Causas de hacer deposiciones demasiado grandes
Carol Álvarez

Cuando todos hacemos caca nos sentimos mucho mejor. Como una versión más ligera de nosotros mismos. Entonces te das la vuelta y miras en el baño. El regalo es tan grande que nos preocupa que no se vaya a ir al tirar de la cisterna. Pero, ¿por qué a veces las heces son tan grandes?

Hacer deposiciones grandes puede ser realmente vergonzoso para las personas, especialmente si sucede cuando están en un restaurante o en la casa de otra persona. Una evacuación intestinal que obstruye el inodoro puede ocurrir por varias razones. O es tu dieta, el hecho de que no has ido en un tiempo o no estás sacando todo cuando lo vas al servicio.

¿Cuál es el tamaño normal?

La caca proviene del material alimenticio digerido que comemos y puede tener todas las formas, tamaños y colores. La mayoría de las veces, tener uno o dos episodios de caca de forma anormal o color inusual no es motivo de preocupación.

Sin embargo, puede haber momentos en los que hagamos una caca anormalmente grande. Algunas de las características de una caca grande puede ser tan grande que obstruye el inodoro, que llena la mayor parte de la taza del inodoro, se parece a canicas grandes y duras, o tal vez inicialmente es difícil de pasar.

A veces, debemos considerar el tamaño medio de la caca, luego comparar si las heces que estamos haciendo se han vuelto significativamente más grandes. La caca «ideal» es una que se asemeja a una mazorca de maíz o una salchicha, ya que generalmente son más suaves y fáciles de expulsar.

Factores que aumentan el tamaño

Tener cacas demasiado grandes, como para atascar el váter, puede deberse a varios motivos. Normalmente se pueden solventar en poco tiempo si identificamos la causa.

La dieta

Probablemente te hayan dicho en un momento u otro que comas más fibra. De hecho, cuando se trata de recomendaciones de fibra, los expertos recomiendan consumir entre 25 y 34 gramos al día si tiene menos de 50 años, o de 22 a 28 gramos si tiene más de 50 años.

Dado que la fibra se considera uno de los nutrientes con déficit, lo que significa que la mayoría de nosotros no estamos obteniendo la cantidad suficiente, probablemente sea seguro decir que deberías comer más de lo que estás comiendo ahora. Y si estás haciendo un esfuerzo por incluir más alimentos ricos en fibra (brócoli, verduras de hoja verde, frijoles, cereales integrales), es una bendición para tu salud general y gastrointestinal, pero el cambio puede tener algunos efectos secundarios inesperados.

La fibra ayuda a aumentar el volumen de las heces, mientras que el agua también se introduce en las heces. Por eso, a veces, si has consumido mucha fibra y líquido, producirás una gran cantidad de heces.

Ciertamente, esto no es un llamamiento a comer menos fibra o deshidratarte; de ​​hecho, ambos ayudan a promover la regularidad y las evacuaciones intestinales saludables y flexibles. Pero si realmente has estado consumiendo fibra, esa podría ser la razón por la que tu caca es diferente.

No hacer caca con frecuencia

No tienes que ir todos los días para tener un sistema gastrointestinal saludable. El estreñimiento es tener menos de tres evacuaciones por semana, heces duras y secas o heces difíciles de evacuar.

Básicamente, todos van a tener su propio ritmo único que dicta lo que es normal para ellos. Pero si ha pasado un tiempo para ti, es posible que las cosas se estén acumulando o secando, lo que hace que sea más difícil pasar. Para evitar este problema en el futuro, querrás asegurarte de comer la cantidad recomendada de fibra para ti. Y centrarte en la actividad física.

El ejercicio aumentará la producción de heces porque mueve las cosas. Lo haces cambiando las hormonas en yu intestino y también impactando la forma en que se mueven los músculos en tu sistema gastrointestinal.

Lo que también ayuda es evacuar cuando sientes la necesidad de hacerlo. Cuando lo aguantas y pierdes el impulso, las heces simplemente se quedan ahí.

Darse tiempo por la mañana para ir o tomar un café puede animar a que las cosas se pongan en marcha cuando estás en un lugar oportuno y cómodo (tu casa) en lugar de cuando estás fuera.

papel higienico vacio para deposiciones

No evacuar todo

Primero, aquí te damos una pequeña lección de anatomía (completamente para principiantes): una vez que las heces viajan a través de tu tracto digestivo y llegan a tu recto y se llenan, envía una señal de que el contenido debe desaparecer. Luego, el suelo pélvico relaja los músculos rectales y se abre el esfínter anal.

En algunas personas, este proceso no funciona muy bien. Esforzarse para ir en realidad funciona en tu contra porque te aferras al inodoro mientras empujas muy fuerte.

Lo más recomendable es elevar los pies, lo que enderezará el ángulo hacia el ano para que puedas defecar completamente.

Dicho esto, es posible que levantar los pies no sea la respuesta para todos. Es posible que debas hacer una evaluación para detectar trastornos del suelo pélvico. En ese caso, deberías preguntar a fisioterapeutas del suelo pélvico que pueden enseñarte cómo usar herramientas cotidianas como ejercicios de respiración para relajarse y hacer una deposición completa.

¿Cómo reducir el tamaño?

Si descubrimos que constantemente hacemos cacas grandes, podría indicar oportunidades para cambios en la dieta y actividad. Estos cambios podrían facilitar el paso de las heces, lo que podría disminuir la probabilidad de que las heces sean anormalmente grandes.

Algunos consejos a seguir son:

  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra, como cereales integrales, verduras y frutas. La fibra agrega volumen a las heces, lo que facilita su evacuación. Intentaremos agregar una o dos porciones a la dieta diaria para ver si mejora la frecuencia con la que defecamos.
  • Aumentar el nivel de actividad física. Los ejemplos incluyen caminar, nadar u otras actividades que pueden estimular un movimiento adicional en los intestinos.
  • Trataremos de comer varias comidas pequeñas a lo largo del día en vez de comidas muy grandes de una sola vez. Esto puede reducir el volumen de alimentos que los intestinos procesan a la vez e, idealmente, mantener el nivel de azúcar en la sangre en niveles constantes.
  • Beber mucha agua (suficiente para que la orina sea de color amarillo claro). Esto puede hacer que las heces sean más blandas y más fáciles de expulsar.
  • Intentaremos ir al baño a horas constantes todos los días. Un ejemplo podría incluir la mañana o cuando llegamos a casa del trabajo. Escogeremos algunos momentos libres de ansiedad para ir, pero trataremos de no sentarnos en el inodoro durante más de 10 minutos.
  • Siempre haremos caca cuando el cuerpo nos diga que lo necesita. Retener las heces puede aumentar la incidencia de estreñimiento.
  • No usar laxantes (medicamentos que lo hacen defecar) a menos que un médico nos lo recomiende específicamente.
¡Sé el primero en comentar!