Tener dificultades para ir al baño puede estar relacionado con problemas conocidos, como una mala alimentación, falta de fibra o beber poca agua. Pero aparte de las causas dietéticas, hay otros muchos factores que pueden provocar el estreñimiento.

Aunque no lo creas, pueden ser hábitos en tu estilo de vida o problemas médicos que aún no conoces. Nosotros analizamos seis causas por las que estás estreñido y te damos los mejores remedios para que recuperes la frecuencia en tu tránsito intestinal.

Antes de nada, si tienes síntomas que incluyen pérdida de peso, heces con sangre, anemia por deficiencia de hierro o síntomas gastrointestinales empeorados por la noche, o tiene antecedentes familiares de cáncer de colon o enfermedad inflamatoria intestinal, el estreñimiento podría ser el signo de un problema de salud más grave que requiere la evaluación de un profesional médico.

Causas de tener estreñimiento

No hacer suficiente ejercicio

Estar enganchado a una película o pasarte horas jugando a videojuegos puede ser el culpable que tanto buscas. El estilo de vida sedentario se ha asociado con el estreñimiento, y las estrategias que incluyen un mayor ejercicio han demostrado una mejora en los síntomas del estreñimiento.

Los expertos aseguran que deberías ejercitarte entre 20 y 30 minutos de manera moderada, tres veces a la semana, si quieres estimular tu tracto digestivo y disfrutar de las deposiciones regulares.

Estar estresado

Si estás atascado, controla tus niveles de estrés. Se cree que el estrés modula el eje cerebro-intestino y afecta la motilidad intestinal.

En los momentos estresantes, las glándulas suprarrenales producen más epinefrina, una hormona involucrada en la respuesta de lucha o huida. Esto hace que tu cuerpo redirija el flujo sanguíneo desde tu tracto gastrointestinal a otros órganos vitales, como el corazón, los pulmones y el cerebro, lo que resulta en un movimiento intestinal más lento, provocando estreñimiento.

El estrés también puede alterar las bacterias saludables del intestino, lo que hipotéticamente podría ralentizar la digestión, pero se necesita más investigación para confirmar esta teoría.

Seguramente lo sepas porque has notado las consecuencias, pero la salud mental debe tener prioridad en las personas con mucho estrés, y los médicos pueden ayudar con el tratamiento, los mecanismos de afrontamiento y las modificaciones de comportamiento para ayudar con la relajación.

Ignorar el impulso de ir al baño

Retener la caca de vez en cuando no es un gran problema, pero hacerlo de manera diaria puede ser contraproducente.

Ignorar el impulso de hacer caca puede contribuir al desarrollo del estreñimiento. Y si pospones la caca a menudo, es posible que haya un problema subyacente mayor en juego.

Algunas personas pueden estar evitando el dolor asociado con la evacuación de heces grandes y duras, una fisura anal o hemorroides. Otras a lo mejor pueden estar evitando los recuerdos por abuso sexual o físico o un trastorno alimentario. En estos casos, es mejor solicitar la ayuda de un profesional médico.

También puedes hacer una rutina diaria. Por ejemplo, toma todas las noche un suplemento de fibra. Luego, por la mañana, haz una actividad física moderada, bebe una bebida caliente, preferiblemente con cafeína, y toma un cereal con alto contenido de fibra dentro de los 45 minutos de despertarte.

Esta rutina aumenta las contracciones peristálticas de alta amplitud de las primeras horas de la mañana (las contracciones musculares en forma de onda del tracto digestivo) y hará que todo fluya en el baño.

hombre con estreñimiento

Estar embarazada

Cuando estas embarazada, también puede notar que tus hábitos habituales de defecar se detienen. Eso es porque el embarazo conduce a cambios hormonales y mecánicos que pueden contribuir al estreñimiento.
De hecho, el estreñimiento ocupa el segundo lugar después de las náuseas como el problema digestivo más común en el embarazo.

Tomar ciertos medicamentos

Algunos medicamentos también pueden causar problemas con la defecación. Varios medicamentos están asociados con el estreñimiento, incluidos los anticolinérgicos, opioides, bloqueadores de los canales de calcio, suplementos de hierro y ciertos antidepresivos.

Los adultos mayores, que a menudo toman estos medicamentos, pueden tener un mayor riesgo de quedar estreñidos a largo plazo.

Tener ciertas condiciones médicas

Seguramente no sea una sorpresa que los problemas gastrointestinales subyacentes, como el síndrome del intestino irritable, puedan provocar estreñimiento, pero otros problemas de salud no gastrointestinales también pueden ralentizar tus viajes al baño.

Los trastornos endocrinos, neurológicos y multisistémicos pueden estar asociados con el estreñimiento, como hipotiroidismo, diabetes, esclerodermia, enfermedad de Parkinson y trastornos del tejido conectivo.

La disfunción del suelo pélvico, que puede afectar la relajación y coordinación del suelo pélvico y los músculos abdominales durante la evacuación, también puede provocar estreñimiento.

Remedios para combatir el estreñimiento

  • Bebe más agua. Al menos ocho al día, aunque dependerá si eres deportista y aumentas tu deshidratación al sudar.
  • Aumenta tu consumo de fibra. Se recomienda una dieta mediterránea con 25 a 30 gramos de fibra al día. Las frutas, verduras, cereales integrales y legumbres proporcionan una fuente de fibra.
  • Muévete. Haz por lo menos 20 a 30 minutos de actividad física moderada tres veces por semana.
  • No dejes para después tus viajes al baño. Tienes que aprender a reconocer y responder a la necesidad de defecar, especialmente por la mañana.
  • Incorporar técnicas de respiración. La respiración profunda puede ayudar a relajar los músculos del suelo pélvico.
  • Pon un taburete frente al inodoro. Este truco puede enderezar el ángulo entre el ano y el recto, lo que permite una defecación más fácil y un esfuerzo mínimo.
  • Elige un medicamento de venta libre. Cuando el estilo de vida, las intervenciones dietéticas y no médicas no son suficientes para mejorar el estreñimiento, hay una variedad de medicamentos de venta libre y recetados disponibles. Estos pueden ser suplementos de fibra a granel, laxantes y ablandadores de heces Si estos remedios no son efectivos, habla con tu médico sobre posibles terapias con recetas.