Son muchas las mujeres que usan métodos para evitar el embarazo, siendo la más común la píldora anticonceptiva. Se ha comentado siempre que las pastillas aumentan la retención de líquidos, incrementan el peso y, posiblemente, reduzcan el rendimiento deportivo. ¿Te has parado a pensar si la píldora puede estar disminuyendo tu progreso en peso muerto o sentadillas? Parece que es un factor que pasa muy desapercibido en el mundo del fitness, lo cual me sorprende.

Somos conscientes de los efectos que provoca el consumo de esteroides anabólicos y sintéticos en nuestro cuerpo en relación a la condición física. En cambio, la gran mayoría vive en la ignorancia sobre cómo afectan los estrógenos y progestágenos sintéticos en nuestro cuerpo, además de evitar que tengamos bebé.

El ciclo menstrual y los niveles hormonales

Para entender cómo influye la píldora anticonceptiva, primero debemos entender el ciclo menstrual. El ciclo empieza el primer día de la menstruación (la regla) y continúa alrededor de 28 días de media. En este tiempo, en el cuerpo de la mujer ocurren diferentes procesos que preparan el útero para la concepción.
La ovulación (proceso en el que los ovarios liberan un óvulo para ser fertilizado), sucede normalmente sobre el día 14 del ciclo menstrual. Justo en este momento, las hormonas sexuales y la testosterona se elevan. Ya sabéis que la testosterona provoca un deseo sexual alto, aumenta los niveles de energía, mejora la agudeza mental y el estado de ánimo. Es decir, nos hace sentir más atractivas para los hombres.

En el caso del aumento de estradiol, provoca que el revestimiento endometrial (el interior del útero) crezca grueso si el óvulo y el esperma se encontrasen. Así que el útero estaría en un momento nutritivo y suave para el embrión.
Después de la ovulación, la progesterona (otra hormona sexual) también aumenta. Si se genera una concepción, la progesterona se mantiene alta. En caso contrario, la progesterona cae en picado, se desprende del revestimiento del útero y empieza de nuevo la menstruación.

El ciclo menstrual está muy bien, pero muchas de nosotras no queremos tener hijos aún. Así que vamos al médico, nos da vía libre para los anticonceptivos y decidimos medicarnos diariamente. No somos conscientes del impacto en hormonas que eso supone. Las mayoría de las píldoras anticonceptivas están compuestas por estrógeno y progestina sintéticos que se toman durante 2-3 semanas, seguidas de 4-7 días en los que se toma una píldora de placebo mientras se menstrua. Esa menstruación no es real, es la consecuencia de la eliminación de las hormonas sintéticas. La píldora anticonceptiva funciona evitando que el cuerpo ovule y espese el moco cervical, por lo que se impide que el esperma llegue al óvulo.

¿Qué otros efectos provoca la píldora anticonceptiva?

Es posible que no supieras cómo influía el uso de anticonceptivos orales que suprimen la ovulación. ¿Y te acuerdas de la testosterona y la ovulación? Si estamos suprimiendo la ovulación, ¿qué puede suceder? Simplemente el cuerpo no tiene ese aumento de la testosterona. Es decir, si te preocupa/interesa tu composición corporal, tomar anticonceptivos puede ser un problema.

Sin las cantidades adecuadas de testosterona es más difícil desarrollar fuerza, masa muscular y mantener una composición corporal favorable. ¡Ojo! No es imposible, solo es mucho mas difícil. Además, no solamente afecta en lo anterior nombrado, sino que también influye negativamente en el estado de ánimo y la libido.

Entonces, podemos concluir que las píldoras anticonceptivas controlan la natalidad, pero también el interés por tener relaciones sexuales. Sin libido, poco podrás hacer. Incluso, estas pastillas también tienen el efecto secundario de hacer que se incremente la globulina fijadora de hormonas sexuales. El hígado es el que produce esto en respuesta a la introducción de estrógeno oral y que tiene una alta afinidad con la testosterona. Es decir, no solo los ovarios no producen la suficiente testosterona debido a la supresión de la ovulación, sino que la poca que circula es muy posible que esté unida a las hormonas sexuales (debido al consumo de la píldora anticonceptiva).

¿Por qué tomamos hormonas falsas?

Como decíamos antes, estas pastillas contienen estrógeno sintético y progestina. Cuando decimos “sintética”, debería sonar una alarma. La mayoría de nosotras estamos vigilando la alimentación y cualquier producto ultraprocesado, ¿entonces por qué tomamos tan contentas unas hormonas falsas?

No, las hormonas sintéticas no son buenas. Las pastillas anticonceptivas combinadas aumentan considerablemente el riesgo de trombosis venosa según varias investigaciones. Y esto tiene mucha correlación con la manera en la que el hígado procesa las hormonas falsas, aumentando los factores de coagulación y la agregación de plaquetas. Es decir, si tomas píldoras anticonceptivas combinadas, tienes que tener en cuenta que te expones a un mayor riesgo de sufrir coágulos de sangre.

Por si fuera poco, los anticonceptivos también se han vinculado con un mayor riesgo de infarto de miocardio. Y, por supuesto, cualquier ataque al corazón te pone en peligro en un entrenamiento.
Si queremos seguir sacando efectos negativos, nos encontraremos con el aumento de riesgo de padecer cáncer de mama. Hay estudios confirman que cuanto más joven se empiece a tomar la píldora y más sostenido sea en el tiempo, mayor será el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Valora tu método anticonceptivo

Tu rendimiento deportivo debe ser lo menos importante después de haber leído algunos de los efectos negativos. Plantéate seriamente qué método anticonceptivo quieres usar. No se trata solamente de evitar un embarazo, sino de cuidar tu salud.