sin poner en riesgo nuestra vida.

Hay algo que tenemos que tener claro, no por seguir estos consejos vamos a lograr aguantar mucho más tiempo bajo el agua o de forma artificial haciendo apnea voluntaria mientras corremos, trabajamos o nos duchamos.

Postura cómoda y respiración profunda y relajada

Tenemos que sentarnos en un ángulo de 90 grados o tumbarnos en la cama y realizar diversas respiraciones completas y relajadas durante 2 minutos. Un detalle a tener en cuenta y es que esas respiraciones no han de ser rápidas ni forzadas, ya que podría desencadenar hiperventilación.

Debemos realizar respiraciones conscientes que no sean más profundas de manera forzadas que las que realizamos con normalidad en nuestro día a día. Recomendamos no revisar el cronómetro, por lo que es mejor poner una alarma, y así no generamos estrés viendo los segundos pasar.

Un hombre concentrándose para aguantar la respiración

Aguantamos la respiración 1 minuto

Tras el proceso de preparación, debemos inspirar profundamente y soltar todo el aire como si sopláramos un barco de papel. Seguidamente realizamos una respiración también profunda y aguantamos.

Continuamos el proceso de relajación mental y corporal. Viene bien pensar en situaciones alegres donde nos sentimos felices y seguros. La cuestión es desconectar de la realidad. Cuando ya no podamos más, soltamos el aire y vaciamos los pulmones.

Es la acumulación de CO2 lo que ejerce presión en los pulmones y nos obliga a parar la apnea y respirar, ya que nuestro cuerpo quiere expulsarlo y coger oxígeno. Una vez soltemos todo, respiramos profundo varias veces para recuperarnos.

Repetir la preparación y aguantar 2 minutos

Tenemos que volver a la casilla de salida varias veces hasta lograr superar el minuto y medio. Después de eso, conseguiremos llegar a los 2 minutos y después a los 2 minutos y 30 segundos. Ahí debemos parar y seguir practicando un tiempo, ya que debemos ver cómo reacciona nuestro cuerpo.

Si todo va bien tras varios días de entrenos, podemos proponernos llegar a los 3 minutos, pero no se recomienda forzar al organismo ni hacerlo estando solos en casa.

Beneficios de la apnea controlada

Puede parecernos una locura, pero realizar cortes conscientes en nuestra respiración a lo largo del día y entrenar la capacidad pulmonar, es bastante beneficioso para el organismo.

Los beneficios de respirar ya los conocemos todos los seres vivos del planeta, pero nunca nadie nos dijo que dejar de respirar por ciertos periodos de tiempo, también tenía beneficios. A continuación, vamos a ver algunos de los beneficios más directos de realizar apnea controlada.

  • Mejora la flexibilidad del diafragma: esto es importante para facilitar la conexión entre los dos troncos de nuestro cuerpo y se crea una relación directa con los niveles de oxígeno n los músculos de todo el cuerpo.
  • Nos ayuda a respirar mejor. Una buena respiración nos ayuda a nuestro bienestar y mantener oxigenado el cerebro y todo el organismo, incluido el corazón. Así obtenemos más energía y resistencia.
  • Aumenta la resistencia en condiciones de poco oxígeno: cuando haya poco oxígeno, nuestro cuerpo podrá funcionar igual de bien.
  • Aumenta la capacidad pulmonar: con esto creamos más glóbulos rojos, limpiamos el organismo de toxinas, mejoramos el sistema nervioso y nos ayuda a relajarnos.
  • Optimizamos el uso del oxígeno: el organismo aprende a usar la cantidad de oxígeno que precisa en cada momento.
  • Se reduce el número de veces que necesitamos respirar durante un entrenamiento.
  • Conseguimos calmar nuestro estrés, miedo o ansiedad.
  • Ayuda a la concentración.
¡Sé el primero en comentar!