Ibuprofeno y paracetamol, ¿se pueden mezclar?

Cuando nos encontramos mal siempre acudimos al paracetamol, ¿o es al ibuprofeno? Hoy vamos a salir de dudas y sabremos qué se usa en casa ocasión, si se pueden o no mezclar o intercalar, cuál es más efectivo dependiendo de la dolencia, así como algunos efectos adversos por un uso continuado en el tiempo.

Tanto el ibuprofeno como el paracetamol son dos analgésicos muy comunes en todo el mundo y ambos están dentro de la lista de medicamentos seguros, pero eso no los libra de efectos adversos por uso continuado en el tiempo o por reacciones adversas en algunas personas.

Ambos medicamentos se usan para dolores leves como malestar general, dolor de garganta, fiebre, menstruación, etc. Pero siempre tenemos la misma duda, ¿cuál tenemos que tomar? Dependiendo de la causa del dolor, uno ayudará más que el otro.

Lo que nunca debemos hacer es mezclar los dos a la vez ni superar ciertas dosis, si no queremos sufrir toxicidad hepática o riesgo cardiovascular, entre otros efectos adversos de estos medicamentos combinados. Vamos a ver todo esto detenidamente a continuación.

¿Para qué sirve cada uno? Y ¿Cuál es mejor?

Vamos a aprender a identificar para qué sirve cada uno de estos dos medicamentos, de esta forma podremos saber cuál nos conviene mejor según la dolencia que tengamos, de lo contrario, podría ser insuficiente. Aun así, ningún medicamente ha de ser administrado sin receta médica, ya que podría desencadenarse una reacción adversa que pusiera en riesgo nuestra vida.

Paracetamol

El paracetamol es de los medicamentos más vendidos en nuestro país desde hace años y sus principios activos ayudan a calmar el dolor leve o moderado y a bajar la fiebre. No cuenta con antinflamatorio como el paracetamol, pero es muy eficaz a la hora de reducir dolores leves y bajar estados febriles leves.

Suele ser bueno para resfriados comunes, lumbalgia, dolores de cabeza, dolor de muelas (sin extracción), dolor de huesos, etc. Ha de ser un medicamento muy ocasional, para dolores más intensos y prolongados en el tiempo, hay que consultar con un especialista.

Pastillas de ibuprofeno

Ibuprofeno

Está dentro de los 10 medicamentos más vendidos en España, y no nos extraña, ya que su poder antinflamatorio suele ser muy eficaz para dolores moderados. El ibuprofeno es un antiinflamatorio no esteroides con acción analgésica y antitérmica.

Este medicamento está indicado para dolor menstrual, contractura, ayuda en procesos de fiebre alta, reduce la inflamación de un golpe, torcedura, muela (con extracción sin infección), etc. Al igual que el paracetamol, debe ser un medicamento puntual y no debe mantenerse en el tiempo. Si el dolor no remite, lo mejor es consultar con un médico especialista, ya que el ibuprofeno tiene varios efectos adversos.

Dosis recomendadas y efectos adversos

Es importante saber qué dosis máximas se pueden tomar en un día tanto de ibuprofeno como de paracetamol, así como los efectos adversos. Todo lo que sea medicamentos, lo mejor es evitar la automedicación y consultar siempre con un especialista.

Paracetamol

El paracetamol tarda entre 40 y 60 minutos en hacer efecto y tiene una duración de unas 4 horas. Lo ideal es tomarlo cada 8 horas, pero se puede tomar cada 6 horas si nos encontramos muy mal. La dosis máxima por día no debe superar (en adultos sanos) los 4 gramos ala día. Normalmente se venden en sobres o pastillas de 500 o 600 miligramos.

Con respecto a los efectos adversos, el paracetamol no suele provocar problemas gastrointestinales, pero sí que puede resultar tóxico si nos excedemos en la cantidad diaria. No deben tomarlo quienes sufren insuficiencia hepática o problemas renales. No se debe mezclar con alcohol, ningún fármaco debe ser mezclado con bebidas alcohólicas ni con estupefacientes. Las embarazadas sí pueden tomarlo, en dosis muy pequeñas y bajo recomendación médica, PERO, el riesgo cero no existe.

Pastillas de paracetamol

Ibuprofeno

Este medicamento empieza a hacer efecto a los 300 minutos de ser ingerido y suele durar hasta 6 horas aproximadamente. La dosis más recomendada es la de 400 miligramos cada 8 horas para una dolencia leve o moderada, pero, sin embargo, la cantidad más vendida es al de 600 miligramos. La dosis toxica empieza cuando se superan los 1.200 miligramos por día, y eso implican efectos adversos gastrointestinales.

No se debe mezclar con alcohol, ni drogas, ni tampoco consumirse con el estómago vacío. Las embarazadas tienen prohibidísimo consumir ibuprofeno durante su gestación. Tomar varias dosis de forma continuada en el tiempo provoca problemas cardiovasculares. No deben tomarlo quienes padezcan problemas de corazón, úlceras de estómago y otras dolencias intestinales. No se debe mezclar con otros medicamentos como anticoagulantes, ni si estamos en tratamiento de otitis, tos, infección pulmonar, lesiones cutáneas, etc.

No mezclar, solo intercalar

No se debe mezclar ibuprofeno y paracetamol creyendo que logramos estar perfectamente en cuestión de 30 minutos. Lo que sí podemos y es bastante común, es intercalar, es decir, tomar ibuprofeno y a las 4 o 6 horas paracetamol, o al revés. Esta combinación nunca debe superar los 3 o 4 días, de lo contrario puede haber efectos adversos o nuestro catarro puede tratarse de algo más grave.

El paracetamol se metaboliza en los riñones, mientras que el ibuprofeno lo hace en el hígado. Intercalar tampoco es la mejor opción, pero es mucho más seguro que mezclar ambos medicamentos en una sola toma o en varias.

Al mezclar ambos medicamentos en una sola dosis, estamos aumentando el riesgo de intoxicación y de los efectos adversos, más allá de los efectos gastrointestinales, por ejemplo, problemas renales, úlceras, quemaduras en las mucosas del estómago, hemorragia interna, formación de coágulos de sangre, etc.

Por lo tanto, a modo de conclusión, si tenemos dolor malestar general, fiebre, dolor de garganta y similares, lo mejor es paracetamol, ya que es mucho más seguro y tiene menos efectos adversos. Mientras que, si se trata de un dolor físico como un músculo, una caída, una muela, migraña, etc. lo mejor es el paracetamol por su efecto antiinflamatorio.

Ninguno de los dos debe superar las dosis que hemos explicado anteriormente, y si intercalamos, como es el caso más habitual, no debemos superar los 3 gramos al día y espaciar la combinación conforme nos vayamos encontrado mejor, pero nunca extender estos tratamientos más de 4 días.

En cuanto a las resacas, no usar ninguno de estos medicamentos. El paracetamol se metaboliza en el hígado, igual que el alcohol, y bastante trabajo y sufrimiento lleva ya el hígado como para aumentar la toxicidad. El ibuprofeno tampoco es bueno, puesto que daña un sistema digestivo y un organismo que ya está débil y deshidratado por el alcohol.

¡Sé el primero en comentar!