En los últimos años, se está tomando consciencia de los beneficios que aporta la lactancia materna en el bebé. Incluso, se está luchando activamente para que no sea un acto mal visto en publico. Hay madres que dudan sobre si dar el pecho a su hijo o no, en parte debido a todos los mitos que rodean el mundo del embarazo. Independientemente de que sea beneficioso dar el pecho, serás igual de buena madre si no optas por esta alimentación. Hay casos en los que es muy difícil llevar hacia delante la lactancia, así que piensa en tu bebé y en ti.

Te contamos algunos mitos que existen sobre la lactancia materna y que no son del todo ciertos.

Beber leche aumenta su producción

Tan solo los humanos son capaces de beber leche mientras amamantan a sus hijos. En el mundo de los mamíferos, cuando son adultos no consumen leche, así que es totalmente falso que se produzca más leche o que su calidad sea mejor.

El tamaño del pecho influye

Es común pensar que por tener el pecho pequeño no se va a poder satisfacer las demandas del bebé. El tamaño del pecho depende de la grasa acumulada, y de la capacidad para producir leche. La glándula mamaria está presente en el pecho de la mujer, dando igual su tamaño.

Durante la lactancia hay que comer por dos

Es cierto que durante el embarazo se deben aumentar 300 calorías en cada trimestre, pero una vez nacido el bebé, debemos retomar nuestra alimentación normal. Nunca debimos comer por dos, y ahora no es necesario seguir con el aumento de calorías. Come variado, sano y equilibrado para aportarle al bebé los mejores nutrientes.

¿Hay bebés intolerantes a la leche materna?

La leche materna al ser natural es nutritiva y 100% saludable. Cuando un bebé presenta algún tipo de alergia o intolerancia, posiblemente sea causado por algo que comió la madre y que, a través de la leche, lo ha ingerido el niño. Con eliminar esos alimentos de la dieta, el bebé podrá tomar leche sin problema.

La calidad depende de nuestra alimentación

Como decíamos antes, nuestra alimentación influye directamente en la leche que le aportamos al bebé. Si bien es cierto, los alimentos que tome la madre no influirán en la digestión del niño. Es decir, si toma muchas legumbres, la leche no producirá gases ni cólicos en la criatura.

Es muy importante la alimentación que lleves, sobre todo que no se exceda en azúcares. Los nutrientes que aportes a tu hijo vendrán dados de los alimentos que ingieras. Lleva una dieta variada y saludable para cubrir cualquier demanda del bebé.