Consejos para parar las hemorragias nasales rápido

Las hemorragias nasales son comunes, sobre todo en temporadas de alergia, catarros o después de un gran esfuerzo. Pueden dar miedo, pero rara vez indican un problema médico grave. La nariz contiene muchos vasos sanguíneos, que se encuentran cerca de la superficie en la parte delantera y trasera de la nariz. Son muy frágiles y sangran con facilidad. Las hemorragias nasales son comunes en adultos y niños de entre 3 y 10 años.

Hay dos tipos de sangrados nasales. Una hemorragia nasal anterior ocurre cuando los vasos sanguíneos en la parte delantera de la nariz se rompen y sangran. Por otra parte, se produce un sangrado nasal posterior en la espalda o en la parte más profunda de la nariz. En este caso, la sangre fluye por la parte posterior de la garganta. Los posteriores pueden ser más peligrosos.

Causas de las hemorragias en la nariz

Hay muchas causas de sangrado nasal. Si es repentina o poco frecuente, rara vez es grave. Si son frecuentes, podrías tener un problema más grave. El aire seco es la causa más común de hemorragia nasal. Vivir en un clima seco y usar un sistema de calefacción central puede secar las membranas nasales, que son tejidos dentro de la nariz.

Esta sequedad provoca la formación de costras dentro de la nariz. Las costras pueden picar o irritarse. Si tu nariz está raspada, puede sangrar.

Tomar antihistamínicos y descongestionantes para alergias, resfriados o problemas de los senos nasales también puede secar las membranas nasales y causar hemorragias nasales. El sonarse la nariz con frecuencia es otra causa de hemorragia nasal.

Otras causas comunes de hemorragia nasal incluyen:

  • Objeto extraño atrapado en la nariz
  • Irritantes químicos
  • Reacción alérgica
  • Lesión en la nariz
  • Estornudos repetidos
  • Hurgando en la nariz
  • Aire frio
  • Infección de las vias respiratorias altas
  • Grandes dosis de aspirina
  • Alta presión sanguínea
  • Trastornos hemorrágicos
  • Trastornos de la coagulación sanguínea
  • Cáncer

La mayoría de las hemorragias no requieren atención médica. Sin embargo, debes buscar atención médica si dura más de 20 minutos o si ocurre después de una lesión. Esto puede ser un signo de hemorragia nasal posterior, que es más grave y sí deberías preocuparte.
Las lesiones que pueden causar un sangrado de nariz incluyen una caída, un accidente automovilístico o un puñetazo en la cara. Las que ocurren después de una lesión pueden indicar una fractura de nariz, una fractura de cráneo o una hemorragia interna.

hombre con sangrado nasal

¿Cómo se diagnostica?

Si buscas atención médica por un sangrado nasal, tu médico realizará un examen físico para determinar la causa. Revisarán tu nariz en busca de signos de un objeto extraño. También te harán preguntas sobre tu historial médico y si tomas medicamentos en la actualidad.

Es importante que informes a tu médico sobre cualquier otro síntoma que tengas y cualquier lesión reciente. No existe una prueba única para determinar la causa de una hemorragia nasal. Sin embargo, tu médico puede usar pruebas de diagnóstico para encontrar la causa. Estas pruebas incluyen:

  • Hemograma completo, que es un análisis de sangre para detectar trastornos sanguíneos
  • Tiempo de tromboplastina parcial , que es un análisis de sangre que verifica cuánto tiempo tarda la sangre en coagularse
  • Endoscopia nasal
  • Tomografía computarizada de la nariz
  • Radiografía de la cara y la nariz

¿Cómo tratar una hemorragia nasal?

El tratamiento para los sangrados nasales variará según el tipo y la causa de la hemorragia. La mayoría de los casos no suponen un riesgo elevado, y en pocos minutos te habrás recuperado. Sigue leyendo para conocer los tratamientos para las diferentes hemorragias nasales.

Hemorragia nasal anterior

Si tienes una de este tipo, sangras por la parte frontal de la nariz, generalmente una fosa nasal. Puede intentar tratarla en casa. Mientras está sentado, aprieta la parte blanda de tu nariz.

Asegúrate de que tus fosas nasales estén completamente cerradas. Mantén las fosas nasales cerradas durante 10 minutos, inclínate ligeramente hacia delante y respira por la boca.

No te recuestes cuando intentes detener una hemorragia nasal. Tumbarse puede provocar que te tragues sangre y puede irritarte el estómago. Libera tus fosas nasales después de 10 minutos y verifica si el sangrado se ha detenido. Repite estos pasos si el sangrado continúa.

También puedes aplicar un compresa fría sobre el puente de la nariz o usar un descongestionante en aerosol nasal para cerrar los vasos sanguíneos pequeños.

Consulta a tu médico de inmediato si no puedes detener una hemorragia nasal por tu cuenta. Es posible que tengas una hemorragia posterior que requiera un tratamiento más invasivo.

pañuelos para hemorragias nasales

Hemorragia de la nariz posterior

Si tienes una hemorragia posterior, sangras por la parte posterior de la nariz. La sangre también tiende a fluir desde la parte posterior de la nariz hasta la garganta. Estas son menos frecuentes y, a menudo, más graves que las anteriores.

Las hemorragias nasales posteriores no deben tratarse en casa. Comunícate con tu médico de inmediato o ve a la sala de emergencias si crees que tienes una de este tipo.

Cauterización

Una técnica médica llamada cauterización también puede detener las hemorragias nasales frecuentes o persistentes. Esto implica que tu médico queme los vasos sanguíneos de la nariz con un dispositivo de calentamiento o con nitrato de plata, un compuesto que se usa para extraer tejido.

El médico puede taparte la nariz con algodón, gasa o espuma. También pueden usar un catéter con balón para aplicar presión a los vasos sanguíneos y detener el sangrado.

¿Cómo prevenir el sangrado de la nariz?

Hay varias formas de prevenir las hemorragias nasales:

  • Usar una humidificador en tu casa para mantener el aire húmedo.
  • Evita hurgarte la nariz.
  • Limita tu ingesta de aspirina, que puede diluir la sangre y contribuir a las hemorragias nasales. Habla de esto antes con tu médico porque los beneficios de tomar aspirina pueden superar los riesgos.
  • Usar antihistamínicos y descongestionantes con moderación. Estos pueden secar la nariz y no deberían usarse en largos períodos de tiempo.
  • Usa un aerosol o gel de solución salina para mantener húmedos los conductos nasales.

Una vez que se haya detenido el sangrado, puede ser útil colocar una bolsa de hielo en la nariz para reducir el dolor y la hinchazón. No te toques ni te suenes la nariz durante varias horas después. Evita los irritantes, como el humo del cigarrillo, hasta que la lesión haya sanado.

Estos pasos funcionan particularmente bien para hemorragias nasales anteriores. Para las nasales posteriores que no se resuelven espontáneamente, es posible que se necesites más atención médica.