La forma de tus heces dicen esto sobre la salud del intestino

Sabemos que no es nuestro pasatiempo favorito, pero te recomendamos que hagas caca y te tomes un segundo en mirarla para analizarla. La forma de tus heces puede decir mucho sobre tu salud gastrointestinal y la alimentación que llevas. Los profesionales del intestino pueden darte claves sobre qué debes vigilar en tus cacas, pero una imagen más clara y general es compáralas con la escala de Bristol.

tabla caca bristol

Si eres mayorcito, es posible que hayas experimentado todos los tipos que existen, desde heces duras en las que te esfuerzas demasiado hasta la última vez que tuviste diarrea. No es agradable hablar de este tema, pero sí muy necesario para conocer qué es normal y qué no.

¿Cuál es la forma «normal» de la caca?

La forma más saludable sería la tipo 3 y 4 de la tabla. Esto quiere decir que tus heces deberían ser como una salchicha con algunas grietas o como una serpiente perfecta. Las dos deben pasar sin esfuerzo ni dolor. Si estás en este grupo, ¡enhorabuena! Es una señal de que tienes un tránsito regular, comes suficiente cantidad de fibra y bebes agua durante el día.

Si nos metemos en materia de formas, algunas personas creen que la caca ideal tiene la forma de una «S». Pero si la tuya no es así, no te preocupes porque no es nada importante. Hay ocasiones en las que las heces tienen esa curvatura, y viene dada por la forma en la que se asientan en el recto.

No existe una forma perfecta a la que debes aspirar, con mantenerte en este tipo es suficiente. En cambio, si estás en cualquiera de los dos extremos, deberías analizar algunos aspectos.

Caca grumosa

El tipo 1 o 2 es este tipo de heces. Será similar a dejar caer pequeñas piedras en el retrete, y posiblemente te cueste empujarlas. También puede darse el caso se ver tu inodoro con muchas bolitas pegadas entre sí. Esto no es más que una señal de estreñimiento.

Si está estreñido, lo primero que debes hacer es tomar comer alimentos ricos en fibra (frutas, verduras, legumbres, cereales integrales) o un suplemento de fibra. Además, debes acordarte de beber suficiente cantidad de agua para ayudar a mover la fibra por tu sistema digestivo.

En el caso de que no puedas hacer nada, existen ablandadores de heces, como Micralax, que extraen el agua de la caca para facilitar la evacuación. Lógicamente, esto no es algo que puedar mantener como un hábito a largo plazo, pero sí puede ser socorrido de manera puntual.

Caca suelta (diarrea)

En el otro extremo nos encontramos con el tipo 5, 6 y 7. Estos dependen entre caca blanda y diarrea total, en la que todo es completamente líquido. Lo normal es que el tipo 6 y 7 no ocurra constantemente, y de ser así deberías ir al médico.

Podemos afirmar que tenemos diarrea cuando hacemos deposiciones líquidas 3 o más veces al día. Es común que esté causado por una intoxicación alimentaria o virus, y suele desaparecer por sí sola.

En cambio, la diarrea crónica dura mínimo un mes y puede tener la causa en intolerancias o alergias alimentarias, síndrome del intestino irritable o la enfermedad de Crohn.

¿Cómo es una caca normal para ti?

Por eso decíamos que deberías pararte unos segundos para analizar tus cacas. Esta es la única manera de saber cuál es el estado normal para ti.
Algunas dirán que toda su vida han estado en un tipo 2 o tipo 5, y no pasa nada malo. No es necesario ir al médico para comprobar que todo está bien. En cambio, si notas algún cambio en tus heces u otros síntomas, como pérdida de peso o dolor abdominal, te recomendamos que pidas cita en tu médico digestivo para conocer si ocurre algo más.