Tener problemas estomacales pueden hacerte pasar un calvario en tus entrenamientos o en las celebraciones de una competición. Pero tranquilo, no estás solo. Son muchos los deportistas que sufren estos dolores o malestares, y las causas pueden variar dependiendo de cada persona. Un pequeño estudio sugiere que siguiendo un determinado plan de alimentación, FODMAP, podemos aliviar los síntomas como los calambres o hinchazón abdominal. Según los investigadores, disminuir la ingesta de alimentos que contienen una gran cantidad de FODMAP (carbohidratos de cadena corta) podría reducir el volumen de agua y la producción de gas en el intestino.

¿Qué es una dieta baja en FODMAP?

FODMAP significa oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables, por lo que una dieta baja en FODMAP es una manera de comer que limita el consumo de ciertos hidratos de carbono. Estos alimentos tienen un tipo de hidrato o azúcar que fermenta en el colon. La mayoría de las personas no sienten ninguna molestia en absoluto, y es porque gozan de un sistema digestivo saludable; en cambio, las personas que tienen un intestino irritable, pueden notar más gases o hinchazón abdominal.

Las personas con síndrome de intestino irritable, tienden a sentirse mejor cuando se limitan los FODMAP de su alimentación, ya que las investigaciones muestran que pueden reducir los síntomas. Aun así, eliminar radicalmente los alimentos con FODMAP puede ser bastante restrictivo. Estaríamos hablando de no consumir cebollas, champiñones, moras, manzanas, coliflor, lactosa o gluten, entre otros.

¿Puedes probar este tipo de alimentación?

Seguir un plan de alimentación como este no es algo que necesariamente debas plantearte. Si te ronda la idea en la cabeza, lo primero que deberías hacer es acudir a un dietista-nutricionista para que valore tu caso; y muy importante, que sea especialista en deporte. Necesita saber si estás abasteciéndote del combustible adecuado, y ya después te preocuparás por una dieta.
Además, un médico también puede hacerte alguna prueba que determine si tienes problemas como diabetes, intestino irritable o una microbiota descompensada.

Además, la dieta baja en FODMAP no debe ser considerada como una solución a largo plazo. Está pensada para ayudarte a descubrir qué es lo que te produce esos síntomas estomacales incómodos. Los expertos recomiendan que no se realice durante más de dos meses. Una vez realizada esta etapa, se reintroducirán lentamente para descubrir qué alimento es el que está generando problemas en tu intestino.

Es importante que tengas en cuenta que los síntomas suelen aliviarse en las personas con síndrome de intestino irritable después de que pasen entre tres y ocho semanas.

¿Qué puedes hacer si no quieres hacer esta dieta?

Son muchos los deportistas que toman malas decisiones en un entrenamiento o carrera, y pueden hacer que aumenten sus ganas de ir al servicio. Los productos ricos en grasa, picantes y fibrosos pueden causar más problemas en el sistema digestivo. Tanto la fibra como la grasa tardan más en digerirse en comparación con los hidratos de absorción rápida; así que ese proceso digestivo más largo puede provocar calambres, sensación de empacho e incomodidad, así como de tener que ir al baño con urgencia.

En las carreras, algunos deportistas se atiborran con alimentos o líquidos. Lo normal es reponer el glucógeno cuando llevamos 75 minutos, y hacerlo con unos 30-60 gramos de hidratos. Pasarte de esa dosis no te aportará más energía, y pondrás en peligro la estabilidad de tu estómago. Ten especial cuidado con la ingesta de geles, masticables y bebidas deportivas. El intestino solo puede procesar aproximadamente 1 gramo de hidrato por minuto.