Así puedes aliviar el estreñimiento durante el embarazo

El embarazo es una etapa fascinante en la vida de una mujer, por mucha fatiga que haya y aunque se sufra estreñimiento hasta el último día de esos 9 meses, pero no deja de ser algo increíble y una sensación muy difícil de explicar. Por eso, para hacer más bonito el camino y más llevadera esta etapa, queremos dar algunos consejos para aliviar, evitar y reducir el estreñimiento durante el embarazo. Aunque lo más recomendable es consultar con un especialista.

Tener estreñimiento es mala señal, ya que implica poca hidratación, escaso ejercicio, dieta baja en fibra o problemas internos. Sin embargo, cuando estamos embarazadas, la cosa cambia y se debe a la presión que el útero ejerce en los intestinos y en el recto, y es así como se producen ciertos bloqueos que evitan que evacuemos con regularidad. Además, los cambios hormonales como el aumento de progesterona ralentizan el proceso digestivo y, por ende, el tránsito intestinal.

Vamos a dar unos consejos sencillos y rápidos para ir al baño con asiduidad y evitar esos procesos de estreñimiento, o al menos reducirlos, ya que es muy propio de las embarazadas. Lo que sí aconsejamos es mejorar la dieta, antes, durante y después del embarazo. Si vemos que el estreñimiento es común en nosotros, podemos acudir a un especialista, por si hubiese alguna anomalía, y así poderla tratar lo antes posible.

Lo malo del embarazo y uno de los motivos por los que se forman esos atascos es porque las heces se vuelven secas y duras. Esta problemática no se queda ahí, sino que de no solucionarse a tiempo puede formar hemorroides y problemas digestivos.

Consejos para decir adiós al estreñimiento en el embarazo

Vamos a enumerar una serie de ideas y consejos útiles con los que podremos aliviar esos atascos puntuales. Si vemos que no se alivian, no esperemos mucho tiempo, acudamos rápidamente a un médico y él sabrá que solución darnos.

Alimentos ricos en fibra

Llevar una dieta rica en fibra es primordial, pero no solo durante el embarazo, también lo es antes y después, e incluso en mujeres no embarazadas y en hombres. La fibra, y sobre todo la fibra diurética es muy beneficiosa. Esto nos ayudará a tener evacuaciones más regulares y livianas, por lo que reducimos las probabilidades de sufrir hemorroides.

Algunos alimentos ricos en fibra son los frijoles, las frutas, las verduras, los cereales, algunas semillas, los frutos secos, etc. Lo importante, y lo volvemos a repetir, es llevar una dieta saludable, variada y equilibrada. Es la única forma de sale al cuerpo exactamente lo que necesita todos los días, incluida la fibra. Lo que sí podemos hacer es aumentar la cantidad de frutas y verduras, agregar pan integrar o cereales integrales.

Reducir los alimentos astringentes

Son aquellos alimentos que van a dificultar la evacuación de las heces, por ejemplo, mucha carne, ultraprocesados, bollería industrial, alimentos azucarados como bizcochos, quesos curados, caramelos, arroz, plátano, manzana, membrillo, pomelo, etc.

Aparte claro está de que durante el embarazo0 no podemos comer cualquier alimento de cualquier forma, sino que tenemos que tener cuidado con qué comemos y cómo lo comemos. Lo mejor es salir de dudas preguntándole al médico que lleva nuestro caso. Él podrá aconsejarnos qué comer, qué no comer, cantidades, formas, etc.

Una mujer embarazada con estreñimiento comiendo una manzana

Beber mucho líquido

El agua es de vital importancia, bastante más de lo que muchos piensan, por eso se recomienda aumentar la cantidad de agua que bebemos en un día. Tenemos que beber más de 2 litros de agua al día, además, hay que aprender a beber agua sin tener sed. Si no somos muy cuidados con este hábito, podemos pro bar a tomar otro tipo de líquidos pero que sean naturales, sin azúcares y sin ser insanos como los zumos y los batidos ultraprocesados que están cargados de azúcares, grasas, aditivos y demás.

Es importante adoptar el hábito de beber agua a diario. Al menos 8 vasos al día y ya veremos como el estreñimiento remite. Podremos sufrir algún episodio puntual, pero el agua nos ayudará bastante más de lo que creemos.

Realizar alguna actividad física

Mucha gente sigue viviendo en el pasado donde se creía que las embarazadas no podían tener una vida sexual activa, ni realizar ejercicio ni nada. Evidentemente hay casos en los que hay riesgo de aborto o parto prematuro y se pide a la madre reposo absoluto, y hasta ahí todo entendido. Pero por norma general, la mujer embarazada puede hacer una vida prácticamente normal, incluso continuar con sus entrenamientos, eso sí, bajar bastante la intensidad.

Para aliviar el estreñimiento durante el embarazo, podemos bailar, andar mucho, usar elíptica, y realizar algún tipo de actividad física que ponga en marcha nuestro corazón y nos ayude a favorecer el movimiento de los intestinos. Cada mujer es caso único, por lo que será el especialista, el que nos indique qué deporte podemos hacer y cuál no.

Nada de laxantes

De verdad, nada de laxantes. Primero porque pueden tener efectos adversos para el feto y segundo porque no podemos recurrir a ellos cada pocas semanas. Lo mejor es hacer un cambio de estilo de vida, añadir más frutas y verduras, beber más agua, hacer algo más de deporte, evitar ciertos alimentos, como los azucarados, o darle al cuerpo una ayuda extra como vamos a comentar en el siguiente apartado.

En caso de que el estreñimiento haya llegado a una situación grave, por ejemplo, una semana sin defecar, lo mejor es acudir al médico y ellos sabrán como actuar. Si vamos a urgencias o a un médico que no es el habitual, debemos explicar todo, si tenemos alergias, dolores, qué hemos comido, si tomamos algún suplemento, si tenemos algún problema de salud, etc.

Tomar estos alimentos en ayunas

Si queremos probar otras opciones para evitar el estreñimiento y empezar bien el día, entonces podemos probar a tomar estos alimentos en ayunas. Eso sí, sería conveniente consultar con un médico especialista si es buena idea, o puede afectar al feto.

  • Tomar café en ayunas.
  • Zumo de naranja natural sin azúcar en ayunas.
  • Vaso de agua tibia con limón o té de limón natural.
  • Un zumo natural de ciruelas antes de dormir o en el desayuno.
  • Reducir los zumos artificiales por piezas de fruta real, y si es con piel, mejor.
  • Agregar kiwis a nuestras ensaladas, zumos, o como postre.
¡Sé el primero en comentar!