Cuando intentas quedarte embarazada y hacer crecer a tu familia, deseas hacer todo lo que esté a tu alcance para crear un ambiente positivo. Desde el seguimiento de los ciclos menstruales hasta ser conscientes de cuánto bebemos, las mujeres harán cambios mientras se preparan para un embarazo saludable.

Algunos también adoptan lo que se conoce como la dieta de fertilidad, que se enfoca en alimentos específicos y está destinada a aumentar las probabilidades de concebir. Si tienes bebés en mente, esto es lo que necesitas saber sobre este plan de alimentación.

¿Qué es una dieta de fertilidad?

En lugar de una larga lista de cosas que pueden y no pueden tener, una dieta de fertilidad está destinada a limpiar tus hábitos alimenticios para promover una salud óptima y, a su vez, aumentar la fertilidad. La dieta fue desarrollada por tres médicos de la Facultad de Medicina de Harvard y presentada en su libro de 2009, titulado The Fertility Diet.

Los médicos desarrollaron esta dieta a partir de los resultados de un estudio a largo plazo que siguió a decenas de miles de mujeres para analizar lo que esas mujeres comieron y con qué frecuencia lograron embarazarse.

Según Harvard Health Publishing, este estudio de ocho años de más de 18.000 mujeres fue el primer examen exhaustivo de la dieta y la fertilidad.

Entonces, ¿qué alimentos pueden ayudar a que te quedes embarazada?

La buena noticia sobre la dieta de fertilidad es que a la mayoría de las mujeres no les resultará demasiado restrictiva si ya comen alimentos saludables. Esto se debe a que sigue muchos de los principios de una dieta limpia y vibrante, incluidas las verduras, las carnes magras y otras golosinas.

Grasas saludables

Evita las grasas trans, que se encuentran en las comidas rápidas, así como en algunos productos horneados envasados, cremas de café e incluso pizzas congeladas. Estas grasas artificiales no solo son malas para el corazón, sino que también se han relacionado con el aumento de la resistencia a la insulina y la interrupción de la ovulación.

Por el contrario, elegir grasas monoinsaturadas como las que se encuentran en el aceite de oliva virgen extra, los frutos secos y los aguacates puede mejorar las probabilidades de concebir.

También querrás optar por alimentos ricos en ácidos grasos Omega-3. Si eres fanático del salmón y la caballa, ya podrías estar mejorando tus posibilidades de fertilidad.

Los ácidos grasos son utilizados por el sistema reproductivo como energía para alimentar el ovario y el desarrollo embrionario temprano. También juegan un papel importante en la implantación de embriones y el mantenimiento del embarazo.

Alimentos ricos en fibra

La ingesta de fibra es beneficiosa para las mujeres que desean quedar embarazadas, ya que disminuye el exceso de estrógeno en el cuerpo, ayudando a reducir el dominio del estrógeno y los niveles de progesterona. Las buenas fuentes incluyen col rizada, brócoli, repollo, nabos y granos enteros y arroz.

Los alimentos ricos en fibra también tienden a tener el beneficio adicional del ácido fólico natural y otras vitaminas. El ácido fólico, o folato, es especialmente crucial para las mujeres que están embarazadas o que intentan concebir. Los autores de Harvard sugieren tomar también un multivitamínico con ácido fólico para cubrir tus necesidades.

Muchos de estos alimentos de origen vegetal también son ricos en hierro, un nutriente que, según los autores de Harvard, puede promover la fertilidad.

Proteínas de origen vegetal

Para quienes intentan quedar embarazadas, los expertos sugieren reemplazar la ingesta de proteínas animales, como la carne roja, con proteínas vegetales como frijoles, lentejas, frutos secos crudos y semillas. Esta modificación podría reducir tu riesgo de infertilidad ovulatoria.

Un alto grado de consumo de carne roja en mujeres se ha asociado con una proporción reducida de óvulos que se convierten exitosamente en embriones disponibles para la implantación. Una gran preocupación con respecto al consumo de proteínas y productos animales es que muchos de estos productos alimenticios contienen contaminantes ambientales, hormonas y factores de crecimiento que pueden alterar la función reproductiva.

Los médicos detrás de la dieta de fertilidad sugieren reemplazar una porción de carne cada día con frijoles, guisantes, soja, tofu o frutos secos. También recomiendan incorporar una porción de lácteos enteros como la leche entera, helado o yogur y omitir los productos lácteos descremados, ya que estos se han relacionado con la infertilidad.

¿Cuáles son los beneficios de una dieta de fertilidad?

Si normalmente no es tu tipo de alimentación, existe una alta probabilidad de que pierdas peso cuando llena tus comidas con estos alimentos saludables. A cambio, verás una mejor oportunidad de quedar embarazada, ya que estar en el rango de peso adecuado para tu tipo de cuerpo es esencial para el embarazo.

Las reservas de grasa están asociadas con un mayor riesgo de ovulación irregular y una mayor inflamación, lo que puede crear un ambiente inhóspito para los óvulos, los espermatozoides y los embriones. Una dieta de fertilidad asegura que estés obteniendo los nutrientes clave que tu cuerpo necesita para concebir y mantener un embarazo saludable.

¿Hay inconvenientes?

Aunque realmente no hay inconveniente en adoptar estos principios de alimentación limpia, existe el peligro de ir demasiado lejos. Muchas veces, las personas confunden una dieta de fertilidad con una dieta de moda, como ceto, que no está recomendada para las mujeres que intentan quedarse embarazadas.

Las dietas de moda pueden causar agotamiento de nutrientes y desequilibrios hormonales, lo cual es una tormenta perfecta para disminuir la fertilidad. Perder demasiado peso debido a una dieta extrema y/o ejercicio en realidad puede hacer que tu sistema reproductivo se apague, en un esfuerzo por desviar los recursos del cuerpo hacia la supervivencia en lugar de otras funciones importantes, como la reproducción,

¿Funciona realmente esta dieta?

Todos deberíamos pensar qué es lo que estamos comiendo cuando preparamos para un hito importante como el de convertirnos en padres. No existe daño en pensar de manera crítica e inteligente sobre nuestras dietas.

Mejorar tu fertilidad con cambios en la dieta y el estilo de vida es lo más saludable posible. Se ha estudiado y probado muchas veces una dieta bien equilibrada y un régimen de ejercicio para ayudar con la fertilidad, ya que promueve la salud en general, el ingrediente clave para el éxito resultados del embarazo.

¿Pero te dejará mágicamente embarazada de inmediato? Probablemente, no. Muchas personas que viven un estilo de vida perfectamente saludable sufren de infertilidad y muchas personas viven todo lo contrario y son perfectamente fértiles. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el entorno puede exacerbar los problemas genéticos.