Los gimnasios en Wuhan, China, el epicentro del brote de coronavirus, se convirtieron rápidamente en hospitales improvisados ​​cuando las autoridades chinas intentaron hacer frente al virus. En otras partes de China, los estudios de fitness y las salas de pesas están vacías por elección u obligación, ya que los deportistas temen la propagación de la enfermedad.

Al igual que las escuelas y los lugares de culto, las instalaciones de acondicionamiento físico se han cerrado temporalmente en todo el mundo en respuesta a la propagación del coronavirus que causa la enfermedad COVID-19. Menos en España. Todo es un intento de detener la propagación, lo que significa una enfermedad con una fuente desconocida de infección.

En ciudades que han sido duramente golpeadas, me parece una decisión prudente, al igual que la de cancelar eventos multitudinarios. Tiene sentido cerrar lugares públicos, al menos durante un breve período de tiempo, donde hay muchas personas que se concentran y comparten espacio para detener la transmisión del virus.

El coronavirus se puede transmitir a través de pequeñas gotas de fluidos por una persona infectada (generalmente por tos o estornudos) que alguien inhala a unos metros de distancia. También se cree que el virus podría quedarse en las superficies durante varias horas.

Si tocas una superficie que tiene un virus y luego tocas tu boca, nariz u ojos, básicamente te inoculas con el virus. Ahí es donde entra el lavado de manos. Eso eliminará esa fuente de transmisión y contagio.

¿Cómo están respondiendo los gimnasios al contagio de coronavirus?

Los países de todo el mundo están siendo lo más proactivos posible. Es «difícil suponer» exactamente cómo reaccionará una tienda de ropa si el virus se generaliza, aunque podrían ocurrir cierres, al menos de forma regionalizada.

En cuanto a los gimnasios, polideportivos o estudios de baile, es muy probable que cierren temporalmente. Aunque lo normal es que ya estén trabajando en tomar medidas preventivas como limpiar el material deportivo y alentar a los empleados y miembros a lavarse las manos.

En vista de los problemas de salud actuales, se intensifican esos esfuerzos en cada uno de los centros deportivos. En caso de que empeore, se tomará la dirección de los funcionarios de salud pública y se adoptarán las medidas necesarias para protegernos.

¿Qué puedes hacer para evitar contagiarte cuando vas a entrenar?

Hay buenas noticias: los pasos tomados por los que vamos al gimnasio y las prácticas de saneamiento en la mayoría de los centros parecen ser efectivos para detener la transmisión del coronavirus.

Limpiar los materiales deportivo u otras áreas de alto contacto, como puertas y pomos de puertas, sería beneficioso, además de higiénico. Especialmente porque esta es la temporada de gripe, todos los que vamos a entrenar deberíamos lavarnos bien las manos con agua y jabón o gel desinfectante si no hay agua y jabón disponibles. Además, evita tocarse la cara con las manos sin limpiar. Y te empiezas a encontrar un poco mal, es mejor quedarse en casa para descansar y evitar infectar a otros. Ya sea por coronavirus, un resfriado o una gripe.

Es muy difícil asegurar que las superficies estés libres de virus, ni que el gimnasio pueda controlar a cada cliente. Pero es necesario que intenten abordarlo de manera incansable. Es cierto que el sudor por sí solo no conduce a la transmisión de virus peligrosos e infecciones bacterianas, sino que puede ayudar a mantener los patógenos. Pero tampoco vamos a ser guarrillos.

Algunos de ellos pueden vivir hasta 96 horas en superficies y es por eso que deberías querer limpiar el sudor. Mueren mucho más rápido cuando se secan. Además, piensa en echar a lavar rápidamente tu toalla de entrenamiento, ya que es el primer cultivo de gérmenes que puedes tener en casa.

Ahora es cuando se debería poner de moda los entrenamientos desde casa. Si muchos gimnasios cierran de manera preventiva, habrá quien compre algo de material para entrenar en su salón. Ya hay marcas que están viendo agotadas sus bicicletas estáticas o cintas de correr, así que no seas rezagado.

Con los nuevos puntos de acceso COVID-19 en Corea del Sur, Italia e Irán, creo que ciertos deportistas españoles se sentirán menos cómodos con el tiempo yendo a su gimnasio y más probable pidan una bicicleta Peloton para quedarse en casa. Esto puede generar mayores ventas de unidades e ingresos de suscripción en 2020 de lo que están actualmente tienen estimado las empresas.