¿Por qué dan ganas de ir al baño al despertar?

¿Por qué dan ganas de ir al baño al despertar?

Carol Álvarez

Levantarnos en mitad de la noche con ganas de orinar es bastante habitual, ¿pero qué ocurre si te levantar con ganas de hacer caca al despertar? Pasa a muchas personas, y la historia no se debe normalizar.

Lo habitual es intentar descifrar qué causa estas ganas de defecar. ¿Podría estar tu salud en riesgo? Los movimientos intestinales nocturnos se consideran un síntoma de alarma y pueden indicar que algo anda mal. Puede haber algún factor que active los receptores intestinales para estimular una evacuación intestinal durante la noche.

Movimientos naturales

Lo que sucede mientras dormimos es una gran razón por la que el cuerpo suele estar listo para hacer caca al despertar. Mientras dormimos, el intestino delgado y el colon trabajan para procesar todos los restos de comida del día. Después de despertarnos, por lo general nos lleva alrededor de 30 minutos para que aparezcan las ganas de hacer ir a defecar. Las rutinas matutinas como estirar, beber agua y, por supuesto, el café ayudan a acelerar la digestión y desencadenar la primera caca.

Beber café temprano en la mañana funciona de manera sinérgica con la motilidad intestinal para crear evacuaciones intestinales saludables. Otro truco efectivo es un vaso de agua tibia con sal (con un poco de limón para mejorar el sabor). Aunque no desintoxicará el cuerpo como afirman algunos, ayuda a que las cosas se muevan. Alrededor del 30 por ciento de las personas reportan la necesidad de hacer caca después de una taza de café caliente.

Puede que no sea normal para algunos, pero lo es para aquellos que están sanos, hacen ejercicio con regularidad y cuidan su cuerpo. No solo es bueno tener una evacuación intestinal al despertar (después de que el cuerpo haya tenido la oportunidad de digerir su última comida y procesar la ingesta de ayer), sino que es muy beneficioso porque mueve el material de desecho y las toxinas a través del cuerpo y hacia afuera, en vez de permitir que los desechos se pudran en el colon o los intestinos.

La investigación es extensa y apunta a que el objetivo es defecar varias veces al día porque significa que el cuerpo es eficiente y lo más probable es que estemos comiendo una buena combinación de verduras, frutas, fibra y grasas saludables.

Otras causas

Cuando vivimos un episodio de este tipo, somos conscientes de que nuestro cuerpo se siente raro. No debería ser un hábito, ni deberíamos pasarlo por alto. Si nos levantamos con ganas de hacer caca al despertar, alguna de estas razones podrían ser las causas.

Infección

Una infección gastrointestinal puede estar causada por bacterias o virus. Si te contagias de la gripe estomacal, por ejemplo, la diarrea acuosa puede ser uno de los síntomas junto con calambres abdominales, náuseas y vómitos, o fiebre baja. Puede ser difícil de escuchar, pero hay que aguantar esto.

En la mayoría de los casos, las infecciones gastrointestinales vitales se alivian por sí solas. Tan solo hay que tomarse las cosas con calma y reponer los líquidos de manera constante. En este caso de puede tomar agua natural y suero oral para reponer vitaminas y minerales. Acude a un médico por si fuera necesario tomar una muestra de heces para identificar la bacteria o el virus y recomendar un tratamiento que alivie los síntomas.

Afección digestiva

Algunas enfermedades inflamatorias intestinales pueden ser la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Estas están marcadas por una inflamación a largo plazo que eventualmente daña el tracto gastrointestinal. Los brotes de estas afecciones pueden afectar por la noche y despertarte para hacer caca.

Hay que estar atento a otros síntomas que acompañan a las heces para saber diferenciar una enfermedad intestinal de otra causa. Algunas personas pueden presentar otros síntomas como pérdida de peso, dolor abdominal, diarrea con sangre, urgencia fecal o úlceras orales además de las deposiciones nocturnas.

Despertarse para hacer caca de vez en cuando no tiene por qué ser un problema, pero si se convierte en un hábito crónico y regular en la que duermes y te despiertas y te ves obligado físicamente a hacer caca, podría ser una señal de que necesitas la atención de un médico. Normalmente se realizan pruebas como endoscopia, colonoscopia, resonancia magnética o tomografía, así como las muestras de heces y los análisis de sangre, para usarse en el diagnóstico.

papel higienico para hacer caca

Medicamentos con efectos secundarios

Si estás tomando un medicamento nuevo, es posible que sufras impulsos en mitad de la noche. Valora cualquier medicamento recetado recientemente o de venta libre que estés tomando. Normalmente, los medicamentos como los antibióticos, los AINE (como el ibuprofeno), los medicamentos de quimioterapia y los que contienen magnesio pueden ser todos los culpables.

Los antibióticos, por ejemplo, pueden modificar el equilibrio de las bacterias intestinales y provocar diarrea. Es por eso que algunos médicos recomiendan tomar algún protector de estómago previamente. Sin embargo, se recomienda consultar a un médico si es normal sentir ganas de hacer caca al despertar a consecuencia del medicamento nuevo.

Intoxicación alimentaria

Normalmente suele ser esta una de las principales causas de ir al servicio en mitad de la noche. Quizá sea el pollo que pediste para comer, una lata de atún o un par de copas de alcohol. Cualquiera de estas razones podría hacerte pasar la noche corriendo hacia el baño.

Las infecciones gastrointestinales transmitidas por los alimentos provocan la activación del sistema inmunológico y la liberación de citocinas que pueden actuar directamente sobre el intestino y estimular la diarrea. También pueden producir toxinas que dañan el intestino, otro factor que contribuye a las heces blandas y a la necesidad de urgencia. Pero no te preocupes, te recuperarás lentamente.

Si no cesa en 24 horas o tienes fiebre y sangre, acude a un médico para analizar realmente la intoxicación. Mientras tanto, la diarrea, especialmente un caso grave, puede causar deshidratación si no se consumen líquidos como agua y sopa. Se aconseja también acudir al médico si se tiene fiebre, diarrea con sangre, dolor abdominal intenso, orina oscura o mareos al estar de pie.

Colitis microscópica

La colitis microscópica causa inflamación del intestino grueso y provoca diarrea persistente. La inflamación asociada con esta condición solo se puede observar usando un microscopio. Los adultos mayores se ven más comúnmente afectados por la colitis microscópica, pero cualquier persona que continúe experimentando diarrea nocturna, incluso en ayunas, debe hacerse una prueba para detectar esta afección.

Otros síntomas incluyen incontinencia fecal, náuseas, dolor de estómago y calambres, o pérdida de peso. Se desconoce la causa de la colitis microscópica, pero tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos durante 6 meses o más puede aumentar el riesgo de desarrollarla.

Otras causas

El hipertiroidismo (una «tiroides hiperactiva») y los tumores neuroendocrinos son dos condiciones adicionales que debemos tener en cuenta si tiene evacuaciones nocturnas. Los tumores neuroendocrinos son tumores cancerosos que pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, incluso en el sistema gastrointestinal como el intestino delgado, el recto y el páncreas.

Estas condiciones provocan un aumento de los movimientos intestinales en general al actuar sobre diferentes receptores intestinales o al dañar el revestimiento del intestino. Además de la diarrea, también puede experimentar fatiga y pérdida de peso involuntaria. Se recomienda hablar con un médico, para que pueda realizar pruebas para descartar al enfermedad inflamatoria intestinal u otras enfermedades que afecten al sistema digestivo.

Incluso si padecemos la diarrea nocturna crónica es posible que se deba a una afección más grave. La condición puede incluso ayudar al médico a hacer un diagnóstico. Varias condiciones gastrointestinales, como el síndrome del intestino irritable y otras enfermedades intestinales funcionales, generalmente no causan diarrea nocturna.

Es común que la diarrea secretora cause diarrea nocturna. La diarrea secretora ocurre cuando el intestino no puede absorber o secretar electrolitos y líquidos adecuadamente. Se puede experimentar diarrea secretora debido a una condición de salud subyacente o a un factor externo como el alcoholismo, la cirugía o el uso de medicamentos.

Problemas nerviosos

Se cree que la inflamación en el intestino puede afectar los nervios que controlan la excreción de desechos. Cuando estos nervios están sobre estimulados, pueden enviar una señal al cerebro diciendo que todavía hay material en el intestino.

Eso puede activar los músculos del intestino que se utilizan para expulsar las heces. Esos músculos se contraen, por lo que el cuerpo cree que necesita defecar, pero en realidad no hay nada en el colon.

¿Por qué nos despiertan las ganas de defecar?

Los expertos en salud digestiva han creído durante mucho tiempo que la calidad del sueño y los síntomas gastrointestinales, como la hinchazón, el estreñimiento y la diarrea están conectados de alguna manera, especialmente entre las personas con síndrome del intestino irritable. La ciencia incluso sugiere que las interrupciones del sueño podrían desencadenar brotes de enfermedad inflamatoria intestinal.

Los trastornos del sueño y la falta de sueño también pueden afectar el sistema inmunológico y, a su vez, la salud gastrointestinal. Pero todavía hay cierta incertidumbre sobre si la falta de sueño o el sueño de baja calidad pueden considerarse una causa directa de los problemas de defecación.

Ciertamente, las personas que ya padecen síndrome del intestino irritable u otras molestias gastrointestinales pueden notar que los síntomas empeoran cuando no dormimos bien. Es probable que dormir mal exacerbe o empeore ciertos problemas gastrointestinales. Es posible que puedan pasar varias noches sin un descanso de calidad y notar un aumento de la incomodidad, la diarrea o las heces subóptimas en los días siguientes.

También existe la posibilidad de que los problemas gastrointestinales sean tan intensos que interfieran con el sueño. Así que en vez de que el sueño afecte a los problemas gastrointestinales, los problemas gastrointestinales afectan al sueño. Despertarse en medio de la noche con la necesidad urgente de hacer caca seguramente afectará al sueño, aunque, para que conste, también es probable que sea un signo de infección y valga la pena hablar con su proveedor de atención médica.

Descansar bien por la noche puede actuar como una sólida medida de salud preventiva , y si ya tenemos molestias gastrointestinales o síndrome del intestino irritable, no estará de más trabajar para mejorar su horario de sueño.

¿Cómo evitarlo?

Hacer caca de madrugada puede ser una experiencia común. Es posible reducir la frecuencia y la gravedad de los episodios de diarrea al intentar lo siguiente:

  • Hacer ajustes en la dieta y eliminar los alimentos problemáticos
  • Evitar los desencadenantes del síndrome del intestino irritable o la enfermedad inflamatoria del intestino
  • No comer durante 2 a 3 horas antes de acostarse
  • Dejar de fumar
  • Establecer una rutina de sueño saludable
  • Manejar el estrés con meditación, ejercicio y técnicas de respiración profunda
  • Mantener un peso saludable
  • Seguir el plan de tratamiento prescrito para enfermedades crónicas, como la diabetes. La diabetes tipo 1 se trata con inyecciones de insulina o una bomba de insulina. También se debe controlar los niveles de azúcar en la sangre con frecuencia y controlar la ingesta de carbohidratos. La diabetes tipo 2 se puede controlar con cambios en el estilo de vida, control del azúcar en la sangre y medicamentos.
¡Sé el primero en comentar!