El dolor de estómago es un mal que todos hemos sufrido alguna vez en la vida. Mi abuela decía que no había peor dolor que este a media noche y sin pastillas que tomar. Y razón no le faltaba. Las molestias estomacales pueden tener multitud de causas, como un exceso de gases, una mala alimentación o estrés. Sobre todo, ahora que se aproximan las fechas de comidas familiares bien copiosas, estaría bien que conocieras todo lo que incumbe a la salud de tu sistema digestivo.

Hoy profundizamos totalmente en este dolor, descubriendo las posibles causas y la manera de aliviar sus síntomas. Que, por cierto, no tiene por qué ser mediante medicación.

¿Por qué sufrimos dolor de estómago?

Esta dolencia es muy común y normalmente sabemos de dónde procede, pero hay casos en los que el dolor de estómago dura varios días y es necesario acudir al médico. No hagas oídos sordos a las señales que te manda tu cuerpo, porque es posible que te esté alarmando de que algo no funciona bien en tu organismo. Personalmente, no soy muy amante de tomar medicación para “apagar esa alarma”, porque a fin de cuentas no sabemos dónde radica el problema. ¿Puede tranquilizarte momentáneamente? Seguro, pero volverá a remitir si no controlar el foco del dolor.

Algunos de las principales causas del dolor de estómago son:

La acumulación de gases

Esto puede deberse a causa de un exceso de fibra en la dieta, por una alimentación inadecuada o por una mala digestión. Los gases suceden cuando la comida llega al estómago y se encuentra con la bacteria H. Pylori, que dificulta la digestión. El alimento puede pasarse más tiempo de lo previsto dentro del estómago y causa esa pesadez acompañada de los gases.

Puede sucedes también que tomes mucha fibra en tu dieta o que hayas comido algún alimento que favorezca la aparición de gas (como las legumbres). Es recomendable que comas lento para facilitar la digestión y para evitar que entre demasiado aire en cada bocado. Al final lo que consigues es llenar tu estómago de aire.

Tomar medicamentos fuertes

Después de tomar medicamentos laxantes, antiinflamatorios, antibióticos, procinéticos o metformina, es muy normal que aparezcan molestias en el estómago. La causa es que este tipo de químicos elimina la capa protectora del estómago y deja expuestas sus paredes a la acción de los ácidos de la digestión. Además, también puede interferir negativamente en la absorción de líquidos y acelerar los movimientos del intestino. Por lo que es común que surjan episodios de diarrea.

Lo ideal es no tomar medicación con el estómago vacío, siendo mejor entre comidas o después de comer.

Intolerancia o alergia a los alimentos

La mayoría de las personas que descubren que tienen alguna intolerancia o alergia a un alimento es debido al dolor de estómago que se presenta. El gluten, la lactosa, el huevo o los frutos secos pueden aumentar la producción de gases debido a la irritación del tracto gastrointestinal.
Incluso, es muy común que suceda también cuando tomamos bebidas alcohólicas.

El estrés

Los problemas psicológicos pueden afectar negativamente en la salud, materializando ese estrés o ansiedad en malestar de estómago. Suele acompañarse de náuseas, diarrea, pérdida de apetito, estreñimiento, incluso dificultades para dormir. Es recomendable tomar consciencia del problema base e intentar relajarnos para que el dolor vaya disminuyendo. El ejercicio físico te ayudará en gran medida, ya que aumenta la producción de endorfinas (la hormona de la felicidad).

Cualquier alteración psicológica puede aumentar la cantidad de cortisol y hacer que se acelere el tránsito intestinal o que se disminuya la absorción de nutrientes.

Enfermedad inflamatoria del intestino

Hay enfermedades como la de Crohn, la colitis ulcerativa o el síndrome del intestino irritable que pueden generar inflamación en el estómago. Son síntomas tan molestos que pueden crearnos dificultad en nuestro día a día. En el caso del síndrome del intestino irritable, puede estar causado por multitud de razones, desde sensibilidad a un alimento hasta exceso de estrés.
Deberá ser un médico el que valúe el caso.

Úlcera gástrica o gastritis

La gastritis es la inflamación del revestimiento del estómago, la cual puede tener la presencia de una úlcera y provocar un dolor agudo en la barriga. Sobre todo sucede cuando se comen alimentos muy picantes o con gran contenido de grasas. En estos casos es necesario acudir a un especialista que realice las pruebas adecuada y valore personalmente el nivel de gravedad. Puede incluso estar relacionada con otra enfermedad.

¿Cómo podemos aliviarlo?

  • Evita el consumo de alimentos con alto contenido en grasas y azúcar. Así como las bebidas alcohólicas y los alimentos picantes.
  • Intenta dormir con la digestión realizada.
  • Haz ejercicio físico y dedica horas a la relajación.
  • Toma infusiones y tés naturales.
  • Mejora tus hábitos alimenticios.