En verano algunos de nuestros hábitos cambian y nuestra salud puede verse afectada. De este modo, tener en cuenta algunas pautas, puede ayudarnos a disfrutar de un mayor bienestar y que las vacaciones no supongan ningún contratiempo. En este post te hablamos de algunos tips para cuidar tu salud intestinal.

Además de algunos superalimentos que pueden ayudarte a mantener firme la salud de tus intestinos, existen algunos hábitos que puedes realizar. Recuerda que la salud de tu sistema digestivo es muy importante. Cuando ésta no funciona como debería, nos sentimos mal, tanto física como emocionalmente. Podemos experimentar más susceptibilidad, irritación o irascibilidad, entre otras. Nada de todo eso nos interesa si pretendemos disfrutar de nuestras vacaciones. Además, no tener en cuenta las necesidades y los cuidados básicos para una óptima salud intestinal podría derivar en consecuencias más graves. Como más vale prevenir que curar, y en nuestras manos está la responsabilidad de que así sea, presta atención.

Tips para cuidar la salud intestinal en vacaciones

  • Hidrátate constantemente para favorecer la digestión, eliminar toxinas y ayudar a que el organismo funciones correctamente. Bebe en torno a 2 litros de agua diarios y no esperes a tener sed para hacerlo. Nuestro organismo necesita depurarse y para ello es muy importante el aporte requerido de agua. Si te cuesta, añade infusiones o unas gotas de limón para que te resulte más sabroso.
  • Incluye diariamente 5 piezas de frutas, hortalizas y verduras. Cómelas de la forma más natural y a ser posible con piel. La fibra que proporcionan las frutas y verduras ayudan a un tránsito intestinal regular.
  • Incluye en tu alimentación diaria un puñado de frutos secos, cereales y semillas. Son muy beneficiosas para el organismo y favorecen la salud de tu sistema digestivo, aportando fibra y favoreciendo las deposiciones diarias.
  • Hacer ejercicio físico a diario, también te ayudará a disponer de una buena salud intestinal, especialmente en vacaciones. En estos días, solemos cambiar algunos hábitos que pueden desajustar nuestra rutina. El ejercicio físico y la movilidad corporal resultan muy positivos.
  • Conserva los productos y alimentos en frío, independientemente de si están cocinados o no. Asimismo, revisa con frecuencia las fechas de caducidad de los productos de tu despensa y nevera.
  • Ve al baño cuando tengas ganas. Retener la necesidad es muy perjudicial para tus intestinos y puede acabar ocasionándote estreñimiento. Por ello, tantea tus alternativas y si sientes ganas, no lo dudes.