El uso de gafas puede hacer muchas cosas, desde bloquear los rayos UV hasta rematar un disfraz de Halloween inspirado en Clark Kent (aunque también corregir tu visión). Pero, ¿ponerte gafas también te puede dar el poder de un superhéroe para defenderte del COVID-19?

Aunque los expertos recomiendan usar mascarillas faciales y apegarse al distanciamiento social para ayudar a prevenir tu exposición al nuevo coronavirus, las gafas protectoras (como anteojos) no están en la lista de recomendaciones de seguridad para la general público. Pero una nueva investigación, publicada en septiembre de 2020 en JAMA Ophthalmology, parece implicar que las gafas deportivas ofrecen una capa adicional de protección.

¿Se puede contagiar COVID-19 a través de los ojos?

Sí, el virus puede infectarte a través de los ojos. Por eso es importante lavarse las manos y evitar tocarse la cara o frotarse los ojos cuando estás fuera de casa.

Aún así, no es probable que te infectes de esta manera. Se cree que el coronavirus se propaga principalmente a través de gotitas respiratorias (generadas por una persona infectada que estornuda, tose o habla) que se abren paso a través de las membranas mucosas de la nariz o la boca de otras personas cercanas (dentro de los dos metros).

¿Cuándo es una buena idea protegerte con las gafas?

La protección para los ojos es parte del equipo de protección personal que usan los sanitarios en entornos clínicos: las gafas o un protector facial ayudan a proteger los ojos de salpicaduras, aerosoles o gotitas respiratorias.

Para las personas fuera de los entornos de atención médica que regularmente entran en contacto cercano con otras personas o cuyos trabajos requieren interacciones frecuentes cara a cara (como empleados de restaurantes, de supermercados y trabajadores del transporte público), los anteojos también pueden ser una buena opción a una mascarilla.

Pero, ¿deberíamos todos ponernos unas gafas protectoras? Los autores del estudio JAMA Ophthalmology parecen pensar que sí. En una muestra de 276 pacientes hospitalizados con el coronavirus en China, los investigadores encontraron una asociación entre el uso de gafas y una tasa más baja de infección por COVID-19.

Los investigadores plantean la hipótesis de que las personas pueden tocarse los ojos con menos frecuencia cuando usan gafas y así evitar la transmisión del virus de las manos a los ojos.

Pero advierte que estos son solo resultados preliminares y la correlación no está clara. Se necesitan más estudios para verificar si existe un beneficio adicional de usar protección para los ojos, además de usar una mascarilla y practicar el distanciamiento físico, en entornos públicos.

Las mascarillas ofrecen la mejor protección

Una mascarilla bien ajustada sigue siendo la mejor manera de protegerse contra el contagio (o propagación) de COVID-19.

Recuerda que el modo principal de transmisión del coronavirus parece ser a través de gotitas respiratorias infectadas que entran por la nariz o la boca. Entonces, tu mejor ofensa y defensa contra el virus es usar una mascarilla, como un superhéroe.