¿Cómo mejorar la diarrea por antibióticos?

Hay muchas razones por las que se te pueden recetar antibióticos, como para tratar una faringitis, una infección del tracto urinario o incluso una infección de los senos nasales. Y aunque estos tipos de medicamentos suelen aclarar las cosas y ayudarte a sentir mejor rápidamente, pueden dejarte con un efecto secundario particularmente desagradable: la diarrea.

En tus intestinos, hay miles de millones de bacterias que ayudan a digerir los alimentos y mantenerte estable y regular. Tomar antibióticos ayudará a combatir la infección, pero el daño colateral es que pueden matar algunas de las bacterias buenas y, por lo tanto, alterar el equilibrio de los microbios en el intestino.

¿Por qué los antibióticos provocan diarrea?

Lógicamente, sabrás que tienes diarrea si sufres deposiciones blandas y evacuaciones intestinales con más frecuencia de lo habitual. Los médicos aseguran que esto sucede a menudo cuando se toman este tipo de medicamentos. Las investigaciones muestran que alrededor del 25 o 30 por ciento de las personas que toman antibióticos pueden desarrollar diarrea, aunque dependerá del tipo que se tome.

La amoxicilina y la azitromicina tienden a causar este efecto secundario con más frecuencia. Algunos de estos medicamentos también aceleran el movimiento intestinal, otro factor que contribuye a la diarrea. Es posible que notes diarrea por primera vez desde pocas horas hasta un par de días después de tomar antibióticos. La mayoría de las veces, las deposiciones sueltas y frecuentes se resolverán entre un par de días hasta dos semanas, pero lo más prolongado que se han registrado casos diarrea (y es extremo) es de uno a dos meses.

Remedios para mejorar la diarrea por antibióticos

Además de hacer ajustes en tu dieta, existen otros pasos que puedes realizar para ayudar a aliviar los efectos secundarios de los antibióticos. A continuación desvelamos los mejores remedios y consejos para mejorar los cuadros de colitis y evitar la deshidratación.

Sigue una dieta saludable

Es importante analizar la dieta. Cuando se tienen problemas de estómago, de manera natural cambiarás a comer alimentos más suaves y ligeros, lo que generalmente es una buena idea. Se recomienda estar alejado de cosas como filetes grasos, alimentos fritos o picantes y lácteos, todos los cuales tienen más probabilidades de irritar tus intestinos.

La sopa a base de caldo siempre es una buena opción para controlar la diarrea, al igual que los alimentos más ligeros, como las tostadas. La dieta BRAT, que significa plátanos, arroz, puré de manzana y tostadas, se usa a menudo como remedio para el malestar estomacal, aunque existen muchas alternativas modernas. Puedes ampliar tu dieta para incluir otros alimentos siempre que sientas que puedes tolerarlos. Piensa en incluir alimentos con fibra soluble, como la avena, y ceñirte a las proteínas simples y magras.

Hidrátate con agua

También es importante beber suficientes líquidos para contrarrestar la posible deshidratación. Las buenas opciones de líquidos incluyen caldo, agua o jugo de fruta con bajo contenido de azúcar. Por supuesto, se recomienda evitar el alcohol, la cafeína y las bebidas con alto contenido de azúcar. Esto quiere decir que debes limitar la ingesta de café y todo tipo de bebidas que no sean naturales.

Incluso puedes incluir agua en tu dieta mediante los alimentos. Recuerda que muchas frutas tienen un gran contenido de H2O, así que procura introducir alimentos saludables y amigables con el estómago.

pastillas antibióticos

Prueba un probiótico al tomar antibióticos

Además de tratar la diarrea en sí, también querrás concentrarte en hacer que tu intestino vuelva a trabajar bien. Esto sucederá de forma natural para la mayoría de las personas una vez que la infección haya desaparecido, se sienta mejor y vuelva a su dieta normal.

Es por eso que este podría ser un buen momento para considerar un probiótico, que puede ser útil para repoblar tu intestino con cepas de bacterias «buenas». Pueden tomarse durante un par de semanas y hasta dos meses para reponer esta bacteria. Aunque primero querrás preguntarle a tu médico para asegurarte de que no haya nada en tu historial de salud que sugiera que los probióticos podrían dañarte.

Otra opción saludable para el intestino es el yogur que contiene la bacteria Lactobacillus acidophilus. Por supuesto, no querrás hacer esto si eres intolerante a la lactosa o si notas síntomas como calambres después de comer este tipo de lácteo.

Toma un medicamento antidiarreico

La próxima vez que estés tomando antibióticos, pregúntale a tu farmacéutico cómo tomarlos. Algunos deben tomarse con alimentos, lo que puede ayudar a disminuir el riesgo de diarrea. Otros no deben tomarse con alimentos para que se absorban mejor. Conocer la mejor manera de cuidarte al tomar antibióticos te ayudará a recuperarte más rápido de los posibles efectos secundarios.

También puedes preguntarle a un médico si puedes tomar un medicamento antidiarreico de venta libre, que actúa disminuyendo los líquidos que fluyen hacia el colon y ralentizando el movimiento del intestino, lo que provoca menos deposiciones. No obstante, no es recomendable su uso, y mucho menos si se toma en exceso. Si tienes ciertas condiciones de salud subyacentes, tu médico podría desaconsejar este tipo de medicamento, así que siempre consulta con ellos primero.

¿Se puede prevenir?

Hay algunas medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo de desarrollar diarrea asociada a los antibióticos. Algunos ejemplos son:

  • Practica una buena higiene. Lavarte las manos con frecuencia, especialmente después de ir al baño, puede ayudar a prevenir la propagación de la bacteria C. diff.
  • Sigue las instrucciones del medicamento. Algunos antibióticos pueden indicar que se tomen con alimentos. Asegúrate de hacer esto para ayudar a prevenir la irritación digestiva. Incluso también hay algunos que requieren tomar un medicamento protector de estómago.
  • Solo toma antibióticos cuando sea necesario. Aunque los antibióticos pueden tratar las infecciones bacterianas, no son efectivos contra las infecciones virales como los resfriados y la gripe. El uso excesivo de antibióticos puede afectar negativamente a tu salud digestiva y causar otros problemas.