¿Es peligroso el Virus del Nilo Occidental?

¿Es peligroso el Virus del Nilo Occidental?

Carol Álvarez

Por si tuviéramos poco problema con la pandemia de coronavirus, varias personas de Sevilla han dado positivo en el virus del Nilo Occidental (WNV). La causa estaría en la picadura de mosquito que viene infectado con el virus y, aunque no se sabe demasiado sobre su transmisión, queremos analizar los síntomas y la gravedad que puede suponer en la población.

La picadura de un mosquito puede convertirse en algo mucho más grave si te infecta con el virus del Nilo Occidental. Los mosquitos transmiten este virus al picar a un pájaro infectado y luego picar a una persona. Sin embargo, no todas las personas con picaduras de mosquitos infectados contraen la enfermedad.

¿Cómo se contagian los seres humanos?

La enfermedad por WNV se identificó por primera vez en una mujer del distrito del Nilo Occidental en Uganda al este de África, en 1939. Desde entonces, se ha diseminado por distintos puntos del mundo, describiéndose por primera vez en EEUU en 1999. Este es un flavivirus, de la misma familia que el del dengue (enfermedad habitual en países tropicales) y el zika (del que se habló mucho hace 4 años, por el brote en Iberoamérica) y emparentado con el de la hepatitis C.

Los principales portadores de este virus son las aves, y los movimientos migratorios de las mismas posibilitan que se disemine de unas zonas a otras. Los animales domésticos pueden adquirir la infección, siendo en el caballo en el que se produce mas casos sintomáticos.

El WNV se transmite al hombre cuando un mosquito Culex, Aedes o Mansonia (no cualquier raza) pica a un animal infectado y luego a una persona. Los mosquitos transportan las mayores cantidades de virus del Nilo Occidental entre agosto y octubre, por lo que en esta época son más habituales los casos por enfermedad.

El riesgo de padecerla disminuye conforme el clima se vuelve más frío y los mosquitos comienzan a extinguirse. En la última década se han producido contados casos de enfermedad por WNV en Andalucía, aunque en el último mes son más de 18 personas las que han reportado casos de meningoencefalitis.

¿Es altamente contagioso?

Pese a la posible alarma por la picadura de mosquito, el 80% de las infecciones humanas son asintomáticas e inadvertidas. Sólo pueden diagnosticarse por la presencia de anticuerpos en un análisis de sangre. Si hay síntomas, son fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y, a veces, manchitas en la piel diseminadas por el cuerpo.
Los expertos aseguran que en el 0’70% de los casos hay enfermedad neuroinvasiva, con meningoencefalitis (letargo, alteraciones conductuales, saltos musculares, convulsiones) y/o parálisis fláccidas de miembros por lesión de la médula espinal.

Es decir, si los 18 casos de meningoencefalitis que se han comunicado a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía fueran causados por el virus del Nilo Occidental, se habrían infectado sin conocimiento al menos varios cientos/miles de personas.

Lógicamente, las personas con mayor riesgo de contraer la enfermedad son aquellas que viven en zonas de brotes y donde haya mosquitos transmisores, como en la Marisma Sevillana. Además, los grupos de riesgo (adultos mayores y personas inmunocomprometidas) son los más afectados.

Síntomas

Si tenemos el virus del Nilo Occidental, generalmente mostraremos los primeros síntomas del virus dentro de los tres a 14 días posteriores a la picadura. Los síntomas del virus del Nilo Occidental varían en severidad. Los síntomas graves pueden incluir:

  • Fiebre
  • Confusión
  • Convulsiones
  • Debilidad muscular
  • Pérdida de la visión
  • Entumecimiento
  • Parálisis
  • Coma

Una infección grave puede durar varias semanas. En casos raros, una infección grave puede causar daño cerebral permanente. Una infección leve no suele durar tanto tiempo. Las formas leves del virus del Nilo Occidental pueden confundirse con la gripe. Los síntomas podrían ser fiebre, dolor de cabeza, dolor de cuerpo, náuseas, vómitos y glándulas linfáticas inflamadas, sarpullido en el pecho, el estómago o la espalda.

mosquito virus del nilo

Factores de riesgo

Cualquier persona picada por un mosquito infectado puede contraer el virus del Nilo Occidental. Sin embargo, menos del uno por ciento de las personas que son mordidas desarrollan síntomas graves o potencialmente mortales. La edad es uno de los factores de riesgo más importantes para desarrollar síntomas graves de una infección del Nilo Occidental. Cuanto mayor seamos (especialmente si tenemos más de 60 años), es más probable que enfrente síntomas más severos.

Las condiciones médicas que aumentan el riesgo de síntomas graves incluyen condiciones renales, diabetes, hipertensión, cáncer o sistema inmunológico deteriorado.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se puede hacer por serología (análisis de sangre), pero puede dar falsos positivos como con cualquier virus. Por ello, se debe hacer también PCR en sangre, que es positiva en la fase de fiebre, y en líquido cefalorraquídeo, aunque pueden haber falsos negativos.

Si los síntomas son graves y están relacionados con el cerebro, un médico puede ordenar una punción lumbar. Esta prueba, también conocida como punción lumbar, consiste en insertar una aguja en la columna para extraer líquido. El virus del Nilo Occidental puede elevar el recuento de glóbulos blancos en el líquido, lo que indica una infección. La resonancia magnética y otras exploraciones por imágenes también pueden ayudar a detectar la inflamación y la hinchazón del cerebro.

Tratamiento

Por desgracia, actualmente no hay ningún tratamiento específico ni vacuna para esta enfermedad. Por lo que tan solo existen tratamientos de soporte hasta que la enfermedad se elimine por sí sola. Pero podemos tomar analgésicos de venta libre, como ibuprofeno o aspirina, para aliviar los síntomas del virus del Nilo Occidental, como dolores musculares y de cabeza.

Si experimentamos inflamación cerebral u otros síntomas graves, un médico puede administrar líquidos y medicamentos por vía intravenosa para reducir el riesgo de infecciones.

Actualmente se están realizando investigaciones sobre la terapia con interferón para el virus del Nilo Occidental. La terapia con interferón tiene como objetivo usar sustancias producidas por su sistema inmunitario para tratar la encefalitis en personas infectadas por el virus del Nilo Occidental. La investigación no es concluyente sobre el uso de estas terapias para la encefalitis, pero los estudios son prometedores.

Otros tratamientos potenciales que se están investigando para la encefalitis relacionada con el Nilo Occidental incluyen inmunoglobulina policlonal intravenosa, anticuerpo monoclonal humanizado recombinante, corticosteroides. El médico puede hablar con nosotros sobre uno o más de estos tratamientos si tenemos encefalitis y los síntomas son graves o potencialmente mortales.

Prevención

Cada picadura de mosquito aumenta el riesgo de infección. Algunos trucos pueden ayudarlo a prevenir el virus del Nilo Occidental cada vez que esté al aire libre:

  • Mantener la piel cubierta con camisas de manga larga, pantalones y calcetines.
  • Usar un repelente de insectos.
  • Eliminar cualquier agua estancada alrededor de su casa (los mosquitos se sienten atraídos por el agua estancada).
  • Asegurarnos de que las ventanas y puertas de casa tengan mosquiteras para evitar que entren los mosquitos.
  • Usar mosquiteras, especialmente alrededor de los parques o cochecitos, para protegernos.

Las picaduras de mosquitos son más comunes desde finales de agosto hasta principios de septiembre. Su riesgo se reduce durante los meses más fríos porque los mosquitos no pueden sobrevivir en temperaturas frías.

Por supuesto, cualquier medida de prevención anti-mosquitos será de gran ayuda para evitar las picaduras. Entre ellas se incluyen: mosquiteras, repelentes para mosquitos, ropa larga (sobre todo al atardecer y al amanecer) en zonas de brotes y evitar las zonas de aguas quietas (charcas, latas, platos de macetas, etc).

¡Sé el primero en comentar!