Causas de tener la barriga suelta al despertar por la mañana

Causas de tener la barriga suelta al despertar por la mañana

Carol Álvarez

Te despiertas con diarrea habitualmente. Además de estar enfermo, también podría tener que ver con lo que comiste, una condición gastrointestinal aún no detectada o incluso la tarea de cosas por hacer que tiene preparándose hoy.

Es normal un episodio ocasional de heces blandas por la mañana. Pero cuando la diarrea matutina ocurre regularmente durante un período de varias semanas, es hora de diagnosticar el problema. Además de las heces blandas y las deposiciones más frecuentes, la diarrea por la mañana grave puede ir acompañada de otros síntomas, como el dolor abdominal o calambres, náuseas y vómitos, fiebre, hinchazón o sangre en las heces.

¿Por qué tienes diarrea al despertar?

Si la diarrea es temporal, es más probable que la causa sea un problema de estilo de vida. Cuando alguien tiene diarrea matutina durante meses, probablemente sea algo mucho más grave. Si es algo que sucede a menudo, es importante descubrir su causa. Podría ser un signo de un problema de salud crónico, como el síndrome del intestino irritable. También podemos tener una infección bacteriana o simplemente una alimentación que necesitamos cambiar. Algunas causas de la diarrea matutina son crónicas, lo que significa que son problemas de salud a largo plazo. Otros son temporales, como el embarazo o el consumo de alcohol.

Preocupación por las tareas del día de hoy

No todo el mundo se siente bien descansado cuando se levanta, y es posible que te preocupe lo que tienes que hacer a lo largo del día. Por ejemplo, un montón de tareas pendientes, una reunión no tan agradable con tu jefe, una visita preocupante al médico, noticias de un amigo, etc.

Cuando estás estresado, tu cuerpo libera cortisol, la hormona de lucha o huida, y pueden suceder dos cosas en términos de tu función intestinal: puedes tener diarrea o estreñimiento, además de hinchazón y flatulencia.

La solución está en cuidarte a ti mismo ayudará a tu instinto. Dormir lo suficiente, comer una dieta saludable, beber agua, evitar la cafeína, el alcohol y el tabaco y hacer ejercicio puede ayudar a que el eje intestino-cerebro vuelva a la normalidad.

Beber mucho alcohol por la noche

El alcohol tiende a causar diarrea. Beber demasiadas cervezas IPA o vasos de vino puede causar que a la mañana siguiente salgas corriendo al servicio. El alcohol puede cambiar tu microbioma intestinal de manera que altere tus hábitos de evacuación intestinal.

Otro posible factor relacionado: los snacks a medianoche. Si bebiste alcohol y luego te atiborraste a patatas fritas o las rebanadas de pizza para calmar los antojos inducidos por el alcohol, podrás ver episodios de diarrea.

Una investigación en el Asian Pacific Journal of Cancer Prevention en 2019 sugiere que la diarrea después de beber se asocia con un mayor riesgo de desarrollar tumores colorrectales, por lo que esto no es una señal de que debas ignorar si te sucede con regularidad.

Para reducir los riesgos asociados con la bebida, los expertos recomiendan que los hombres asignados al nacer se limiten a dos bebidas por día, mientras que las mujeres no consuman más de una por día.

Exceso de cafeína

La cafeína tiene un efecto sobre los sistemas del cuerpo, incluido el tracto digestivo. Esto incluye aumentar el ácido estomacal y hacer que los músculos del tracto digestivo (llamados músculos lisos) se relajen.

También puede aumentar el riesgo de inflamación en el sistema digestivo. Y esto podría significar que las heces se aflojan. Por eso, las personas que toman café antes de ir a dormir pueden tener diarrea al despertar. Incluso puede suceder con té o con bebidas energéticas.

Alergia o intolerancia alimentaria

Las personas que comen alimentos a los que son alérgicas pueden tener diarrea. Las alergias alimentarias se diagnostican con un pinchazo en la piel o análisis de sangre, pero también se pueden diagnosticar en función de los síntomas después de comer el alimento sospechoso.

La intolerancia a la lactosa también puede causar diarrea. El cuerpo de algunas personas no produce la enzima que puede descomponer las proteínas de la leche de vaca. Es una condición común y generalmente se trata evitando la leche y los productos lácteos. Pero también puede suceder con el gluten, cereales, frutos secos o cualquier otro alimento que cause esta intolerancia.

Altas temperaturas

Sin duda, podría ser una coincidencia, pero la diarrea también podría ser un síntoma de algo bastante grave o de que el calor ha provocado que otros problemas se recrudezcan y provoquen problemas intestinales. Estar un período prolongado en una zona de clima cálido puede aumentar el riesgo de problemas de enfermedad inflamatoria intestinal y el riesgo de brotes de gastroenteritis infecciosa.

Es probable que ambos problemas provoquen que la víctima sufra diarrea y pueden explicar el aumento de casos durante una ola de calor. Un estudio mostró un aumento del 4,6 % en el riesgo de personas ingresadas en el hospital con una recaída del síndrome del intestino irritable por cada día adicional que duraba una ola de calor. También se descubrió que las infecciones intestinales o los virus estomacales eran más frecuentes en los días posteriores a una ola de calor.

La diarrea también puede ser un síntoma de enfermedades como el agotamiento por calor y el golpe de calor, por lo que si está experimentando esto, es importante que actuemos. Otros síntomas incluyen dolores de cabeza, mareos, sudoración excesiva y calambres en los brazos, las piernas y el estómago.

Las víctimas deben tratar de mantenerse lo más frescas posible, acostarse y beber mucha agua o bebidas diseñadas específicamente para rehidratarse. Los expertos recomiendan que los enfermos se laven las manos con agua y jabón con frecuencia, que laven los paños sucios y la ropa de cama por separado con agua caliente y que limpien el baño a fondo todos los días.

cervezas que provocan diarrea

Tomar un laxante hace un par de días

Si estás estreñido, los laxantes pueden ser complicados, ya que no producen caca de inmediato. La mayoría de los laxantes pueden tardar entre 8 y 72 horas en funcionar. Si hiciste estallar uno hace un par de días, ahora podría ser el momento para hacer una evacuación intestinal. No obstante, si lo tomaste hace varios días y sigues yendo al servicio continuamente, se recomienda acudir a un médico de forma urgente.

Habla con tu médico antes de comenzar con cualquiera de estos medicamentos. Pueden interactuar con otros medicamentos que estés tomando y tienen el potencial de causar incontinencia.

Te sentó mal el postre

¿Te tomaste una tarrina de helado bajo en calorías? Algunos edulcorantes artificiales y alcoholes de azúcar en este tipo de postres y otros alimentos están asociados con problemas gastrointestinales, como hinchazón o diarrea en algunas personas. Los lácteos también pueden aflojar las heces si eres sensible a la lactosa, el azúcar que se encuentra en la leche.

Si notas que esto sucede con frecuencia después de comer ciertos alimentos, puedes intentar evitarlos para ver si eso calma los síntomas. También es posible acudir a un médico alergólogo para hacer alguna prueba de intolerancia o alergia a los alimentos.

Embarazo

El embarazo es otro factor que contribuye a la diarrea matutina. Este síntoma no tan importante se puede atribuir a sensibilidades recién descubiertas a alimentos que antes no le molestaban o cambios hormonales que ralentizan la digestión.

Si sospechas o sabes que estás embarazada, se recomienda acudir a un médico ginecólogo para que analice los síntomas de este problema intestinal. Es la mayoría de las ocasiones es algo habitual, aunque pueden recomendar ciertos hábitos nuevos para reducir la diarrea al despertar y evitar una deshidratación.

Menstruación

Los expertos no saben exactamente por qué algunas mujeres tienen diarrea al despertar durante sus reglas y otras no. La mayoría cree que está estrechamente relacionado con un aumento de las hormonas llamadas prostaglandinas, que se liberan antes de la menstruación.

Las prostaglandinas provocan contracciones que ayudan a que el útero se desprenda de su revestimiento. A veces, también causan contracciones en los intestinos, lo que puede causar una variedad de síntomas gastrointestinales, incluida la diarrea. También reducen la tasa de absorción de alimentos en el intestino, lo que hace que los alimentos pasen más rápido por el colon. Las prostaglandinas también pueden aumentar las secreciones de electrolitos, lo que puede provocar la barriga suelta.

Unos días antes de la regla, podemos comer más fibra. La fibra agrega volumen a las heces, haciéndolas más sólidas. Algunos ejemplos incluyen panes integrales y frutas y verduras con piel, ya que ahí es donde se encuentra gran parte de la fibra. También podemos considerar tomar ibuprofeno uno o dos días antes del período. Esto puede ayudar a reducir los efectos de las prostaglandinas en el cuerpo.

Gripe estomacal

La «gripe estomacal» (gastroenteritis viral) puede aparecer de la nada. Te acuestas bien y te despiertas con diarrea acuosa (sin sangre), dolor de estómago, náuseas, vómitos, dolor de cabeza y fiebre.

Desafortunadamente, no hay tratamiento para este virus. Y a veces es difícil saber qué te enfermó en primer lugar, porque los síntomas pueden aparecer varios días después de que entraste en contacto con los alimentos (o el agua) contaminados. Puedes sentirte más cómodo evitando mediaciones como los AINE que pueden causar malestar estomacal, dejar de comer hasta que tu estómago comience a sentirse mejor y tomando pequeños sorbos de agua para evitar la deshidratación.

Enfermedad y Síndrome del intestino irritable

El síndrome del intestino irritable es una de las principales causas de tener la barriga suelta por las mañanas. La afección es un problema del intestino grueso. No está claro qué causa este síndrome, aunque los investigadores saben que el estrés, los cambios en la rutina diaria y ciertos alimentos pueden desencadenar diarrea matutina y otros síntomas.

Por otra parte, la enfermedad inflamatoria intestinal es un término general para varios trastornos intestinales crónicos, incluida la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Ambas condiciones se caracterizan por la inflamación del tracto digestivo. Con la enfermedad de Crohn, la inflamación puede extenderse desde el revestimiento del tracto digestivo hasta el tejido circundante. La colitis ulcerosa hace que se formen llagas a lo largo del revestimiento del intestino grueso, por lo que ya no es solo una simple diarrea matutina.

Infección bacteriana o parásita

Las bacterias que causan infecciones que producen diarrea explosiva son salmonella y E. coli. Los alimentos y líquidos contaminados son fuentes comunes de infecciones bacterianas. Cualquiera puede contraer esta bacterias, pero son especialmente comunes entre los niños en edad escolar.

Los parásitos como Giardia lamblia y cryptosporidium pueden causar diarrea explosiva, particularmente en personas con sistemas inmunitarios debilitados. Al igual que con las causas virales y bacterianas, estos parásitos se propagan cuando hay contacto directo o indirecto entre las heces y la boca.

Estos parásitos se encuentran en agua potable contaminada, aguas recreativas y alimentos. Las guarderías, donde los cuidadores pueden no lavarse las manos lo suficientemente bien después de cambiar pañales, son particularmente vulnerables a los brotes.

Viajes

Al igual que el estreñimiento del viajero, los cambios en la dieta y los efectos de los viajes largos en coche o avión pueden afectar al intestino y conducir a la diarrea.

La diarrea del viajero puede ser específicamente por comer alimentos en países donde las comidas se preparan en ambientes menos sanitarios o beber agua que no está limpia (o tiene microbios a los que el cuerpo simplemente no está acostumbrado).

La postura al dormir

Colocar una almohada firme entre las rodillas y abrazar una para sostener la columna vertebral puede favorecer al tránsito intestinal.

Mientras dormimos sobre el lado izquierdo por la noche, la gravedad puede ayudar a llevar los desechos viajen a través del colon ascendente, luego al colon transverso y finalmente volcarlos en el colon descendente, lo que fomenta ir al baño por la mañana. También es posible tener diarrea al levantarse si algo nos ha sentado mal y hemos dormido en esa posición.

Tratar de dormir con dolor o malestar puede ser un desafío e incluso agotador. Hay algunas posturas que son mejores para dormir con dolor de barriga. Por ejemplo: de lad, boca arriba con una almohada debajo de las rodillas o de espaldas con la cabeza levantada.

alimentos que provocan diarrea al despertar

¿Existe tratamiento?

Encontrar una cura exitosa para la diarrea explosiva matutina depende de la causa. El tratamiento puede incluir una combinación de cambios en la dieta y medicamentos.

Cambios en la dieta

Evitaremos algunos tipos de alimentos para que no aparezcan episodios diarreicos al despertar. Por ejemplo, se limitará el consumo de alimentos y bebidas que producen muchos gases, incluidas las bebidas carbonatadas, la fruta cruda y algunas verduras, como el brócoli y la coliflor. También se aconseja reducir la ingesta de panes, cereales, pastas y otros alimentos que contienen gluten. Incluso, los alimentos elaborados con FODMAPS, que son cualquiera de varios tipos de carbohidratos, incluidas la fructosa y la lactosa.

Se recomienda comer alimentos blandos si tenemos diarrea intensa. Si sufrimos calambres estomacales y heces sueltas y frecuentes, escogeremos alimentos blandos y fáciles de digerir. Además, dado que la fibra puede empeorar los síntomas de la diarrea, nos apegaremos a los alimentos bajos en fibra como el yogur, el arroz, el pan blanco y las carnes magras. A medida que los síntomas comiencen a disminuir, podemos comenzar a agregar a la dieta los alimentos que normalmente disfrutamos.

Para reemplazar los nutrientes perdidos debido a la diarrea, añadiremos alimentos que contengan sodio y potasio, como caldos, bebidas deportivas y puré de patatas, según los podamos tolerar. Aunque es mejor evitar los productos lácteos cuando se tiene diarrea, comer yogur bajo en azúcar puede ayudar a equilibrar las bacterias en el sistema digestivo. Sin embargo, evitaremos el yogur que contenga mucha azúcar, ya que esto puede empeorar los síntomas de la diarrea.

Medicamentos

Los medicamentos que a veces se recetan para el síndrome del intestino irritable incluyen antidepresivos. Si el problema es la diarrea, pero no hay depresión diagnosticada, los antidepresivos pueden ayudar. Los medicamentos anticolinérgicos pueden ayudar a reducir los espasmos intestinales que pueden causar diarrea. Por supuesto, los medicamentos antidiarreicos pueden ser útiles.

Tratar la enfermedad inflamatoria intestinal significa reducir la inflamación que está causando los síntomas. Algunos de los primeros medicamentos antiinflamatorios que le pueden recetar incluyen corticosteroides. Otros medicamentos incluyen aminosalicilatos. El médico también puede recetar medicamentos inmunosupresores para ayudar a prevenir la liberación de sustancias químicas inflamatorias en la pared del intestino.

Los medicamentos antivirales o antibióticos pueden tratar infecciones, pero hay que tener en cuenta que algunos medicamentos también pueden causar diarrea. Nos aseguraremos de hablar con un médico o farmacéutico acerca de todos los posibles efectos secundarios de los medicamentos que nos recetaron.

Autocuidados en casa

Es difícil evitar por completo tener diarrea explosiva. Pero hay remedios que pueden protegernos. Por ejemplo, la higiene es crucial. Se recomienda lavar las manos con agua tibia y jabón, sobre todo antes de manipular alimentos, después de ir al baño o después de cambiar un pañal

Si tenemos diarrea explosiva, también hay algunos consejos que podemos seguir para sentirnos más cómodos y mejorar nuestra perspectiva para una pronta recuperación:

  • Rehidratación. Beber agua y otros líquidos. Seguir una dieta de líquidos claros durante uno o dos días hasta que cese la diarrea.
  • Evitar los jugos de frutas azucarados, la cafeína, las bebidas carbonatadas, los productos lácteos y los alimentos grasosos, demasiado dulces o ricos en fibra.
  • Tomar yogur con cultivos vivos y activos para frenar la diarrea explosiva.
  • Consumir una dieta de alimentos blandos y blandos durante uno o dos días. Los alimentos ricos en almidón como los cereales, el arroz, las patatas y las sopas sin leche son buenas opciones.

Consejos para prevenirla

Una vez que sepas la causa de tener la barriga suelta, puedes tomar las medidas necesarias para ayudar a prevenir episodios futuros.

Prevenir los brotes de síndrome de intestino irritable, por ejemplo, significa reducir el estrés o manejar mejor cómo responde a situaciones estresantes. Esto se puede hacer con asesoramiento, entrenamiento de mindfulness, biorretroalimentación o técnicas de relajación que se centran en la relajación mental y muscular. El yoga, la meditación y correr son formas efectivas de reducir el impacto que el estrés tiene en la mente y el cuerpo.

También deben evitarse los desencadenantes de alimentos que sepamos que nos sientan mal en el estómago. Por ejemplo, los alimentos que debemos limitar incluyen bebidas carbonatadas, comida picante, fruta cruda, alimentos con almidón que contienen gluten o los que tienen FODMAPS, fructosa o lactosa, que son otros tipos de azúcar. Además, la diarrea puede provocar deshidratación, por lo que es importante asegurarse de ingerir muchos líquidos. Esto no solo incluye agua, podría ser líquido en forma de fruta, caldo de huesos o jugos de verduras.

La prevención de la enfermedad intestinal inflamatoria también requiere cambios en la dieta, como limitar los productos lácteos y consumir más alimentos con bajo contenido de grasa. Es posible que debas comenzar a comer comidas más pequeñas y más frecuentes. Para esto, es mejor acudir a un nutricionista especializado que elabore un plan de alimentación.

Ya sea que suframos diarrea solo por la mañana o durante todo el día, existen formas de prevenir futuros ataques. Por ejemplo, la aromaterapia, que es básicamente el uso de aceites esenciales, puede ser útil. Algunos aceites esenciales contienen propiedades antiespasmódicas que pueden aliviar los calambres estomacales y la diarrea matutina. El aceite de lavanda y el aceite de manzanilla son algunos ejemplos.

Por supuesto, es prudente evitar la cafeína y el alcohol, que son sustancias que tienden a desencadenar el tracto digestivo y pueden causar diarrea. Si piensas que el alcohol es el principal desencadenante, considera dejarlo o reducir su consumo para ver si eso tiene algún efecto a largo plazo.

Riesgos de la diarrea crónica

Tener diarrea durante mucho tiempo puede provocar otros problemas de salud. En la diarrea, se pueden perder cantidades significativas de agua y electrolitos (sodio, potasio y calcio en la sangre). Reemplazarlos bebiendo suficientes líquidos es difícil, por lo que se recomienda conocer el origen de la diarrea para poner una solución inmediata.

Si los alimentos se mueven demasiado rápido a través del sistema digestivo, también puede significar que las vitaminas y los minerales no se absorben correctamente. Esto podría resultar en deficiencias de vitaminas. La diarrea crónica también puede ser dañina en la piel alrededor del ano (llamada piel perianal ). Las heces ácidas y la limpieza pueden romper la piel, causando dolor o incluso piel rota y sangrado.

Incluso, podría provocar hemorroides. Estas son venas agrandadas en el ano. Pueden ser dolorosas y causar picazón y sangrado. Esforzarse y pasar demasiado tiempo en el baño podría provocar el desarrollo de hemorroides. Incluso cuando se tiene la barriga suelta.

¡Sé el primero en comentar!