3 formas de controlar los efectos secundarios de la vacuna del COVID

Tal vez ya estés en la lista de recibir en los próximos días la vacuna del COVID, o tal vez solo estés planeando tu futuro. No son pocas las conversaciones que surgen de los efectos secundarios, y es posible que te sientas un poco nervioso. Según los expertos, los efectos secundarios comunes de las vacunas son dolor e hinchazón en el brazo que recibes la inyección, así como fiebre, escalofríos, cansancio y dolor de cabeza.

Son normales. Repito: todo esto es normal.

Aunque un síntoma como la fiebre puede hacerte pensar que algo va mal, en realidad es una señal de que todo está bien. Significa que tu cuerpo le está enseñando al sistema inmunológico a reconocer y atacar el virus. No obstante, si no tienes fiebre, también está bien. La vacuna te ha funcionado.

Los síntomas similares a los de la gripe no significan que te enfermaste por la vacuna o te contagiaste de COVID-19. Las vacunas aprobadas no contienen el virus vivo, lo que significa que no pueden enfermarte. Y el hecho de que tu vecino tenga fiebre y escalofríos no significa que tú los vayas a tener. La respuesta es variable.

También hay informes de que algunas personas tienen una reacción más fuerte a la segunda dosis, por lo que es posible que te preguntes si hay algo que puedas hacer para disminuir la posibilidad de tener efectos secundarios y cómo cuidarte si ya los tienes.

Antes de tu vacuna del COVID

No tomes un analgésico, como ibuprofeno o acetaminofén, antes de la vacuna con la esperanza de «adelantarte» a los posibles efectos secundarios. No sabemos si afectará a tu sistema inmunológico o no, porque no hicieron esto como parte del ensayo de la vacuna.

Además, no todo el mundo experimenta efectos secundarios y no hay razón para tomar un medicamento si no es necesario. Si lo haces, te estás exponiendo a los posibles efectos secundarios del medicamento en sí.

Tan solo hay una excepción: si tomas habitualmente un AINE para una afección preexistente, como la artritis, o sufres de migraña ese día y necesitas tomarlo para aliviar el dolor, deberías seguir tomándolo. No existen reglas fijas, pero todo se reduce a lo que es mejor para ti y tu propio riesgo-beneficio.

mujer poniendose la vacuna del covid

Después de la vacuna

Mueve tu brazo

Esto mejora el flujo sanguíneo y ejercita ese músculo. Mantener la extremidad en movimiento puede ayudar a disminuir el dolor y la hinchazón en el lugar de la inyección.

Utiliza una compresa

Humedece un paño con agua fría y colócalo en tu brazo donde recibiste la inyección. La temperatura fría también puede ayudar a reducir la hinchazón.

Trata los síntomas similares a los de la gripe con reposo

Si tienes fiebre o escalofríos, tome acetaminofén. No hay datos que sugieran que la ingesta de acetaminofén después de la vacuna interrumpa la respuesta inmunitaria.

Según los ensayos clínicos de Pfizer-BioNTech y Moderna, la eficacia del 95 y el 94 por ciento, respectivamente, se basó en el hecho de que no impidieron que los participantes tomaran medicamentos después (y puede suponer que algunas personas lo hicieron).

Túmbate y descansa si lo necesitas, mantente hidratado y escucha a tu cuerpo y cuídate.

¿Qué hacer si tus efectos secundarios persisten o empeoran?

Según los expertos, estos efectos secundarios deberían desaparecer en unos pocos días. Si el enrojecimiento y la sensibilidad en el brazo empeoran después de 24 horas o los efectos secundarios no mejoran y desaparecen después de unos días, llame a tu médico.

También debes llamar si tienes fiebre alta durante tres días seguidos o problemas respiratorios, dolor en el pecho y sibilancias en cualquier momento. Estos no son efectos secundarios esperados y requieren atención médica.