El suavizante para la ropa es un producto que la mayoría de nosotros usamos para darle un olor especial a las prendas, a la vez que se mantiene la suavidad de las mismas. Algunos alergólogos aseguran que deberíamos dejar de usar este tipo de producto, ya que contienen químicos bastante peligrosos que pueden comprometer la salud, en especial la de los más pequeños de la familia.

Lógicamente, no tiene efectos inmediatos como sí puede tenerlos algunos productos químicos para la limpieza de casa, como la lejía o el amoniaco. Pero su gran desventaja es que el uso continuado causa problemas respiratorios y afecciones dermatológicas que se producen como reacción al contacto directo o indirecto con los mismos.

A continuación te desglosamos los seis principales químicos que contienen la mayoría de suavizantes.

Alfa-terpineol

Este líquido incoloro y combustible tiene aroma a lavanda y se utiliza para dar fragancia a los suavizantes de tela. Sin embargo, los expertos advierten de que puede influir en el desarrollo de trastornos como:

  • Desequilibrios en el sistema nervioso central
  • Hipotermia
  • Dolores de cabeza continuos
  • Depresión y ansiedad
  • Pérdida de la coordinación muscular
  • Irritaciones

Acetato de bencilo

Esta sustancia es una de las más usadas en la fabricación de productos para el lavado de las prendas. Tiene un olor floral parecido al del jazmín y también es un líquido totalmente incoloro. La Organización Mundial de la Salud asegura que su toxicidad puede provocar:

  • Somnolencia
  • Enrojecimiento de piel y ojos
  • Dificultades respiratorias
  • Dolor de garganta

cesta de ropa limpia con suavizante

Alcohol bencílico

Este también es incoloro y posee un aroma muy agradable que se extrae de las plantas y flores. El contacto de este químico con el organismo está relacionado con:

  • Irritación de tracto respiratorio superior
  • Envenenamiento y vómitos
  • Irritación del cuero cabelludo cuando se usa de forma tópica (como aceites)

Acetato de etilo

Este químico es un líquido de olor dulce que se utiliza como solvente y agente aromático de diversos productos para el hogar. No obstante, los expertos lo clasifican como un desecho peligroso que se debe evitar. Los riesgos para la salud incluyen:

  • Daño renal y hepático
  • Infecciones del tracto respiratorio
  • Fatiga y anemia

Cloroformo

Quién nos iba a decir que esta sustancia tan temida iba a estar en el suavizante que usamos para la ropa de los bebés. El cloroformo es un líquido denso, incoloro y de olor ligeramente dulce. Los expertos en la salud aseguran que es un compuesto cancerígeno. El uso habitual de productos que lo contienen puede ocasionar problemas de salud como:

  • Somnolencia
  • Mareos, vómitos y náuseas
  • Dolores de cabeza
  • Daño hepático y renal
  • Trastornos cardíacos
  • Afecciones dermatológicas
  • Infecciones en el tracto respiratorio

Terpinoleno

Este, al igual que los anteriores, es un líquido incoloro que aporta aroma cítrico a muchos productos de limpieza. Además, se utiliza en la fabricación de suavizantes, cremas de afeitar, jabón de pastilla y otra variedad de artículos para el hogar. La intoxicación puede causar problemas como:

  • Irritación en los ojos
  • Trastornos de la piel
  • Molestias en la garganta
  • Inflamación de los senos nasales

Todos estos efectos se ven a medio o largo plazo porque el suavizante contiene pequeñas cantidades y no afectan de manera tan inmediata. El problema es que muchos de estos químicos se utilizan casi a diario, así que la cantidad de compuestos nocivos que terminan entrando al cuerpo es significativa. Lo ideal es optar por alternativas ecológicas como el vinagre de manzana o el bicarbonato de sodio.