Hay casi tantas marcas de analgésicos como tipos de dolor. La pregunta es qué analgésico es la opción correcta para tu situación particular, ya sea un dolor, una punzada o cualquier otra forma de malestar. Pero el terreno de estas pastillas no es tan complicado como podría parecer cuando examinas por primera vez los estantes de las farmacias.

Hay dos categorías principales de analgésicos. El primero son los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), que incluyen ibuprofeno, naproxeno y aspirina. La segunda categoría es el acetaminofén (paracetamol): este analgésico no trata la inflamación.

Tanto un AINE como un paracetamol (o, a veces, incluso ambos) pueden ser eficaces para el dolor y la fiebre cotidianos. Pero solo los AINE pueden ayudar a reducir la inflamación (hinchazón). Eso sí, la mayoría de los tipos de dolor, como dolores musculares, dolores de cabeza y calambres menstruales, involucran cierta cantidad de inflamación.

7 dolores comunes y cómo tratarlos con analgésicos

Dolores de cabeza

Hay muchos tipos diferentes de dolores de cabeza, desde dolores de cabeza tensionales hasta dolores de cabeza en racimo y migrañas. Para la mayoría de los dolores de cabeza, puedes usar AINE o parcetamol.

Comenzar con paracetamol puede ser útil, ya que generalmente tiene el menor riesgo de efectos secundarios dañinos. Pero si, en general, encuentra otros medicamentos más útiles para aliviar los síntomas del dolor de cabeza, opta por los que normalmente te resulte efectivo.

Estate atento a los dolores de cabeza de rebote, que pueden ocurrir si tomas demasiados analgésicos. No tomes más de un par de días a la semana. Y siempre siga las instrucciones de la etiqueta.

Antes de tratar un dolor de cabeza, asegúrate de que no sea un síntoma de algo más grave, como un derrame cerebral o un aneurisma cerebral. Estos dolores de cabeza tienden a ser intensos, comienzan de repente y empeoran con el tiempo. Los cambios en la visión, entumecimiento, hormigueo o debilidad pueden ser señales de alerta.

monton de pastillas de analgésicos

Calambres menstruales

Los AINE pueden ser útiles para reducir la incomodidad de los calambres menstruales. De hecho, si tienes un historial de calambres realmente fuertes, puedes comenzar a tomar analgésicos uno o dos días antes de que comience tu período para ayudar a prevenir o reducir el nivel de dolor.

Dolores musculares

Las causas más comunes de dolores musculares incluyen lesiones o traumatismos, tensión y estrés y ejercicio. Y muchos de estos involucran inflamación. Eso hace que los AINE, como el ibuprofeno o el naproxeno, sean una opción obvia, siempre que no tengas ningún factor de riesgo y no tomes demasiado.

La aspirina ya no se usa mucho para el dolor. Los médicos recetan aspirina en dosis bajas para prevenir un segundo ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

Dolor de espalda

Alrededor del 80 por ciento de nosotros necesitaremos ayuda médica en algún momento de nuestras vidas para el dolor de espalda. Y es probable que haya más personas que no busquen ayuda médica.

El dolor de espalda puede tener muchas causas, como estar demasiado tiempo sentado, mala postura, lesiones o artritis. Tomar un AINE puede ser útil para aliviar el dolor de espalda leve o temporal. Solo ten en cuenta que estos medicamentos están destinados a un uso a corto plazo. Sigue siempre las instrucciones de dosificación del envase. Ve a un médico si el dolor persiste o si tienes una condición crónica, como artritis.

Algunas personas renuncian por completo a los medicamentos para el dolor de espalda, en lugar de buscar alivio en fisioterapia, acupuntura o incluso meditación.

Dolor de garganta

Las infecciones (tanto virales como bacterianas), las alergias e incluso el goteo posnasal pueden causar dolor de garganta. Si crees que tienes una infección, consulta con tu médico. Las infecciones bacterianas se pueden tratar con antibióticos. Otros tipos de dolores de garganta se pueden aliviar con acetaminofén o un AINE.

Muchos medicamentos para el resfriado y la gripe también contienen acetaminofén y otros analgésicos.

Si estás tomando cualquier combinación de productos, asegúrate de revisar la etiqueta para no pasarte de la dosis diaria recomendada que, para el acetaminofén, es de 3.000 miligramos al día.

taza con analgesicos para el dolor

Dolor en las articulaciones

La artritis es una de las causas más comunes de dolor en las articulaciones, especialmente a medida que envejecemos. La osteoartritis, que es más común con la edad y con el «desgaste», es la más común.

La inflamación es una de las principales características de la artritis, lo que hace que los AINE sean un medicamento de referencia para las personas que padecen la afección. Pero habla con tu médico si los usas con frecuencia para controlar el dolor, ya que los AINE solo deben usarse durante unos pocos días seguidos.

Fiebre

Tanto el acetaminofén como el ibuprofeno pueden tratar la fiebre. La dosis para cada uno es diferente: intenta tomar paracetamol cada 4 a 6 horas e ibuprofeno cada 6 a 8 horas.

No debes dar ibuprofeno a niños menores de seis meses. La aspirina también puede ayudar a tratar la fiebre, pero nunca se la dés a los niños, ya que se ha relacionado con el síndrome de Reye, que puede causar inflamación del hígado y el cerebro.

¿Cómo elegir el mejor analgésico para ti?

La preferencia personal juega un papel en la elección de un analgésico, independientemente del tipo de dolor. Pero también lo hacen tus factores de riesgo personales. Cada medicamento tiene una desventaja y los analgésicos de venta libre no son una excepción.

El paracetamol tiene menos efectos secundarios, pero pueden ser graves. El principal efecto secundario potencial es el daño hepático, especialmente si tomas tres o más al día. El uso regular realmente no tiene mucha toxicidad, pero asegúrate de no exceder las instrucciones de dosis.

Los AINE se asocian con daño renal si los tomas durante largos períodos de tiempo. Si tienes algún nivel de disfunción renal o enfermedad renal, debes ser muy, muy cuidadoso y hablar con tu médico antes de tomar un AINE. Estos pueden causar acidez, dolor de estómago, diarrea y otros efectos secundarios relacionados con el tubo digestivo.

Los AINE distintos de la aspirina podrían aumentar la posibilidad de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Tampoco debes tomar AINE durante el embarazo.

En términos generales, opta por el paracetamol para la mayoría de los dolores leves. No tiene la toxicidad potencial que tienen los AINE. Pero si estás lidiando con dolor junto con inflamación, como los cólicos menstruales o los dolores musculares, es probable que un AINE sea más efectivo.