El clima de otoño ya está aquí (para bien de muchos), pero también es temporada de resfriados y gripe. Probablemente estés siendo bombardeado con recordatorios de vacunas contra la gripe a cada paso, aunque es posible que te estés preguntando si vale la pena meterte un virus con la esperanza de evitarlo, o si es mejor simplemente mejorar tus defensas y esperar a mantenerte saludable.

La gripe es la consecuencia de un virus y puede ser grave para ciertos grupos de personas, como los niños, los ancianos y las personas con afecciones médicas crónicas. En el caso de los deportistas, son personas que corren el riesgo de contraer la gripe si su sistema inmunológico se desgasta con un entrenamiento excesivo. Además, si estás consumiendo muchos chicles y geles energéticos para complementar tus entrenamientos, deberías tener en cuenta que el azúcar es una sustancia inflamatoria. El azúcar suprime el sistema inmunitario en un 40% durante 48 horas después de cada» comida «cargada de esta sustancia. Esto inhibe la capacidad del cuerpo para matar los virus, bacterias y otros patógenos.

Y aunque esto puede parecer obvio, permíteme confirmar que contraer la gripe es una forma segura de alejarte del entrenamiento. La gripe inhibe por completo tu capacidad de entrenar, ya que puede provocar náuseas y vómitos, dolores musculares extremos, piel sensible y fiebre. Evidentemente, nadie puede entrenar si está bajo estos efectos.

Debido a que es una infección viral, no se puede eliminar con antibióticos. Puedes tomar medicamentos de venta libre para ayudar a mitigar algunos de los síntomas, pero la mayoría de los episodios de gripe duran una o dos semanas. Cuantos más entrenamientos perdidos se acumulen, más probable es que afecte en tu rendimiento general.

¿Por qué deberías vacunarte contra la gripe? (Además de para no contraer la gripe)

¿Debemos vacunarnos?

Muchas personas reniegan a ponerse la vacuna de la gripe por miedo a enfermar, pero es un mito. La vacuna contra la gripe que se inyecta es un virus inactivo; esto quiere decir que no es posible contraer la gripe en una vacuna.

Algunas personas se sienten mal después de recibir el pinchazo, pero eso es solo porque su sistema inmunitario está generando una respuesta inmune, no porque tengan la enfermedad. Los efectos secundarios más comunes son enrojecimiento, dolor y/o hinchazón en el lado de la inyección. No obstante, también puede haber una respuesta sistémica leve de fiebre leve, dolor de cabeza y dolores musculares que comienzan poco después de la inyección y que duran entre uno y dos días. Teniendo en cuenta que la gripe puede durar entre una y dos semanas, pasar un par de días con un malestar leve no parece tan malo.

¿Qué comer cuando estamos enfermos?

¿La vacuna de la gripe es eficaz?

También hay muchas personas que se cuestiona la eficacia de la vacuna. El año pasado se confirmó que se redujo el riesgo de ir a urgencias en un 40%. Aunque puede parecer un porcentaje bajo, y puede hacerte pensar que es mejor fortalecer tu sistema inmunológico por tu cuenta, cualquier disminución es positiva para la salud pública.

La verdad es que no es posible predecir la efectividad de la vacuna porque las cepas del virus de la gripe cambian cada año. Pero incluso si te pones la la vacuna y contraes la gripe, la vacuna disminuye la gravedad de la enfermedad y el riesgo de hospitalización para las personas que desarrollan infecciones graves.

Los médicos aseguran que la vacuna sigue siendo una de las mejores maneras de evitar contraer el virus. Si te pones la inyección una o dos semanas antes de una competición, todos los efectos secundarios deberían estar más que mitigados antes del día de la carrera.

Tanto si decides vacunarte contra la gripe o no, hay algunas otras cosas que puedes hacer para mantenerte saludable durante la temporada de resfriados y gripe. Lávate las manos con jabón habitualmente y antes de las comidas o mientras estás en el gimnasio. Come alimentos saludables y duerme lo suficiente para mejorar el sistema inmunológico y disminuir la posibilidad de transmisión si entras en contacto con el virus. Los deportistas también deben comer muchas fruta y verduras frescas para ayudar a fortalecer el sistema inmunológico y hacer que funcione de manera óptima.