¿Por qué algunas embarazadas padecen diabetes?

La diabetes es una enfermedad que ocurre cuando hay demasiada glucosa (azúcar) en la sangre y esta no se usa como energía. Cuando se desarrolla durante el embarazo, se denomina diabetes gestacional.

Es uno de los trastornos médicos más comunes durante el embarazo, por lo que si te encuentras en proceso de embarazo o tienes dudas sobre si la padeces, a continuación encontrarás todo lo relacionado con esta afección.

¿Qué es la diabetes gestacional?

Durante el embarazo, algunas mujeres desarrollan niveles altos de azúcar en sangre. Esta afección se conoce como diabetes mellitus gestacional (DMG) o diabetes gestacional. Normalmente se desarrolla entre las semanas 24 y 28 de embarazo. En España, aproximadamente, 9 de cada 100 embarazadas inician una diabetes gestacional (9%).

Si esto sucede durante el embarazo, no significa que anteriormente se haya padecido la enfermedad, ni que la tendrás después. Pero es cierto que aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en el futuro. Además, en el caso de no ponerle solución, puede aumentar el riesgo de que el hijo desarrolle diabetes y se incrementa el riesgo de complicaciones para la madre y el bebé durante el embarazo y el parto.

No es demasiado común que la diabetes gestacional cause síntomas. Si experimentas alguna señal, es posible que sean leves. No obstante, entre ellos se encuentra la fatiga, visión borrosa, sed excesiva, necesidad excesiva de orinar y ronquidos.

Hay mujeres que tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes gestacional. En concreto, las posibilidades aumentan si tienes más de 25 años, la presión arterial alta, antecedentes familiares de diabetes, sobrepeso antes de quedar embarazada o aumentar demasiado peso en el embarazo. También puede ocurrir si se están esperando varios bebés, si ha tenido diabetes gestacional en el pasado o un aborto espontáneo. Incluso, es común en mujeres con el síndrome de ovario poliquístico y otras afecciones asociadas con la resistencia a la insulina.

La diabetes gestacional se divide en dos clases. La clase A1 se usa para describir la diabetes gestacional que se puede controlar solo con la dieta. En cambio, las personas con diabetes de clase A2 necesitarán insulina o medicamentos orales para controlar la afección.

Causas de diabetes en el embarazo

Aún no está clara la causa exacta de la diabetes gestacional, pero es probable que las hormonas tengan un papel importante. Cuando estás embarazada, tu cuerpo produce mayores cantidades de algunas hormonas, como lactógeno placentario humano y hormonas que aumentan la resistencia a la insulina.

Estas hormonas afectan la placenta y ayudan a mantener el embarazo. Con el tiempo, la cantidad de estas hormonas en el cuerpo aumentan. Esto puede comenzar a hacer que el cuerpo sea resistente a la insulina, la hormona que regula el azúcar en sangre.

La insulina ayuda a sacar la glucosa de la sangre a las células, donde se usan como energía. Durante el embarazo, el cuerpo se vuelve ligeramente resistente a la insulina de manera natural, por lo que hay más glucosa en el torrente sanguíneo para pasarla al bebé. Si la resistencia a la insulina se vuelve demasiado fuerte, tus niveles de glucosa en sangre pueden aumentar de manera anormal y esto puede causar diabetes gestacional.

mujer embarazada con diabetes gestacional

Pruebas de diagnóstico

Que las embarazadas se sometan a distintas pruebas durante la gestación no es casualidad. Muchos médicos están a favor de realizar exámenes rutinarios para detectar signos de diabetes gestacional. Si no tienes antecedentes conocidos de diabetes y niveles normales de azúcar en la sangre al comienzo de su embarazo, es probable que el médico te haga pruebas de detección de diabetes gestacional cuando llegues a la 24 y 28 semanas de embarazo.

Provocación con glucosa

Algunos médicos pueden comenzar con una prueba de provocación de glucosa. No se necesita ninguna preparación para esta prueba. Tan solo beberás una solución de glucosa. Al cabo de una hora, recibirás un análisis de sangre. Si tu nivel de azúcar en sangre es alto, un médico puede realizar una prueba de tolerancia a la glucosa oral de tres horas.

Algunos médicos omiten la prueba de provocación de glucosa por completo y solo realizan una prueba de tolerancia a la glucosa de dos horas, que se explica a continuación.

Prueba de un paso

El médico comenzará evaluando los niveles de azúcar en sangre en ayunas. Te pedirá que bebas una solución que contenga 75 gramos de carbohidratos. Luego volverán a analizar los niveles de azúcar en sangre después de una hora y dos horas. Es probable que te diagnostiquen diabetes gestacional si tienes alguno de los siguientes valores de azúcar en sangre:

  • Nivel de azúcar en sangre en ayunas mayor o igual a 92 miligramos por decilitro (mg / dL)
  • Nivel de azúcar en sangre en una hora mayor o igual a 180 mg / dL
  • Nivel de azúcar en sangre a las dos horas mayor o igual a 153 mg / dL

Prueba de dos pasos

Para la prueba de dos pasos, no necesitarás estar en ayunas. Te pedirán que bebas una solución que contiene 50 gramos de azúcar. Seguidamente analizarán el nivel de azúcar en sangre después de una hora. Si en ese momento el nivel de azúcar en sangre es mayor o igual a 130 mg/dL o 140 mg/dL, realizarán una segunda prueba de seguimiento otro día diferente. El umbral para determinar esto lo decide el propio médico.

En la segunda prueba, el médico comenzará midiendo el nivel de azúcar en sangre en ayunas. Te pedirán que bebas una solución con 100 gramos de azúcar. Luego analizarán los niveles en sangre una, dos y tres horas después.

Es probable que te diagnostiquen diabetes gestacional si tiene al menos dos de los siguientes valores:

  • Nivel de azúcar en sangre en ayunas mayor o igual a 95 mg / dL o 105 mg / dL
  • Nivel de azúcar en sangre en una hora mayor o igual a 180 mg / dL o 190 mg / dL
  • Nivel de azúcar en sangre a las dos horas mayor o igual a 155 mg / dL o 165 mg / dL
  • Nivel de azúcar en sangre de tres horas mayor o igual a 140 mg / dL o 145 mg / dL

¿Existe tratamiento para la diabetes gestacional?

En el caso de que te diagnostican diabetes gestacional, el tratamiento dependerá de los niveles de azúcar en sangre a lo largo del día. En la mayoría de los casos, el médico recomendará que controles el nivel de azúcar en sangre antes y después de las comidas. También se recomienda controlar la afección comiendo de manera saludable y haciendo ejercicio con regularidad.

En algunos casos, también se pueden recetar inyecciones de insulina si fuera necesario. Aunque tan solo entre el 10 y el 20 por ciento de las mujeres con diabetes gestacional necesitan insulina para ayudar a controlar el azúcar en sangre. También puede recetar inyecciones de insulina hasta que se produzca el parto. Pregúntale a un médico sobre el momento adecuado de las inyecciones de insulina en relación con las comidas y el ejercicio para evitar la hipoglucemia.

No obstante, si el médico lo ve oportuno, también recomendará controlar los niveles de azúcar en sangre con la ayuda de un dispositivo especial de control de glucosa. A partir de ahí, el especialista te aconsejará sobre lo que se debe hacer si los niveles de azúcar en sangre bajan demasiado o son consistentemente más altos de lo que deberían ser.

dieta para diabetes gestacional

Dieta especial en embarazadas

Una dieta equilibrada es de vital importancia para controlar la diabetes gestacional. En concreto, las mujeres con este tipo de diabetes deben prestar especial atención a la ingesta de carbohidratos, proteínas y grasas. Comer con regularidad, hasta cada dos horas, también puede ayudar a controlar los niveles de azúcar en sangre.

En cuanto a los hidratos de carbono, se aconseja separar adecuadamente los alimentos ricos en este nutriente para ayudar a prevenir los picos de azúcar en la sangre. Un médico o nutricionista te ayudará a determinar exactamente cuántos carbohidratos debes comer al día. Las opciones saludables de hidratos son los cereales integrales, el arroz integral, las legumbres, las verduras con almidón y las frutas bajas en azúcar.

Por otra parte, las mujeres embarazadas deben comer entre dos y tres porciones de proteína al día. Las mejores fuentes de proteínas son las carnes magras y aves, pescado y tofu. Además de los huevos, los lácteos y las legumbres. Las grasas saludables tampoco pueden faltar en la dieta, donde se deben incluir frutos secos sin sal, semillas, aceite de oliva y aguacate.

¿Se puede prevenir la diabetes gestacional?

Por desgracia, no es posible prevenir la diabetes gestacional por completo. Sin embargo, llevar hábitos saludables puede reducir tus posibilidades de desarrollar la afección. Si estás embarazada y tienes uno de los factores de riesgo que aumenta las posibilidades de este tipo de diabetes, intenta llevar una dieta saludable y hacer ejercicio con regularidad. No importa que sea una actividad ligera, como caminar o nadar, cualquier movimiento puede resultar beneficioso.

En cambio, si estás pensando en quedarte embarazada en un futuro cercano y tienes sobrepeso, los especialistas recomiendan bajar de peso. Aunque la pérdida sea pequeña, la reducción de peso puede reducir el riesgo de diabetes gestacional. Acude a un experto en la salud para conocer cuál sería el peso saludable que deberías alcanzar para evitar cualquier problema durante el embarazo.

¡Sé el primero en comentar!