¿Es peligroso mantener un tampón más de 8 horas?

Si alguna vez has usado tampones, es posible que sepas la importancia de cambiarlo cada 4 u 8 horas, según las instrucciones. Pero todas somos un poco laxas con las reglas de vez en cuando. Tal vez te pusiste un tampón antes de acostarte y luego te quedaste dormida hasta que sonó la alarma. O a lo mejor estuviste muy ocupada durante un día de flujo ligero y se te olvidó cambiarlo.

¿Cuál es el peligro de dejar un tampón durante demasiado tiempo?

Podrías contraer una infección con picazón y maloliente

Como muchas partes de tu cuerpo, la vagina tiene un microbioma de bacterias buenas que ayudan a mantenerla saludable y a combatir las infecciones. La alteración del equilibrio normal de estos microorganismos puede provocar la colonización de bacterias malas. Esto puede suceder cuando introduces un objeto extraño (como un tampón o un juguete sexual sin lavar), tomas antibióticos o te duchas.

Las bacterias dañinas también pueden crecer cuando usa un tampón porque la sangre permanece dentro de tu zona V más tiempo que si la hubieras dejado fluir hacia una compresa.

Las bacterias aman la sangre. Así que, si un tampón empapado de sangre permanece dentro de tu vagina, las bacterias malas tienen más posibilidades de derrotar a las buenas. Demasiadas bacterias dañinas pueden provocar vaginosis bacteriana, también conocida como VB. Y es posible que experimentes malestar, una secreción maloliente y picazón.

Si crees que podrías tener vaginosis bacteriana, quítate el tampón y cambia a compresas durante el resto de tu ciclo. Al quitar el tampón, estás eliminando la fuente de las bacterias malas antes de que tengan la oportunidad de colonizar. La vagina es un órgano auto limpiante y, por lo general, si lo dejas solo, se reiniciará.

Pero si los molestos síntomas persisten incluso después de quitártelo, programa una cita para ver a tu ginecólogo. Por lo general, la VB es simplemente molesta, pero se ha relacionado con casos de enfermedad inflamatoria pélvica. Esta es una infección que causa inflamación de los órganos pélvicos, incluidos el útero, las trompas de Falopio y los ovarios.

La EPI puede causar cicatrices, lo que puede provocar dolor pélvico crónico y dificultad para quedar embarazada en el futuro. Si no se trata, puede tener un absceso, que es una acumulación de pus, o una infección inflamatoria a través del resto de los órganos de tu cuerpo.

La VB no tratada también puede aumentar sus posibilidades de contraer una ITS y causar un parto prematuro o bajo peso al nacer si está embarazada en el momento de la infección.

tampon para la regla

Puedes tener síndrome de shock tóxico

¿Recuerdas haber leído sobre el síndrome de choque tóxico dentro de una caja de tampones cuando eras adolescente? Es posible que te hayas asustado al enterarte de esta enfermedad rara pero potencialmente mortal, causada por el crecimiento excesivo de la bacteria Staphylococcus aureus. Puede aparecer al dejar un tampón demasiado tiempo, dando a las bacterias tiempo suficiente para multiplicarse.

Conforme crece el estafilococo, se libera una toxina que se propaga a través del revestimiento de la vagina, el cuello uterino y el útero. Llega a la sangre, momento en el que comienza a afectar no solo los órganos pélvicos, sino todos los órganos principales, incluidos los riñones y el corazón».

Las personas que padecen este síndrome experimentarán síntomas similares a los de la gripe.

Se crea una respuesta sistémica que incluye fiebre, náuseas, vómitos y una erupción que se asemeja a las quemaduras solares. Si no se trata con la suficiente rapidez, puede provocar insuficiencia orgánica y la muerte. Además, puede inducir un estado de shock, que ocurre cuando el cuerpo no recibe suficiente flujo sanguíneo. La presión arterial desciende, haciéndote sentir aturdida y mareada.

La buena noticia es que el síndrome de shock tóxico es poco común en estos días. Esto se debe a una mayor supervisión de la industria de los tampones, así como a una mejor educación del consumidor sobre la importancia de cambiar el tampón en el registro. Incluso, antes de creaban con materiales tóxicos que eran comunes en ese momento, incluyendo poliéster, carboximetilcelulosa, poliacrilatos y rayón viscosa. Aunque muchos todavía contienen rayón viscosa, las otras sustancias preocupantes se han eliminado gradualmente.

¿Qué pasa si no te acuerdas de quitarte el tampón?

Los ginecólogos juran que es relativamente común que las personas olviden que se pusieron uno.

Las señales de que te lo has olvidado dentro incluyen la resistencia cuando introduces otro, cuando tienes relaciones sexuales o cuando usas juguetes. También puedes notar un mal olor o una secreción anormal.

Otros indicios son picazón, malestar y dolor al orinar. Si te pones uno nuevo o tienes relaciones sexuales mientras el tampón viejo todavía está allí, puede comprimirse hacia la parte superior de la vagina.

¿Cómo sacar un tampón atascado?

Intenta sacarlo siguiendo estos pasos de la Universidad de Columbia:

  • Lávate bien las manos y córtate las uñas si son largas.
  • Encuentra una posición cómoda, como sentarte en el inodoro con los pies en un taburete para elevar las rodillas, ponerte en sentadillas o tumbarte en la cama.
  • Agáchate, como si estuvieras haciendo caca o empujando a un bebé.
  • Introduce un dedo en tu vagina y haz un círculo alrededor hasta que sientas el tampón y lo agarres.

Si no puedes localizarlo o quitarlo, tu ginecólogo puede hacerlo. Cuando un tampón se aloja en tu vagina, puede ser difícil recuperarlo. Esto sucede con mucha más frecuencia de lo que la gente piensa, así que no te avergüences.

¡Sé el primero en comentar!