No son pocas las mujeres que piensan que hacer deporte reduce las opciones de quedarse embarazada. Lógicamente en un mito, aunque tiene sus pequeños matices de verdad. Podemos estar seguras de que el deporte no influye negativamente en nuestro estado.

Es interesante que conozcas cómo funciona el cuerpo de una mujer para entender cómo influye el deporte. El ciclo menstrual dura una media de 28 días y lo podemos dividir en dos fases. Los primeros 14 días nos encontramos en la fase folicular (tus ovarios desarrollan un óvulo); los otros restantes entramos en la fase lútea (el interior del útero se prepara para recibir el óvulo). Por supuesto, esto ocurre de forma normal si tu menstuación es regular.

¿El deporte afecta?

De forma general podemos decir que el deporte no afecta negativamente en las posibilidades de quedarse embarazada. Todo dependerá de la intensidad de la actividad, claro. Si estás pensando en quedarte embarazada y empiezas a entrenar de forma intensa, es muy probable que tu cuerpo produzca cambios hormonales que reduzcan la fase lútea. No confundas tener la regla con ser fértil. Tu período durará, entrenando intenso, unos 20 días. Si un óvulo resulta ser fecundado, se encontraría con que el útero no ha tenido tiempo suficiente para prepararse a recibirlo.

Cuanto más aumentes tu intensidad de entrenamiento, más se acorta la fase lútea, más cambios hormonales se producen y se podría llegar hasta a una reducción de la ovulación. A continuación podría darse una reducción de la ovulación. Podrías sufrir ciclos en los que ovules y otros en los que no. Normalmente, es ahí, al dejar de tener la regla, cuando te preguntas qué puede ir mal en tu cuerpo.

¿Por qué hay cambios hormonales?

Algunos estudios lo achacan a la relación con el porcentaje de grasa corporal. Si tienen un nivel de grasa adecuado, la regla no tiene alteraciones; en caso de ser muy bajo por realizar entrenamientos intensos, podrían darse ciclos irregulares.
Otros estudios afirman que se debe a entrenar en exceso, comer peor, descansar poco y estar muy estresada. Estaremos ante unas reservas de energía muy bajas y que solo las usaremos para “sobrevivir”.

Al tener ovulación reducida, tu sistema óseo entra en una pérdida de minerales. Rebaja la intensidad de tus entrenamientos hasta recuperar la normalidad. Si estás acostumbrada a entrenar a un alto nivel, no es necesario que anules los entrenamientos. Ten en cuenta que si interrumpes el deporte de forma radical, tu cuerpo volverá a sufrir desajustes hormonales; mejor rebaja el nivel y el volumen, lleva una alimentación saludable y descansa.

Verás que con un poco de tiempo tu ciclo volverá a estabilizarse. Eso sí, no tengas prisa. Las hormonas suelen tardar unos cuantos meses (mínimo 6) en volver a su estado normal.