¿Cómo prepararse para una endoscopia?

¿Cómo prepararse para una endoscopia?

Carol Álvarez

La detección y prevención de ciertas enfermedades requieren de una prueba especial. La endoscopia es un procedimiento médico en el que profesionales de la salud ver y operan órganos internos del cuerpo.

Un cirujano inserta un endoscopio a través de un pequeño corte o una abertura en el cuerpo, como la boca. El endoscopio es un tubo flexible con una cámara en la punta que le permite al especialista ver. Dado el caso, también pueden usar tijeras en el endoscopio para operar o extraer tejido para biopsia. Es una prueba importante, que además permite a los cirujanos ver el interior del organismo sin realizar grandes incisiones.

A continuación desvelamos por qué es importante esta prueba médica y los mejores consejos para prepararnos antes de su realización.

¿Por qué necesito una endoscopia?

Esta prueba permite que un médico examine visualmente un órgano sin tener que hacer una gran apertura en la piel. A través de una pantalla en la sala de operaciones, el tubo le permite al médico ver exactamente lo que ve el endoscopio.

Normalmente, la endoscopia se usa para casos muy puntuales y necesarios:

  • Ayudar a un médico a determinar la causa de cualquier síntoma anormal que tenga.
  • Extraer una pequeña muestra de tejido, que luego se puede enviar a un laboratorio para realizar más pruebas; esto se llama biopsia endoscópica.
  • Ayudar a un médico a ver el interior del cuerpo durante un procedimiento quirúrgico, como la reparación de una úlcera de estómago o la eliminación de cálculos biliares o tumores.

El especialista también puede pedir la realización de esta prueba si tiene síntomas de cualquiera de las siguientes condiciones:

  • Enfermedades inflamatorias del intestino (EII) , como colitis ulcerosa (CU) y enfermedad de Crohn
  • Úlcera estomacal
  • Estreñimiento crónico
  • Pancreatitis
  • Cálculos biliares
  • Sangrado inexplicable en el tracto digestivo
  • Tumores
  • Infecciones
  • Bloqueo del esófago
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)
  • Hernia hiatal
  • Sangrado vaginal inusual
  • Sangre en la orina

Un médico revisará los síntomas, realizará un examen físico y posiblemente pedirá algunos análisis de sangre antes de una endoscopia. Estas pruebas ayudarán a que pueda obtener una comprensión más precisa de la posible causa de los síntomas. Además, es posible que ayuden a determinar si los problemas se pueden tratar sin endoscopia o cirugía.

¿Cuáles son los tipos más realizados?

Las endoscopias se dividen en categorías, según el área del cuerpo que investigan. Las más habituales son:

  • Tracto gastrointestinal: esófago, estómago y duodeno (esofagogastroduodenoscopia), intestino delgado (enteroscopia), intestino grueso / colon (colonoscopia, sigmoidoscopia), conducto biliar, recto (rectoscopia) y ano (anoscopia).
  • Tracto respiratorio: Nariz (rinoscopia), tracto respiratorio inferior (broncoscopia).
  • Oído: otoscopia
  • Tracto urinario: cistoscopia
  • Tracto reproductor femenino (ginoscopia): cuello uterino (colposcopia), útero (histeroscopia), trompas de Falopio (faloscopia).
  • A través de una pequeña incisión: cavidad abdominal o pélvica (laparoscopia), interior de una articulación (artroscopia), órganos del tórax (toracoscopia y mediastinoscopia).

No obstante, esta prueba médica avanza constantemente junto a la tecnología. Las nuevas generaciones de endoscopios utilizan imágenes de alta definición para crear imágenes con un detalle increíble. Las técnicas innovadoras también combinan la endoscopia con tecnología de imágenes o procedimientos quirúrgicos. A continuación te contamos muestran algunos ejemplos de las últimas tecnologías de endoscopia.

Cápsula endoscópica

Es posible utilizar un procedimiento revolucionario conocido como cápsula endoscópica cuando otras pruebas no son concluyentes. Con la cápsula nos tragaremos una pastilla pequeña con una cámara diminuta en su interior. La cápsula pasa a través del tracto digestivo, sin ninguna molestia, y crea miles de imágenes de los intestinos a medida que avanza.

La cápsula endoscópica se utiliza para obtener imágenes del intestino delgado, una región que es difícil de obtener mediante la endoscopia estándar. También es muy útil para examinar la mucosa del intestino delgado y diagnosticar la enfermedad de Crohn. La cápsula suele atravesar el sistema digestivo en un plazo de 24 a 48 horas.

Resección endoscópica de la mucosa

EMR es una técnica que se utiliza para ayudar a los médicos a eliminar tejido canceroso en el tracto digestivo. En esta resección endoscópica, se pasa una aguja a través del endoscopio para inyectar un líquido debajo del tejido anormal. Esto ayuda a separar el tejido canceroso de las otras capas para que pueda extraerse más fácilmente.

Algunos utilizan un filtro especial para ayudar a crear más contraste entre los vasos y la mucosa. La mucosa, por si no lo sabes, es el revestimiento interno del tracto digestivo.

Ecografía endoscópica

La EUS utiliza un ultrasonido junto con una endoscopia. Esto permite a los médicos ver órganos y otras estructuras que generalmente no son visibles durante una endoscopia clásica. Luego, se puede insertar una aguja fina en el órgano o estructura para recuperar algo de tejido y observarlo con un microscopio. Este procedimiento se llama aspiración con aguja fina.

Esta se suele realizar para hallar la causa de síntomas tales como dolor abdominal o de pecho, determinar el grado de las enfermedades en el tubo digestivo y los pulmones, y evaluar los hallazgos de las pruebas de diagnóstico por imágenes, como la tomografía computarizada o la resonancia magnética.

cama en un hospital

¿Existen inconvenientes de hacerse la prueba?

La endoscopia tiene un riesgo mucho menor de sangrado e infección que la cirugía abierta. Aún así, esta prueba es un procedimiento médico, por lo que tiene cierto riesgo de sangrado, infección y otras complicaciones raras como dolor de pecho, daño a los órganos, fiebre, dolor persistente en el área de la endoscopia y enrojecimiento e hinchazón en el sitio de la incisión.

Los riesgos de cada tipo dependen de la ubicación del procedimiento y de tu propia afección.

Por ejemplo, las heces de color oscuro, los vómitos y la dificultad para tragar después de una endoscopia podrían indicar que algo anda mal. Una histeroscopia conlleva un pequeño riesgo de perforación uterina, sangrado uterino o traumatismo cervical. En el caso de hacerse con cápsula, existe un pequeño riesgo de que la cápsula se atasque en algún lugar del tracto digestivo. El riesgo es mayor para las personas con una afección que provoca un estrechamiento del tracto digestivo, como un tumor.

Pregúntale a tu médico sobre los síntomas que debes tener en cuenta después de una endoscopia.

Consejos para prepararnos una endoscopia

Un médico te dará instrucciones completas sobre cómo prepararte de manera adecuada. La mayoría de los tipos de endoscopia requieren dejar de comer alimentos sólidos hasta 12 horas antes del procedimiento. Algunos tipos de líquidos claros, como agua o jugo, se pueden permitir hasta dos horas antes del procedimiento, aunque será un médico el que aclare esto.

Tu médico puede darte laxantes o enemas para usar la noche anterior al procedimiento y así limpiar tu sistema. Esto es habitual en procedimientos que involucran el tracto gastrointestinal y el ano.

Antes de la endoscopia, el especialista realizará un examen físico y repasará tu historial médico completo, incluidas las cirugías anteriores. Será el momento adecuado para informar sobre cualquier medicamento que estés tomando, incluidos los de venta libre y los suplementos nutricionales. También debes contarle al médico sobre cualquier alergia que puedas tener. Es posible que debas dejar de tomar ciertos medicamentos si pueden afectar el sangrado, especialmente los medicamentos anticoagulantes o antiplaquetarios.

Incluso, es aconsejable pedirle a alguien que te lleve a casa después de la prueba porque es posible que no te sientas bien por la anestesia.

paciente esperando a hacerse una endoscopia

¿Qué sucede después?

La mayoría de las endoscopias son procedimientos ambulatorios. Esto significa que puedes volver a casa el mismo día.

El médico cerrará las heridas de la incisión con puntos de sutura y las vendará adecuadamente inmediatamente después del procedimiento. Luego te dará instrucciones sobre cómo cuidar esta herida por tu cuenta.
Después, probablemente tendrás que esperar una o dos horas en el hospital para que desaparezcan los efectos de la sedación. Es por eso que es preferible que un amigo o familiar te lleve a casa. Una vez que estés en casa, debes planear pasar el resto del día descansando.

Algunos procedimientos pueden dejarte un poco incómodo. Puede que necesites algo de tiempo para sentirte lo suficientemente bien como para realizar actividades diarias que haces de manera normal. Por ejemplo, después de una endoscopia digestiva alta, es posible que tengas dolor de garganta y necesites comer alimentos blandos durante un par de días. Es posible que tengas sangre en la orina después de una cistoscopia al examinar la vejiga. Esto debería ocurrir dentro de las 24 horas después de la prueba, pero debes comunicarte con un médico si persiste.