El Día Mundial del Veganismo es el 1 de Noviembre y, aunque queda mucho para su celebración, es interesante conocer este tipo de alimentación. Son muchos los que se han propuesto cambiar su estilo de vida con el comienzo de año, por lo que si eres de los que está planteándose ser vegano, este artículo te interesa. El veganismo no solamente influye en el hábito alimenticio, es una forma de vivir respetando a los animales y no consumiendo nada que provenga de ellos. Podría considerarse casi una filosofía.

Durante siglos, el ser humano ha entendido que los animales están en el mundo para beneficiarnos de ellos, tanto en alimentos como en cosméticos o ropa. El debate moral sobre esto ha hecho que muchas personas decidan respetar la vida de los animales y del medio ambiente. Es una manera diferente de entender la vida y que debemos diferenciar del vegetarianismo.
Ser vegano es una lucha contra el especismo, que huye de cualquier discriminación por el simple hecho de pertenecer a una especie. Y, aunque en la actualidad estamos concienciados con los animales domésticos, se nos olvida que existen situaciones que hacen sufrir a gallinas, cerdos, vacas o conejos, por el hecho de que están ajenos a nuestro día a día.

Lee también: Alimentos vegetales ricos en proteínas

Diferencias entre ser vegano y vegetariano

El veganismo es el siguiente paso del vegetarianismo, mucho más extremista y menos flexible en el consumo de alimentos de origen animal. A pesar de parecer sencillo entender en qué se diferencian, a continuación te lo contamos más detenidamente.

El veganismo no es solamente un tipo de alimentación

La mayoría piensa que ser vegano está relacionado solamente con la dieta, pero el debate moral también influye en la cosmética o la ropa, por ejemplo. Si para generar un producto es necesario matar o hacer sufrir a un animal, una persona vegana rechaza su compra. Para ello, es interesante leer las etiquetas de los productos y conocer si está testado en animales.

El vegetarianismo puede tener momentos de veganismo, pero no al revés

Decíamos antes que ser vegetariano es mucho más flexible que ser vegano, y como es un amplio concepto de dieta, es posible que se den momentos de veganismo. Sin duda, el veganismo es una versión estricta del vegetarianismo, aunque no se termina de esclarecer si importa más la calidad o la cantidad entre ambas dietas.

Los vegetarianos sí pueden consumir productos de origen animal

Una persona vegetariana sí puede consumir alimentos de origen animal, pero de forma mucho más restrictiva que en una dieta omnívora. Generalmente, no comen carne ni pescado, pero sí se permiten consumir productos derivados del huevo y la leche. Incluso, hay quienes toman miel.
En cambio, los veganos procuran no consumir nada que provenga de un animal, ni derivados siquiera.

No te pierdas: Guía de suplementación para deportistas veganos

Beneficios e inconvenientes de llevar una dieta vegana

Beneficios

  • Respeto moral con los animales. La principal razón por la que las personas se pasan a una alimentación vegana es por respeto al mundo animal.
  • Se reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Al ser una dieta baja en grasas saturadas y colesterol, el exceso de este último es casi imposible.
  • Es rica en fibra. Los cereales integrales, las legumbres, los frutos secos, las frutas y las verduras tienen un alto contenido en fibra. Esta sustancia no es absorbida por el organismo, pero es necesaria para el correcto funcionamiento del sistema digestivo.
  • Disminuye la hipertensión. Al no contener alimentos con alto contenido en sodio, como los embutidos o alimentos preparados, se reducen los problemas de tensión alta.

Inconvenientes

  • Es escasa en algunos nutrientes. En una dieta vegana es más difícil conseguir una buena dosis de proteína, aunque no imposible. La combinación de varios alimentos vegetales nos ayudará a conseguir una proteína completa, además de un correcto aporte de vitamina B12, D, hierro y calcio, entre otros. Acude a un dietista-nutricionista para que valore tu caso y te asesore correctamente sobre si deberías introducir algún tipo de suplementación.
  • No se recomienda en cualquier persona. Los niños, las embarazadas y las personas de tercera edad tienen unas exigencias nutricionales más específicas, por lo que ser vegano puede suponer un problema.
  • Es difícil comer fuera de casa. Te habrás dado cuenta lo laborioso que es salir con los amigos y pedir algo que no tenga origen animal. O pides una ensalada, o no comes. Por suerte, cada vez son más los establecimientos que añaden platos veganos y vegetarianos.
  • Puede subir el gasto total en comida. A pesar de que las frutas y verduras son alimentos relativamente baratos, es cierto que puede elevarse tu presupuesto total. Existen productos ultraprocesados «veganos» que se aprovechan de esa denominación para poner un precio elevado.

No te pierdas: Las apps que no pueden faltarte si eres vegano