Ser madre no es nada fácil, y en la mayoría de ocasiones olvidamos la demanda tan grande que se plantea sobre el cuerpo de la mujer. En caso de querer amamantar a su bebé, necesitará cuidarse y sentirse bien para compensar las demandas de leche que desarrollarán a su pequeño.

La mejor manera para cuidarse durante la lactancia es realizando ejercicio físico y manteniéndonos activas. Hay estudios que aseguran que el deporte es tan seguro para ti como para tu bebé, pero incluso aporta beneficios extra en mujeres que amamantan a sus hijos. Te contamos cuáles son tres de estos beneficios.

Mejora la salud ósea

En general, las mujeres son más propensas a tener problemas óseos (osteoporosis) que los hombres. También es cierto que la masa ósea puede reducirse a un ritmo mucho más rápido cuando se da el pecho a un hijo. Esto no quiere decir que tengamos que asociar el periodo de lactancia como un periodo declive que afecta a nuestros huesos. De hecho, hay estudios que aseguran que puede verse como una oportunidad para remodelar tus huesos.

Una investigación realizada en el 2.000 confirmó que había una recuperación ósea 2 años después del parto en mujeres que habían amamantado durante 9 meses. Tenían casi un 3% más de masa ósea que justo después de parir. Así que aunque la pérdida ósea aumente durante la lactancia, a largo plazo parece que las mujeres pueden reconstruir y crear hueso nuevo.

La clave está en realizar entrenamiento de fuerza. En un estudio de 2009, un grupo de mujeres que realizaba entrenamiento de fuerza tres veces a la semana junto a 45 minutos de cardio, perdieron mucha menos masa ósea frente a las las mujeres que no realizaron nada.

Controlarás mejor el peso

Siempre hemos escuchado que durante la lactancia se pierde peso mucho más rápido, pero todo depende de cada mujer. Hay quiénes come mucho más o retienen líquidos, y no sienten que pierden peso hasta que sus hijos no comen sólido. Esto es normal, ya que tu cuerpo intenta compensar de forma natural el gasto calórico que sucede durante la lactancia.

Es muy posible que el ejercicio no consiga ayudarte a perder peso de forma rápida, pero una investigación comprobó qué combinar alimentación saludable y deporte mejorará tu perdida post parto.

Ayuda a tu salud mental

Tener un hijo, en ocasiones supone un shock para la madre. No es la primera vez que habrás oído hablar de la depresión post parto, y de hecho muchos estudios aseguran que la lactancia materna puede disminuir su aparición.
Aún así hay otras investigaciones que confirman que tener problemas durante la lactancia puede hacer que se incremente la posibilidad de sufrir depresión.

El deporte es perfecto para activar la hormona de la felicidad. Realizar ejercicio a baja intensidad ayuda a que el proceso de curación post parto sea mucho mejor física y mentalmente. Puedes realizar yoga o senderismo, no es necesario que te metas en el gimnasio para realizar entrenamiento a alta intensidad (ya que no está recomendado justo después de parir).

Realizar deporte es totalmente seguro

Aunque tu médico te haya recomendado que no realices deporte, mantenerse activa te ayudará a que produzcas más leche, tengas más energía, mejore la producción de energía láctea y tengas una mayor capacidad aeróbica. Además, favorece a la eliminación de cualquier problema hormonal del periodo de post parto.