En época de resfriados, gripes o alergias, muchos de nosotros nos tomamos medicamentos que apoyen al sistema inmunológico y nos permitan llevar una vida medio normal. El problema es que estos fármacos suelen tener efectos secundarios que afectan a los sentidos, y pueden suponer un grave peligro cuando estamos al volante. Todos asociamos estos casos con el consumo de drogas o alcohol, pero una simple pastilla para la alergia crea efectos contraproducentes al mando de cualquier vehículo (incluso patinete).

La Dirección General de Tráfico «no prohíbe la conducción» aunque tomemos medicamentos, pero sí advierte de sus efectos y los peligros que tiene. Desde el año 2007, la DGT decretó que «se exige que todos los medicamentos que afecten a la capacidad de conducir, deben incluir en su cartonaje un pictograma«.

Resultado de imagen de pictograma conducción medicamentos"

¿Cuáles son los fármacos más consumidos?

La DGT y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) se han decidido a recopilar cuáles son los fármacos que más se usan y que tienen un impacto significativo cuando nos ponemos al volante.

  • Analgésicos opiáceos. Se consumen para tratar el dolor. Como también ocurren con los antihistamínicos y los antigripales, pueden provocar somnolencia, pérdida de la capacidad de concentración y reacción, debilidad y mareos.
  • Antiepilépticos. Las personas que padecen epilepsia necesitan este tipo de medicación, pero entre sus efectos secundarios se encuentran la somnolencia, visión borrosa, fatiga y sensación de debilidad.
  • Ansiolíticos. Otra enfermedad mental que requiere tratamiento es la ansiedad. Por eso, se suele provocar un descenso en la actividad de la persona, con mucha necesidad de descansar y pérdida de concentración.
  • Antidepresivos. Al igual que ocurre con la ansiedad, la depresión también necesita tratamiento farmacológico, pero hay que tener especial cuidado para no caer en el nerviosismo, ansiedad, somnolencia y visión borrosa.
  • Antihistamínicos. Cualquiera de nosotros se ha tomado alguna pastilla para combatir la alergia primaveral. Seguro que has notado esa debilidad en el cuerpo, la visión borrosa, la dificultad para enfocar y la sensación de sueño todo el día.
  • Antigripales y anticatarrales. Por último, esta bomba medicinal es perfecta cuando tenemos que seguir con nuestra rutina, pero hemos caído en una gripe o resfriado. Estos medicamentos se pueden adquirir en las farmacias sin receta, por lo que muchas personas no son conscientes del peligro real que puede suponer.

Es importante conocer qué medicamento estás tomando y leer los posibles efectos secundarios, especialmente si presentan el pictograma que te hemos mostrado arriba. Hay trabajos que requieren conducir durante todo el día, como los repartidores o los profesores de autoescuela, en ese caso se debe extremar las precauciones o cambiar la hora de consumir el fármaco.

Atiende a las recomendaciones de los profesionales de la salud

Siempre debes seguir los consejos de médicos, enfermeros o farmaceúticos. Lo más normal es que te informen de los efectos que pueden tener, pero en caso contrario, deberías interesarte y contarles a qué te dedicas o de qué manera podría influir en tu vida. La responsabilidad es tanto del sanitario que lo prescribe como del que lo dispensa.