6 razones por las que debes vacunarte (aunque no parezca seguro)

Desde que el nuevo coronavirus se apoderó de todo el planeta, la vida tal como la conocemos ha cambiado. Muchos de nosotros hemos perdido amigos y seres queridos, y muchos vivimos en un estado constante de estrés y ansiedad por nuestra salud, las facturas, la economía, etc.

Por suerte, parece que ya vemos la luz al final del túnel después de un año gracias a la creación de diferentes vacunas contra el COVID-19. Pero como casi todo en el mundo de la medicina, la vacuna no es «perfecta». Viene con efectos secundarios y no es 100 por ciento efectiva, por lo que aún existe una pequeña posibilidad de que te contagies de coronavirus si estás expuesto después de recibir la vacuna. Además, la mayoría de nosotros no conocemos la ciencia de cómo funciona, y es difícil confiar en algo que no comprendemos por completo.

Aun así, te damos seis buenas razones por las que deberías recibirla una vez que esté disponible, incluso si crees que no tienes un alto riesgo de enfermarte gravemente por COVID.

¿Cómo actúa la vacuna?

El nuevo coronavirus tiene picos en forma de corona en su superficie, llamados proteínas de pico. Cuando esos picos se adhieren a las células de tu cuerpo, te infectas con COVID-19.

El objetivo de la vacuna es que tu cuerpo se familiarice con estas proteínas de pico, de modo que, en caso de que invadan, tu cuerpo sepa exactamente cómo defenderse de ellas. Es decir, tu cuerpo sabrá cómo evitar que los picos se enganchen a las células.

Dos vacunas, las de Moderna y Pfizer, no contienen ninguna parte del coronavirus real. En cambio, están hechos con ARN mensajero (ARNm), un material genético que le dice a tu cuerpo cómo hacer copias de la proteína de pico. Luego, tu cuerpo reconoce la proteína y produce una respuesta inmunitaria dirigida contra ella. Piensa en ello como un correo electrónico a tu cuerpo que lo alerta del peligro y explica exactamente cómo evitarlo.

Esta tecnología no es nueva. De hecho, ha existido y se ha utilizado de forma segura contra otras enfermedades durante más de 30 años.

La tercera vacuna, producida por Johnson & Johnson, utiliza un adenovirus (un virus que normalmente causa resfriados comunes, pero que ha sido desactivado para que no pueda enfermarte) para entregar el modelo de la proteína de pico COVID-19. Como este adenovirus ya se usó en la vacuna contra el ébola de la compañía, también tiene décadas de seguridad y monitoreo detrás de él.

vacuna de covid-19

¿Qué pasa con los efectos secundarios?

Es cierto que puedes tener una reacción alérgica grave (llamada «anafilaxia«) después de la vacunación, pero esto es extremadamente raro, con menos de cinco casos por millón de dosis de vacuna Pfizer administradas y menos de tres casos por millón de dosis de Moderna.

Este tipo de reacción generalmente ocurre dentro de los primeros 15 a 30 minutos después de recibir la inyección, cuando todavía te están observando, y el personal médico puede administrarte medicamentos de inmediato para tratarlo. Nadie quiere pasar por eso, por supuesto. Pero el riesgo palidece en comparación con el riesgo de muerte o discapacidad por el virus en sí.

No olvides el hecho de que el virus real es mucho más peligroso que esta vacuna,. Las personas sanas ahora viven con trasplantes de pulmón, diálisis y anticoagulantes de por vida como resultado de su infección por COVID-19. Estos efectos secundarios del virus son todos permanentes e irreversibles. Al recibir la vacuna, en realidad estás haciendo que todo tu entorno sea más seguro.

¿Por qué debes vacunarte contra el COVID-19?

Se ha demostrado que las tres vacunas disponibles previenen la muerte en un 100 por ciento, por lo que si te pones una de ellas, estás prácticamente garantizado que no morirás a causa del virus.

Pero lo que es más importante, puedes ayudar a salvar la vida de quienes te rodean.

El coronavirus es una enfermedad increíblemente contagiosa. Si la vacuna evita que te contagies, no puedes contagiarla a otras personas. Y aunque sin la vacuna podrías enfermar con solo un caso leve, podrías infectar a otra persona que acabe muriendo a causa del virus.

Previene la hospitalización

Si te ofrecen alguna de las tres vacunas, deberías aprovechar la oportunidad.

Aunque la vacuna Johnson & Johnson ha sido criticada por ser menos efectiva que las otras dos, en realidad no es cierto: la vacuna J&J fue 100 por ciento efectiva en los ensayos cuando se trataba de prevenir la hospitalización y 85 por ciento efectiva en la prevención de enfermedades graves.

A pesar de que la vacuna Pfizer es más efectiva que la de J&J para prevenir enfermedades sintomáticas (94 por ciento después de la segunda inyección, en comparación con 72 por ciento, respectivamente), fue igualmente efectiva en ensayos para prevenir tanto la hospitalización como las enfermedades graves.

La vacuna Moderna tuvo una efectividad de alrededor del 94 por ciento después de dos dosis para prevenir enfermedades sintomáticas y un 89 por ciento de efectividad contra la hospitalización.

Parece ralentizar la propagación de COVID-19

No estamos 100 por ciento seguros de que impida propagar COVID, pero eso parece muy probable según los datos que tenemos.

Johnson & Johnson ha publicado datos que sugieren que su vacuna puede prevenir la propagación asintomática en el 72 por ciento de los casos. Lógicamente, tiene sentido porque si es menos probable que te infectes con COVID-19 debido a la vacuna, es menos probable que lo propagues.

Esta es una de las razones por las que los expertos publicaron recientemente nuevas pautas que dicen que si has sido vacunado, no necesitas ponerse en cuarentena si estás expuesto a alguien que tiene el virus.

efectos de ponerse la vacuna contra el coronavirus

Reduce las posibilidades de que surjan nuevas variantes

Cuantas más inyecciones podamos conseguir, menos posibilidades tenemos de que el virus se propague y, en última instancia, se convierta en cepas más peligrosas.

Queremos lograr la inmunidad colectiva vacunando a todos, no haciendo que las personas se enfermen y posiblemente incluso mueran a causa de la enfermedad. Además, cuantos más brotes tengamos, más difícil será rastrear el contacto y ralentizar la propagación.

La buena noticia es que las tres vacunas parecen funcionar razonablemente bien contra las variantes que circulan en este momento, incluida la B.1.1.7 (detectada originalmente en el Reino Unido) y la B.1.351 (detectada originalmente en Sudáfrica).

Pero el virus es perfectamente capaz de transformarse en una cepa más peligrosa. Cuantas más personas infecta el virus, más oportunidades tiene de mutar en una cepa contra la que la vacuna no es eficaz. Eso podría significar más enfermedades, más muerte y más tiempo viviendo con miedo.

Es por eso que cuanto más rápido vacunamos a las personas, menos posibilidades hay de que la vacuna se vuelva ineficaz.

Podremos dejar de usar máscaras y distanciamiento social

Necesitamos vacunar al menos del 70 al 80 por ciento de la población para que las tasas de infección sean tan bajas que la transmisión también sea extremadamente baja. Cuando esto ocurre, podemos empezar a movernos a la normalidad, y eso incluye, eventualmente, no llevar mascarilla ni seguir con distancia social.

También significaría un regreso al colegio con tranquilidad y la posibilidad de que los restaurantes y otros lugares vuelvan a funcionar a plena capacidad.

Pero mientras tanto, es importante que continúes usando una mascarilla y mantengas la distancia, incluso si te has vacunado, para detener la propagación del virus tanto como sea posible.