Cambios en el tránsito intestinal durante la regla

Los cambios de humor, los calambres y los antojos de alimentos son solo algunos de los síntomas infalibles que puedes esperar durante tu regla. Pero este ciclo mensual también suele venir con efectos secundarios gastrointestinales desagradables, como una caca menstrual.

A continuación analizamos cómo la menstruación puede afectar a tus hábitos de defecación, además de los trucos para volver a encarrilar tus intestinos.

Efectos de la regla en las deposiciones

La caca del período es algo que muchas mujeres temen cuando llega la regla. El tránsito intestinal se ve alterado por los cambios hormonales que suceden durante la menstruación. Por eso, es normal que haya cambios en la consistencia, frecuencia y olor de la caca durante estos días del mes.

Diarrea

Las heces sueltas pueden predominar cuando tienes la regla.

La diarrea se ha asociado la menstruación debido al aumento de prostaglandinas [compuestos similares a las hormonas] durante la muda uterina. Aunque las prostaglandinas hacen que el útero se contraiga y se desprenda de su revestimiento, también provocan que los intestinos se contraigan, lo que provoca un aumento de los calambres y diarrea en algunos casos.

Y si somos bebedoras de café y tendemos a tomar más café para ayudar a aumentar la energía durante el período, podría empeorar la diarrea. El café tiene un efecto laxante. Cambiar a café descafeinado puede no ser de mucha ayuda, ya que también tiene un efecto laxante. Evitarlo es la mejor opción si descubrimos que empeora la diarrea. Si todo lo demás falla, nos concetraremos en beber mucha agua para evitar la deshidratación.

Estreñimiento

También puede ocurrir al contrario, y durante la menstruación retrasarse tus deposiciones. Las hormonas relacionadas con el período pueden causar estreñimiento, pero el mecanismo exacto aún se desconoce.

Hay muchos más estudios en modelos preclínicos (es decir, ratones) que en humanos, pero los estudios han demostrado que el estrógeno puede disminuir la motilidad gastrointestinal.

Los niveles altos de estrógeno parecen reducir el tiempo de tránsito del colon, es decir, ralentizan el viaje de las heces a través del tracto gastrointestinal, lo que puede provocar una obstrucción.

Otros estudios han sugerido que la progesterona puede desempeñar un papel más importante en la causa del estreñimiento. Independientemente de qué hormona sea la culpable, el estreñimiento se ha relacionado con el ciclo menstrual debido a las fluctuaciones en los niveles hormonales.

Si tenemos estreñimiento menstrual, aumentar la fibra en la dieta, hacer ejercicio y beber mucha agua puede ayudar a mantener las cosas en movimiento. Si realmente estamos atascadas, un laxante suave de venta libre o un ablandador de heces debería ser suficiente.

mujer tomando un café con nata con la regla

Antojos de comida

Si estás ansioso por la comida basura durante tu período, es probable que los cambios en tus hormonas sean los culpables. Por ejemplo, el neurotransmisor serotonina fluctúa a lo largo de tu ciclo, y cuando los niveles son bajos, es posible que experimente antojos de alimentos.

El problema es que comer muchos alimentos azucarados y grasos puede afectar a tus evacuaciones intestinales. Si estás experimentando cambios intestinales relacionados con el período, es importante evitar los alimentos que desencadenan la diarrea y continuar con una dieta alta en fibra para evitar el estreñimiento.

Ciertas condiciones de salud pueden empeorar el tránsito

Ciertas condiciones de salud pueden exacerbar los cambios intestinales relacionados con el período.

Los fibromas uterinos, que son tumores pélvicos benignos que surgen de las células del músculo liso del útero. Si el fibroma se encuentra cerca del recto, existe la posibilidad de que ejerza presión sobre el recto y provoque estreñimiento.
Además, si padeces una enfermedad del intestino irritable o síndrome del intestino irritable, los síntomas pueden fluctuar durante tu ciclo.

Estrés y la ansiedad

Existe un vínculo entre los síntomas emocionales relacionados con el período y las molestias estomacales. Las personas que tienen sentimientos de ansiedad o depresión durante la menstruación son más propensas a tener más problemas gastrointestinales. Los investigadores pensaron que esto tenía algo que ver con el vínculo entre el intestino y el cerebro.

Los factores emocionales como el estrés pueden afectar los hábitos intestinales. El estrés puede hacer que los intestinos se ralenticen, lo que aumenta el tiempo para que las heces pasen a través del tracto digestivo, lo que puede provocar estreñimiento.

¿Por qué aumenta la cantidad?

La mayor culpa la tienen las prostaglandinas. Justo antes de que comience la menstruación, las células que forman el revestimiento del útero comienzan a producir más prostaglandinas. Estos productos químicos estimulan los músculos lisos del útero para ayudar a contraerlo y deshacerse del revestimiento cada mes.

Si el cuerpo produce más prostaglandinas de las que necesita, entrarán en el torrente sanguíneo y tendrán un efecto similar en otros músculos lisos del cuerpo, como en sus intestinos. El resultado es que aumentan las ganas de hacer caca y tendremos más deposiciones durante la semana de la regla.

Si además tenemos calambres más fuertes , los dolores de cabeza y las náuseas, se debe a que hay un exceso de prostaglandinas.

¿Por qué huele tan mal?

Es probable que este aspecto se deba a los hábitos alimenticios premenstruales. Podemos culpar a la hormona progesterona por los antojos inusuales de alimentos. La progesterona ayuda a regular la regla. Se eleva antes del período para ayudar a preparar al cuerpo para la concepción y el embarazo.

Los altos niveles de progesterona durante la fase premenstrual se han vinculado a comer compulsivamente antes del período menstrual. Esto explica por qué queremos llenar todos los sentimientos y la irritabilidad con helado y chocolate en esa época del mes.

El cambio en los hábitos alimenticios puede provocar heces malolientes y esos molestos pedos menstruales. Resistir la tentación de comer en exceso y evitar los azúcares refinados y los alimentos procesados ​​puede ayudar.

tampon para la regla

¿Cómo evitar que se salga el tampón?

Los músculos pélvicos y la forma en que se sitúan las cosas en el interior hacen que algunas personas sean más propensas a empujar un tampón durante una evacuación intestinal. Esforzarse para hacer caca también puede sacar el tampón. Pero hacer caca es normal y no debemos cambiar este hábito para evitar que el tampón se salga.

Sin embargo, hay algunos consejos que podrían ayudar:

  • Comer alimentos para prevenir el estreñimiento y ayudar a que las heces sean más fáciles de evacuar.
  • Evitar pujar innecesariamente durante las evacuaciones intestinales.
  • Probar alternativas a los tampones, como una copa menstrual, que es más probable que permanezca en su sitio.

Pero si tenemos la suerte de hacer caca sin perder un tampón, no hay razón para cambiarlo a menos que tengamos caca en la cuerda. Las heces pueden contener bacterias dañinas y pueden causar infecciones vaginales si accidentalmente entran en contacto con el hilo del tampón.

Si queremos cambiar el tampón cada vez que hagamos caca, está bien. Si preferimos no hacerlo, simplemente sostendremos el hilo hacia el frente o hacia un lado para evitar que se manche con heces, o lo meteremos entre los labios.

¡Sé el primero en comentar!