Casi todo el mundo conoce la experiencia de tener dolor de estómago, pero millones de personas se ven afectadas cada año por problemas digestivos diagnosticables. Y aunque algunas enfermedades digestivas no presentan síntomas o solo provocan molestias leves, otras pueden causar un dolor extremo o incluso requerir hospitalización o cirugía.

Si tienes síntomas gastrointestinales, querrás saber qué tienes y, lo que es más importante, cómo puedes aliviar el malestar. Esto es lo que necesitas saber sobre cinco de los problemas digestivos más comunes, junto con las opciones de tratamiento recomendadas.

Reflujo ácido

El reflujo ácido, también conocido como acidez, es uno de los problemas estomacales más comunes.

Cuando ocurre con frecuencia, se considera enfermedad por reflujo gastroesofágico o ERGE, que es una afección más grave. Aproximadamente el 20 por ciento de la población experimenta síntomas de reflujo semanalmente.

El reflujo ácido ocurre cuando el ácido del estómago fluye desde el estómago hacia el esófago, el tubo que conecta la boca con el estómago. Este ácido del estómago puede irritar el revestimiento del esófago y causar dolor y presión. Con el tiempo, puede causar daños más graves al revestimiento del esófago.

Síntomas del reflujo ácido

La sensación característica es un dolor ardiente en el pecho, esa es la razón del apodo de acidez estomacal. Otros síntomas incluyen los siguientes:

  • Dificultad para tragar
  • Una sensación de ardor en el pecho que puede empeorar por la noche
  • Sensación de un nudo en la garganta
  • Regurgitación de líquidos o alimentos ácidos

Hay todo tipo de razones por las que una persona puede experimentar reflujo ácido. Lo que comes puede ser un factor: tener comidas abundantes, alimentos fritos o comidas nocturnas puede provocar reflujo ácido, al igual que beber alcohol o café.

Opciones de tratamiento del reflujo

El tratamiento para el reflujo ácido generalmente comienza con modificaciones en el estilo de vida.

Para que sea más difícil para los ácidos del estómago viajar hacia arriba, usa elevadores de cama para que la cabecera de la cama sea unos centímetros más alta que el pie de la cama. O coloca una cuña entre el somier y el colchón.

Otros cambios en el estilo de vida incluyen no comer durante dos horas antes de acostarse y cambios en la dieta. Los medicamentos de venta libre, como los antiácidos, también pueden ser efectivos.
Si los medicamentos de venta libre y los cambios en el estilo de vida no reducen el reflujo, es posible que se requieran medicamentos recetados o cirugía.

pastillas para el reflujo acido

Úlceras pépticas

Si tienes una llaga en el revestimiento del estómago o en el comienzo del intestino delgado (llamado duodeno), es probable que tengas una úlcera péptica. Esta es una afección común: una de cada 10 personas desarrolla úlceras pépticas. Las úlceras pueden ser bastante dolorosas.

En el pasado, la gente creía que las úlceras eran el resultado de factores del estilo de vida, como el estrés excesivo o comer alimentos picantes, según los hospitales universitarios. Ahora, sabemos más sobre las causas de su formación.

Esto es lo que sucede: ciertas bacterias (Helicobacter pylori) o, con el tiempo, el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), causan daños en el revestimiento protector del estómago.

Los factores de riesgo para desarrollar úlceras incluyen antecedentes familiares, consumo frecuente de alcohol, tabaquismo y enfermedades hepáticas o renales. Y aunque el estrés y los alimentos picantes no pueden causar una úlcera péptica, a veces pueden irritar una úlcera presente.

Los síntomas de las úlceras pépticas

Un indicio de que tiene una úlcera péptica es un dolor sordo y ardiente que se produce en algún lugar entre el esternón y el ombligo. Aparte del dolor, otros síntomas de la úlcera incluyen eructos, náuseas, vómitos y falta de apetito.

Pero también es posible que no tengas ningún síntoma en absoluto. Sin embargo, si tiene síntomas graves, busque ayuda de inmediato. Estos incluyen:

  • Dolor agudo y repentino en tu abdomen
  • Síntomas similares a los de un shock, como desmayos, confusión, sensación de mareo o sudoración excesiva
  • Vomitas sangre, que puede ser de un rojo brillante o parecerse a posos de café
  • Heces oscuras, con aspecto de alquitrán o con sangre

Las úlceras pépticas se pueden diagnosticar mediante una endoscopia digestiva alta, que utiliza una cámara pequeña y flexible que se introduce por la boca para examinar el estómago. Algunas pruebas de diagnóstico pueden requerir beber líquido para una radiografía.

Opciones de tratamiento de la úlcera péptica

Si te diagnostican una úlcera péptica, es probable que el tratamiento sea una combinación de ajustes en el estilo de vida y medicamentos.

Los cambios en el estilo de vida incluyen dejar de fumar, limitar el alcohol y la cafeína y evitar alimentos que puedan provocar brotes. Los medicamentos como los antibióticos, los bloqueadores de los receptores de histamina, los inhibidores de la bomba de protones y los antiácidos pueden ayudar en el tratamiento de las úlceras pépticas. Si la úlcera péptica se debe a Helicobacter pylori, se le recetarán antibióticos para tratar la infección bacteriana.

Diverticulosis y diverticulitis

La diverticulosis es una afección que ocurre cuando tiene bolsas pequeñas (llamadas divertículos) que sobresalen hacia afuera a través del intestino grueso. La diverticulosis se vuelve más común con la edad: para las personas mayores de 60 años, hay alrededor de un 50 por ciento de posibilidades de que tenga estas bolsas pequeñas.

Si las bolsas del intestino grueso se inflaman, la afección se llama diverticulitis.

Síntomas de diverticulosis y diverticulitis

Muy a menudo, las personas con diverticulosis no experimentan ningún síntoma. Con diverticulitis, es decir, divertículos inflamados, algunos de los síntomas más comunes incluyen los siguientes:

  • Dolor abdominal
  • Fiebre
  • Náusea
  • Estreñimiento

Junto con el envejecimiento, las elecciones dietéticas pueden influir en el desarrollo de la diverticulitis. Una dieta baja en fibra y alta en grasas animales aumenta el riesgo de esta enfermedad. Otros factores de riesgo incluyen la obesidad, fumar y tomar ciertos medicamentos, incluidos los AINE.

Diverticulitis: ¿hay que llevar una dieta especial?

Opciones de tratamiento de la diverticulitis

El tratamiento de la diverticulitis depende de la gravedad de tus síntomas.

Si los síntomas son leves, los antibióticos y una dieta líquida pueden ser suficientes. Una vez que los síntomas desaparecen, puede reintroducir lentamente los alimentos sólidos en su dieta. Los casos más graves pueden requerir hospitalización, y si ocurren complicaciones, como una perforación o fístula, es posible que se requiera cirugía.

Síndrome del Intestino Irritable

Hasta el 10 al 15 por ciento de las personas en los Estados Unidos pueden tener síndrome del intestino irritable (SII); de hecho, la organización señala que el SII es la enfermedad diagnosticada con más frecuencia entre los gastroenterólogos. Así que no estás solo en esto.

Síntomas del Síndrome del intestino irritable

Los síntomas del SII varían mucho, pero algunos de los más comunes:

  • Dolor abdominal
  • Calambres o hinchazón
  • Gas
  • Diarrea o estreñimiento, o uno seguido del otro
  • Dificultad para ir al baño o, por el contrario, necesitas usarlo lo antes posible

Aunque estos síntomas son incómodos e inconvenientes, ocurren sin causar ningún daño visible o signos de enfermedad en el tracto digestivo.

El Síndrome del intestino irritable es un poco misterioso: nadie sabe qué lo causa con precisión. Probablemente podría involucrar la microbiota intestinal, anomalías en el movimiento del intestino o cambios en la forma en que el cerebro y el intestino se comunican y trabajan juntos.

Las mujeres tienen el doble de probabilidades de ser diagnosticadas con SII, y también es más común en personas menores de 50 años. Y aunque el estrés no causa el síndrome del intestino irritable, puede agravar los síntomas desagradables que acompañan a este síndrome.

Dado que los síntomas pueden cambiar con frecuencia, el diagnóstico puede ser complicado. Además, no existen pruebas para el SII.

Opciones de tratamiento del SII

El tratamiento para el SII generalmente implica medicamentos y cambios en el estilo de vida y la dieta.

Reducir los alimentos con alto contenido de FODMAP, un tipo de carbohidratos que a menudo están relacionados con los síntomas gastrointestinales, a veces puede ser útil. Comer más fibra y evitar el gluten son otras tácticas potencialmente útiles. Los cambios en el estilo de vida, como aumentar el ejercicio, reducir el estrés y dormir lo suficiente, también pueden aliviar los síntomas.

hombre con problemas digestivos

Estreñimiento

La urgencia de defecar sin poder hacerlo puede acompañar a otros trastornos digestivos o ocurrir por sí sola. Aunque el estreñimiento ocasional es normal, el estreñimiento crónico puede ser un signo de condiciones más preocupantes.

Síntomas de estreñimiento

Los síntomas del estreñimiento crónico incluyen:

  • Menos de 3 deposiciones por semana
  • Heces duras o grumosas
  • Esfuerzo para defecar
  • Sensación de que hay una obstrucción en el recto que evita los movimientos intestinales.
  • Sensación de que no puede vaciar completamente las heces de su recto
  • Necesitar ayuda para vaciar el recto, como usar las manos para presionar el abdomen y usar un dedo para eliminar las heces del recto.

El estreñimiento se considera crónico si experimenta dos o más de estos síntomas durante tres meses.

Opciones de tratamiento para el estreñimiento

El estreñimiento crónico debe ser tratado por un profesional médico. El estreñimiento ocasional se puede tratar con laxantes de venta libre y medidas dietéticas como aumentar la ingesta de fibra y agua.