Ayer, la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía alertaba sobre un brote de listeriosis que había afectado a 37 personas de Sevilla y Huelva, por el consumo de una carne mechada de la marca «La Mechá«. Los hospitales andaluces han atendido en las últimas semanas varias personas con esta enfermedad, aunque desde hace dos meses se comunicaba una situación epidemiológica de la listeriosis en España. Se ha comprobado un aumento de hospitalizaciones por esta enfermedad, que produce normalmente gastroenteritis, pero que puede llegar a septicemia, meningitis o la muerte en recién nacidos y personas con un sistema inmunológico débil.

¿Qué es la listeriosis?

 

La listeriosis es una enfermedad causada por una bacteria que contamina alimentos crudos y que cuando se consume provoca síntomas como fiebre, dolores de cabeza o diarrea. Normalmente no presentan gravedad, pero sí hay que tener en cuenta a grupos como niños, embarazadas o personas con un sistema inmunológico débil. 

La bacteria (listeria monocytogenes) se encuentra en el suelo y en el agua, pero también es común en animales como aves de corral o ganado. Incluso, podemos encontrarla en leche cruda o en alimentos elaborados con base de leche cruda, o zonas de procesamiento de alimentos. Es una bacteria que crece incluso en temperaturas frías y solo se elimina con procesos de cocción y pasteurización.

Las personas con listeriosis invasiva (cuando la bacteria se expande más allá del intestino) muestran diferentes síntomas, dependiendo de si se está o no embarazada. En las mujeres, los síntomas suelen ser los de una gripe común, pero hay que tener en cuenta que infectarse durante el embarazo puede tener efectos mortales para el bebé.
La mayoría de las personas con esta versión invasiva necesitan atención hospitalaria, ya que hasta 1 de cada 5 personas podría llegar a morir.  Para conocer si tenemos listeriosis, se realiza un cultivo bacteriano y se trata con administración de antibióticos.

¿Se puede evitar?

Los expertos recomiendan lavarse bien las manos después de haber tenido contacto con animales y cocinar muy bien los alimentos, con altas temperaturas. Por otra parte, la listeriosis puede afectar a cualquier persona, ya que es una intoxicación alimentaria, pero suele ser más propensa en los grupos mencionados anteriormente. Además, hay que destacar que una mujer embarazada sí puede transmitir la enfermedad al feto, y eso podría desencadenar en un aborto o muerte fetal.

Acude al médico para asegurarte de que no es tu caso, y nunca te automediques.