¿Cómo saber si tienes la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn es un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal. Hasta 100.000 habitantes españoles padecen la enfermedad. De hecho, en España se diagnostican entre seis y nueve casos nuevos por cada 100.000 habitantes al año.

Se necesita mucha más investigación sobre esta enfermedad crónica, ya que los investigadores no están seguros de cómo comienza, quién tiene más probabilidades de desarrollarla o cómo controlarla mejor. Además, todavía no hay cura disponible.

La enfermedad de Crohn ocurre con mayor frecuencia en el intestino delgado y el colon. Pero puede afectar cualquier parte de su tracto gastrointestinal, desde la boca hasta el ano. Incluso es capaz de involucrar algunas partes del tracto gastrointestinal y omitir otras partes.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la enfermedad de Crohn se suelen desarrollar gradualmente. Algunos también pueden empeorar con el tiempo. Además, es bastante raro que los síntomas se desarrollen de manera repentina. Entre los primeros síntomas de la enfermedad de Crohn se incluyen:

  • Diarrea
  • Calambres abdominales
  • Sangre en las heces
  • Fiebre
  • Fatiga
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Sentirte como si tus intestinos no estuvieran vacíos después de una evacuación intestinal
  • Sentir una necesidad frecuente de evacuar el intestino

A veces es posible confundir estos síntomas con los de otra afección, como intoxicación alimentaria, malestar estomacal o alergia. Debes consultar a tu médico si persiste alguno de estos indicios.

Las señales pueden volverse más graves a medida que avanza la enfermedad. Los más molestos pueden incluir:

  • Una fístula perianal, que causa dolor y supuración cerca del ano
  • Úlceras que pueden ocurrir en cualquier lugar desde la boca hasta el ano
  • Inflamación de las articulaciones y la piel
  • Dificultad para respirar o disminución de la capacidad para hacer ejercicio debido a la anemia

La detección y el diagnóstico tempranos pueden ayudarte a evitar complicaciones graves y permitir comenzar el tratamiento cuanto antes.

persona con dolor de barriga por la enfermedad de crohn

¿Qué causa la enfermedad de Crohn?

No está claro el origen de la causa la enfermedad de Crohn. Sin embargo, hay factores que pueden influir en tus posibilidades de desarrollarlo:

  • Sistema inmunológico
  • Genes
  • Entorno

Hasta el 20 por ciento de las personas con esta enfermedad también tienen un padre, un hijo o un hermano con el mismo problema. Según un estudio de 2012, ciertos factores pueden afectar la gravedad de sus síntomas. Estas incluyen:

  • Fumar y beber alcohol
  • La edad
  • Si el recto está involucrado o no
  • Cuánto tiempo has tenido la enfermedad

Las personas con enfermedad de Crohn también son más propensas a desarrollar infecciones intestinales por bacterias, virus, parásitos y hongos. Esto puede afectar la gravedad de los síntomas y crear complicaciones.

Incluso los tratamientos también pueden afectar el sistema inmunológico, empeorando este tipo de infecciones.

Las infecciones por hongos son comunes en la enfermedad de Crohn y pueden afectar tanto a los pulmones como al tracto intestinal. Es importante que estas infecciones se diagnostiquen y se traten adecuadamente con medicamentos antimicóticos para evitar complicaciones adicionales.

manos con guantes para detectar la enfermedad de crohn

¿Cómo se diagnostica?

Ningún resultado de un prueba es suficiente para que un médico diagnostique la enfermedad de Crohn. Lo primero que harán será eliminar otras posibles causas de los síntomas. Es posible que un médico pueda usar varios tipos de pruebas para hacer un diagnóstico:

Los análisis de sangre pueden ayudar a tu médico a buscar ciertos indicadores de problemas potenciales, como anemia e inflamación. Una prueba de heces puede ayudar a detectar sangre en tu tracto gastrointestinal.

También es probable que tu médico pueda solicitar una endoscopia para obtener una mejor imagen del interior de tu tracto gastrointestinal superior. Asimismo, puede pedir una colonoscopia para examinar el intestino grueso.

Las pruebas de imagen como las tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas brindan a tu médico más detalles que una radiografía normal. Ambas pruebas le permiten a tu médico ver áreas específicas de tus tejidos y órganos.

Es probable que tu médico coja tome una muestra de tejido o una biopsia durante una endoscopia o colonoscopia para observar más de cerca el tejido del tracto intestinal.

Una vez que haya terminado de revisar todas las pruebas necesarias y haya descartado otras posibles razones de tus síntomas, puede llegar a la conclusión de que tienes la enfermedad de Crohn.

Tratamiento para la enfermedad de Crohn

Aún no se dispone de una cura para esta enfermedad, pero se puede controlar. Existe una variedad de opciones de tratamiento que pueden disminuir la gravedad y la frecuencia de sus síntomas. No obstante, es necesario que un médico sea el que determine lo que necesites.

Medicamentos

Hay varios tipos de medicamentos disponibles para tratar la enfermedad de Crohn. Se utilizan habitualmente fármacos antidiarreicos y antiinflamatorios. Las opciones más avanzadas incluyen los biológicos, que utilizan el sistema inmunológico del cuerpo para tratar la enfermedad.

Los medicamentos o la combinación de ellos dependen de los síntomas, el historial de tu enfermedad, la gravedad y cómo respondes al tratamiento.

Antiinflamatorios

Los dos tipos principales de medicamentos antiinflamatorios que utilizan los médicos para tratar la enfermedad de Crohn son los 5-aminosalicilatos orales y los corticosteroides. Los medicamentos antiinflamatorios suelen ser los primeros medicamentos que tomas para el tratamiento de la enfermedad.

Por lo general, cuando tienes síntomas leves con brotes de enfermedad son poco frecuentes. Los corticosteroides se utilizan para los síntomas más graves, pero solo deben tomarse durante un período breve.

Inmunomoduladores

Un sistema inmunológico hiperactivo causa la inflamación que conduce a los síntomas de este problema digestivo. Los medicamentos que afectan el sistema inmunológico, llamados inmunomoduladores, pueden reducir la respuesta inflamatoria y limitar la reacción de tu sistema inmunológico.

pastillas para la enfermedad de crohn

Antibióticos

Algunos médicos creen que los antibióticos pueden ayudar a reducir algunos de los síntomas y algunos de los posibles desencadenantes de la misma.

Por ejemplo, los antibióticos pueden reducir el drenaje y curar las fístulas, que son conexiones anormales entre los tejidos que puede causar la enfermedad de Crohn.

Cirugía de la enfermedad de Crohn

Si los tratamientos menos invasivos y los cambios en el estilo de vida no mejoran los síntomas, es posible que sea necesaria una cirugía. Se estima que alrededor del 75 por ciento de las personas con enfermedad de Crohn requerirán cirugía en algún momento de sus vidas.

Algunos tipos de cirugía incluyen la eliminación de las partes dañadas de tu tracto digestivo y la reconexión de las secciones sanas. Otros procedimientos reparan el tejido dañado, manejan el tejido cicatricial o tratan infecciones profundas.

Dieta

La comida no causa la enfermedad de Crohn, pero puede desencadenar brotes.

Después de un diagnóstico de Crohn, es probable que el médico te recomiende pedir una cita con un dietista registrado. Un nutricionista te ayudará a comprender cómo los alimentos pueden afectar a los síntomas y cómo tu dieta puede ayudarte.

Al principio, es posible que te pidan que lleves un diario de alimentos. Este diario de alimentos detallará lo que comiste y cómo te hizo sentir.

Con esta información, el especialista te ayudará a crear un plan de alimentación. Estos cambios en la dieta deberían ayudarte a absorber más nutrientes de los alimentos que consumes y, al mismo tiempo, limitar los efectos secundarios negativos que los alimentos puedan estar causando molestias.

alimentos saludables en una cesta

¿Existe una dieta para la enfermedad de Crohn?

Un plan de dieta que funciona en una persona con enfermedad de Crohn puede no funcionar para otra. Esto se debe a que la enfermedad puede afectar diferentes áreas del tracto gastrointestinal en cada persona.

Es importante averiguar qué funciona mejor para ti. Esto se puede hacer realizando un seguimiento de tus síntomas a medida que añades o eliminas ciertos alimentos de tu dieta. Los cambios en el estilo de vida y la dieta pueden ayudarte a reducir la aparición continua de los síntomas y disminuir la gravedad.

Ajusta la ingesta de fibra

Algunas personas necesitan una dieta rica en proteínas y fibra. Para otros, la presencia de residuos extra de alimentos con alto contenido de fibra, como frutas y verduras, puede agravar el tracto gastrointestinal. Si este es el caso, es posible que tengas cambiar a una dieta baja en residuos.

Muchas personas con enfermedad de Crohn tienen un estrechamiento o estenosis de la parte inferior del intestino delgado (íleon). Para ellos, una dieta baja en fibra y en residuos puede ayudar a aliviar el dolor abdominal, los calambres y la diarrea. Y aunque faltan pruebas científicas, esta dieta también puede ayudar a disminuir la frecuencia de las deposiciones en algunas personas.

Las mejores opciones de fibra cuando se tiene esta enfermedad son los alimentos que contienen fibra soluble. Este tipo absorbe el exceso de líquido en el intestino y puede ayudar a ralentizar la digestión y aliviar la diarrea.

Limita la ingesta de grasas

Tu enfermedad puede interferir con la capacidad del cuerpo para descomponer y absorber la grasa. Este exceso de grasa pasará del intestino delgado al colon, lo que puede provocar diarrea.

Sin embargo, un estudio de 2017 en ratones sugirió que una dieta rica en grasas de origen vegetal tenía el potencial de cambiar el microbioma intestinal de manera positiva para la enfermedad de Crohn. Se necesita más investigación y que tu médico te ayude en el consumo de este nutriente.

Controla el consumo de lácteos

Es posible que antes no hubieras experimentado intolerancia a la lactosa, pero tu cuerpo puede desarrollar dificultad para digerir algunos productos lácteos cuando tienes la enfermedad de Crohn. El consumo de lácteos puede provocar malestar estomacal, calambres abdominales y diarrea en algunas personas.

Aunque los lácteos pueden desencadenar estos síntomas en algunas personas, generalmente se debe a que son intolerantes a la lactosa. Aún así, no es necesariamente algo que las personas con esta evitar. Incluso si alguien con enfermedad de Crohn es intolerante a la lactosa, es posible consumir de manera segura ciertos productos lácteos que contienen muy poca lactosa. Por ejemplo, el yogur, la mantequilla clarificada o los quesos curados y duros.

Bebe suficiente agua

Esta afección puede influir en la capacidad de tu cuerpo para absorber agua de tu tracto digestivo. Esto puede provocar deshidratación . El riesgo de pérdida de líquidos es especialmente alto si tienes diarrea o sangrado. Lo mejor es que se lo comentes a tu médico, y que evites bebidas como el café, el té y el alcohol. Cualquier diurético puede ir en contra tuya.

La deshidratación también puede empeorar los síntomas de Crohn. En casos graves, la falta de líquido puede tener efectos incluso mortales en la salud. La buena noticia es que, por lo general, es posible evitarla, siempre que sepas qué puede causarla y bebas suficientes líquidos adecuados.

Puedes suplementarte con vitaminas y minerales

La enfermedad de Crohn puede afectar la capacidad de tus intestinos para absorber adecuadamente otros nutrientes de los alimentos. Es posible que comer alimentos ricos en nutrientes no sea suficiente. Habla con tu médico sobre la posibilidad de tomar multivitamínicos para averiguar si es adecuado en tu caso. Recuerda no tomar nada por tu cuenta.

planta aloe vera

¿Existen tratamientos naturales para la enfermedad de Crohn?

Algunas personas usan la medicina complementaria y alternativa para ayudar a controlar los síntomas de diversas afecciones y enfermedades, incluida la enfermedad de Crohn. Lo cierto es que los expertos no los ha aprobado para el tratamiento, pero algunas personas los usan además de los medicamentos convencionales.

No añadas ningún tratamiento nuevo a tu plan de tratamiento actual sin consultar a tu médico.

Algunos tratamientos de naturales para incluyen:

  • Probióticos. Son bacterias vivas que pueden ayudarte a reemplazar y reconstruir las bacterias buenas en tu tracto intestinal. Los probióticos también pueden ayudar a prevenir que los microorganismos alteren el equilibrio natural de tu intestino y causen un brote de Crohn. No obstante, los datos científicos sobre la eficacia son limitados.
  • Prebióticos. Son sustancias potencialmente beneficiosos que se encuentran en las plantas, como los espárragos, los plátanos, las alcachofas y los puerros, que ayudan a alimentar las bacterias buenas en el intestino y aumentan su presencia.
  • Aceite de pescado. Este es rico en Omega-3. Los pescados grasos como el salmón y la caballa son ricos este aceite. Puedes encontrar suplementos de esta sustancia en cualquier herboristería o de forma online.
  • Suplementos. Muchas personas creen que ciertas hierbas, vitaminas y minerales alivian los síntomas de una variedad de enfermedades, incluida la inflamación asociada con la enfermedad de Crohn. Se está investigando qué suplementos pueden ser beneficiosos.
  • Aloe vera. Algunos creen que la planta de aloe vera tiene propiedades antiinflamatorias. Como la inflamación es uno de los componentes clave de la enfermedad de Crohn, las personas pueden usarla como antiinflamatorio natural. Sin embargo, no hay investigaciones actuales que sugieran que el aloe vera ayude con la enfermedad.
  • Acupuntura. Esta es la práctica de clavar agujas estratégicamente en la piel para estimular varios puntos del cuerpo. Un estudio de 2014 encontró que la acupuntura, combinada con la moxibustión, un tipo de medicina tradicional china que consiste en quemar hierbas medicinales secas en la piel o cerca de ella, mejora los síntomas de la afección. Pero como lo anterior, se necesita más investigación.