Algunas personas que tienen síndrome del intestino irritable (SII) pueden tener dificultades para mantener el peso o perderlo, pero el SII en sí no es el verdadero culpable de este enigma. Descubre cómo están relacionados el peso, el estrés y el SII, y las mejores formas de controlar los tres.

Entonces, ¿qué es el síndrome del intestino irritable?

El SII es un trastorno gastrointestinal crónico que afecta a una gran parte de la población. Repercute al intestino grueso y delgado, y debido a que algunas de sus funciones están reguladas por el cerebro, el SII suele conocerse como un trastorno del intestino cerebral.

La causa del SII no se comprende completamente, pero se cree que la genética o las experiencias de vida estresantes (como un trauma) juegan un papel importante. Los síntomas pueden incluir calambres, gases, hinchazón, diarrea y/o estreñimiento y pueden variar de moderados a severos.

Estos síntomas pueden ser similares a otras afecciones digestivas, como la enfermedad celíaca o la enfermedad de Crohn, por lo que un médico debería descartar estas afecciones antes de diagnosticar a alguien con SII.

¿Puede el síndrome causar pérdida de peso?

Las personas con SII pueden experimentar una pérdida de peso, pero no es un síntoma real del trastorno. En cambio, a veces sucede cuando estas personas intentan controlar los desencadenantes del trastorno, incluidos ciertos alimentos y el estrés, según Harvard Health Publishing.

Se cree que lo que come tiene el mayor efecto sobre los síntomas del SII, por lo que se sugiere limitar o evitar ciertos alimentos como el alcohol, la cafeína, el chocolate y los alimentos grasos. Luego están los FODMAP (oligo-, di- y monosacáridos y polioles fermentables)- carbohidratos de cadena corta que pueden no digerirse bien y suelen desencadenar síntomas de SII.

Adoptar una dieta baja en FODMAP es muy recomendable. Pero si estás eliminando por completo ciertos alimentos y no estás bajo la guía de un profesional médico, puede producirse una pérdida de peso no deseada al estar reduciendo demasiadas calorías sin saberlo.

También hay un lado psicológico y emocional del SII que puede afectar al peso de una persona. Algunas personas con esta afección pueden comenzar a temer a la comida, lo que, alimenta las molestias sociales, la ansiedad, la precaución y la hipersensibilidad. Todo este estrés puede agravar los síntomas del SII y podría conducir a la pérdida de peso si la persona tiene miedo de comer.

Es normal que las personas con SII eviten comer ciertos alimentos si temen pasar dolor e incomodidad. Esos alimentos desencadenantes varían con cada individuo. El estrés, en lugar de un alimento en particular, también puede provocar dolor. Si un paciente está bajo estrés, puede optar por no comer como un mecanismo para evitar el dolor.

¿Qué vínculo tiene la ansiedad con el síndrome del intestino irritable?

¿Cómo manejar la pérdida de peso?

Ajusta tu dieta

Para ayudar a controlar tu peso y asegurarte de que reciben la nutrición adecuada, la mayoría de los expertos recomiendan que las personas con síndrome de intestino irritable sigan una dieta baja en FODMAP con la ayuda de un experto.

La dieta baja en FODMAP tiene dos fases:

  • Primero, eliminas todos los alimentos FODMAP durante dos o cuatro semanas.
  • La segunda fase es reintroducir gradualmente esos alimentos uno por uno durante seis a ocho semanas, dependiendo de tu tolerancia. Esto te ayuda a determinar exactamente qué alimentos desencadenan tus síntomas de SII y cuáles puedes disfrutar sin estrés.

personas comiendo alimentos fodmap

Maneja emociones

Encontrar formas de lidiar con el estrés y la ansiedad también puede ayudar a las personas con SII a controlar su peso. El mindfulness, el yoga, la meditación y la terapia cognitiva conductual son excelentes maneras de ayudar a las personas a aprender a sobrellevar estos sentimientos.

Pregunta sobre medicamentos

Tu médico también puede recomendar remedios de venta libre (como fibra, laxantes, probióticos o loperamida) para ayudar a aliviar los síntomas y que puedas comer comidas normales sin miedo, o incluso puede recetar un antidepresivo para reducir el estrés.

¿Puede el SII dificultar la pérdida de peso?

Por otro lado, muchas personas con SII tienen problemas para perder peso porque pueden quedarse con alimentos «seguros» que no son tan saludables. De hecho, un estudio, publicado en diciembre de 2012 en el Journal of Gastrointestinal and Liver Diseases, descubrió que los pacientes con este síndrome solían comer alimentos enlatados poco saludables, carnes procesadas y dulces junto con solo algunos granos, frutas y verduras.

Desafortunadamente, muchos alimentos saludables que son ricos en FODMAP, como productos de trigo, legumbres, verduras crucíferas, champiñones, yogur y ciertas frutas, pueden desencadenar los síntomas del SII. En otras palabras, alguien se sentirá «normal», sin síntomas, comiendo un plato lleno de patatas en lugar de brócoli.

Las personas que sufren de SII también pueden evitar el ejercicio, porque no quieren avergonzarse por sus síntomas mientras están en el gimnasio o en el parque, donde no hay servicios disponibles.

¿Cómo perder peso con síndrome de intestino irritable?

Encuentra alimentos saludables que funcionen para ti

Por supuesto, reducir las calorías mientras comes de manera saludable es todo lo que necesitas cuando tratas de perder peso. Puedes hacer esto siguiendo una dieta baja en FODMAP y descubriendo qué alimentos saludables son tolerables, y reemplazando tus alimentos «seguros» no tan saludables.

Agregar ejercicio

Encuentra una actividad física que sea agradable y no suponga estrés.

Claro, entrenar regularmente puede aumentar la cantidad de calorías que quemas cada día, pero también hay otro incentivo aquí: se ha demostrado que el ejercicio alivia algunos síntomas del SII, como el estreñimiento, y también puede ayudar a reducir la ansiedad.

Centrarse en la resolución de los síntomas antes de perder peso puede ayudar a promover el éxito desde una perspectiva de pérdida de peso.

Considera acudir a un experto

Para algunas personas, el desafío de perder peso puede ser un factor estresante adicional que termina empeorando los síntomas del SII.

Una de las características distintivas del síndrome es la ansiedad, y centrarnos en el número que indica la báscula puede exacerbar esa ansiedad y la condición también. Si estás buscando orientación, intenta contactar con un gastroenterólogo o un dietista registrado que se especialice en afecciones digestivas como el síndrome del intestino irritable.