Uno de los errores más habituales en el embarazo es que hay mujeres que piensan que es su momento para comer por dos. Es cierto que hay que aumentar la cantidad de calorías a partir del segundo trimestre, pero nada que ver con pegarse atracones de comida para alimentar al bebé.

Una investigación realizada por Penn State College of Medicine demostró que las mujeres con sobrepeso u obesidad que tienen la mentalidad de comer por dos, son propensas a subir de peso durante el embarazo.

Cuidar la alimentación vs comer sin límite

El embarazo es un proceso muy bonito, que algunas mujeres aprovechan para comer sin límites. ¡Total, van a engordar de todas formas! Pero la realidad no es así, el aumento de kilos debe ser gradual y proporcional en cada mes, para que en el post parto la recuperación sea más fácil.

Los investigadores entrevistaron a 29 mujeres después de parir que tenían sobrepeso u obesidad antes del embarazo. Tan solo once cumplieron con las pautas apropiadas y 18 las excedieron. Las mujeres fueron interrogadas sobre su tipo de alimentación, su experiencia con las náuseas en el embarazo y sus hábitos de actividad física durante el mismo.
De forma general, las mujeres se tomaron el embarazo como un período en el que se debía regular el peso. Comieron alimentos de buena calidad, casi no tuvieron un aumento de calorías y se ejercitaron igual o más que antes del embarazo.

En cambio, hubo mujeres que describieron la experiencia como el momento perfecto para “comer por dos”; y claro, aumentaron el peso muy por encima del que debían. No supieron tomar buenas decisiones alimenticias en el embarazo, comieron muchísimos antojos y no hicieron nada de ejercicio.
Ninguna de estas mujeres realizó los 150 minutos de ejercicio a intensidad moderada que le recomendaron los médicos semanalmente.

Y no es una tontería este aumento de peso sin control. La obesidad post parto y a largo plazo, a parte de tener ningún beneficio de salud para la madre, puede provocar un nacimiento prematuro y con complicaciones.