Muchas mujeres embarazadas se preguntan si pueden continuar realizando ejercicio físico durante el embarazo. Y es que depende de cada mujer, las circunstancias de su embarazo y el tipo de ejercicio, es recomendable o no. Sea cual sea tu caso, es imprescindible seguir los consejos de tu médico y, bajo ningún concepto, empezar ninguna rutina deportiva sin el consentimiento del mismo.  El yoga está considerado un ejercicio óptimo para los meses de embarazo. ¡Te lo contamos!

El yoga, es una de las actividades más adecuadas para practicar durante el embarazo. Presenta muchos beneficios, aunque hay que tener en cuenta que, como todo, presenta una serie de contraindicaciones que debes tener presente. Por ello, si vas a iniciarte en el mundo del yoga, especialmente estando embarazada, no olvides informarte y consultar con tu médico todo lo que necesites saber. Que no te quede ninguna pregunta sin hacer. A continuación, te contamos algunos beneficios de esta maravillosa práctica.

Beneficios de practicar yoga en el embarazo

El yoga es una actividad suave de bajo impacto, que tiene muchas ventajas para la mamá y para el bebé. Se trata de una disciplina calmada que tiene efectos positivos inmediatos sobre el bienestar emocional. Los momentos de relajación y meditación, aportan una estabilidad interna que favorece la seguridad y la confianza de las mujeres.

Además de ello, reduce el estrés, libera tensiones acumuladas en el cuerpo y refuerza el sistema inmunológico. Asimismo, numerosos estudios han demostrado que practicar determinados ejercicios, puede llegar a reducir los dolores durante el parto. Es una manera muy eficaz de aumentar la energía y afrontar cada etapa con vitalidad y positividad.

El yoga no solo presenta beneficios internos y emocionales, sino que ayuda a reducir los dolores de espalda al mejorar la postura corporal. Tonifica el cuerpo, por lo que mantiene a la mamá en forma de cara a los evidentes cambios que puede sufrir el cuerpo. Induce a la relajación, por lo que favorece el sueño reparador y se trata de una experiencia muy bonita que realizar durante el embarazo. Dirigir la atención hacia la respiración, hace que aumente la consciencia sobre una misma y sobre el proceso que su cuerpo está llevando adelante.

Y es que son muchos los cambios físicos y anímicos a los que se enfrenta una mujer en su embarazo. Por lo que un ejercicio que les ayude a asimilarlos y vivirlos, es ideal y muy positivo. Además, aunque el yoga se puede practicar desde casa, acudir a un centro y compartir la dinámica con más gente es muy recomendable. De esta manera la mamá comparte la experiencia con otras personas, se enorgullece de su cuerpo y siente un aumento de su seguridad y confianza.