¿Por qué duele la mandíbula al despertar?

¿Por qué duele la mandíbula al despertar?

Carol Álvarez

El dolor de mandíbula matutino no es una broma. Muchas personas amanecen con la boca dolorida, cargada o incluso con tensiones musculares. Descubre por qué es posible que nos despertemos con dolor en la mandíbula y qué podemos hacer para controlar o disminuir la molestia.

Aunque es posible que experimentemos un dolor de mandíbula ocasional por dormir en una posición extraña, el dolor de mandíbula crónico en la mañana puede ser un signo de algo más serio.

Causas

Para conocer cómo aliviar el dolor de mandíbula al despertar, es conveniente conocer el origen y el problema que lo genera.

Rechinar los dientes

Rechinar o apretar los dientes durante la noche es una de las razones más comunes por las que nos duele la mandíbula cuando nos despertamos. El bruxismo, comúnmente conocido como rechinar o apretar los dientes, puede ocurrir durante la noche o el día, pero para la mayoría de las personas, es más un problema nocturno.

El problema es que este hábito es totalmente inconsciente, es decir, es probable que no tenga idea de que está apretando (hasta que experimente dolor). Hay algunas personas que están programadas para rechinar los dientes, lo que significa que rechinan mientras duermen, tal como lo harían dando vueltas.

Sin embargo, la causa más común de rechinar los dientes es un problema de mordida. El cerebro quiere que los dientes, las mandíbulas y todos los músculos alrededor de la cabeza y el cuello estén en una posición cómoda, y si percibe que algo se interpone en esa posición, moverá la mandíbula para tratar de evitar la interferencia.

Dormir en mala posición

La mayoría de nosotros estamos familiarizados con la noción de que una mala postura puede producir dolor (como dolores de espalda por estar sentados en el escritorio todo el día). Pero lo mismo ocurre con la postura a la hora de la almohada.

La mala postura al dormir provoca desequilibrios en los músculos que sostienen la cabeza y el cuello. Y estos músculos juegan un papel fundamental en el posicionamiento y la función de la mandíbula. Entonces, cuando se estresan (por estar en una mala posición), el resultado suele ser dolor.

Rutina de entrenamiento

Todos hemos experimentado dolores musculares después de una intensa sesión de sudor, pero la rutina diaria de ejercicios también puede ser la razón por la que nos despertamos con dolor en la mandíbula. El levantamiento de pesas y los ejercicios de alto impacto como correr pueden estresar la mandíbula. Durante un entrenamiento intenso, se sabe que algunas personas aprietan los dientes, lo que, como sabemos, puede ejercer presión sobre los músculos de la mandíbula.

Además, un entrenamiento demasiado entusiasta puede provocar uno o dos músculos adoloridos y, a veces, este dolor hace que compensemos nuestra postura para proteger los músculos doloridos.

Apnea del sueño

El dolor mandibular matutino podría ser producto de la apnea del sueño, un trastorno del sueño caracterizado por una respiración anormal durante el sueño. Muchas personas que sufren de apnea del sueño también se quejan de dolor crónico en la mandíbula. Eso se debe a que, además de factores como el peso, la posición de la mandíbula también puede contribuir a este problema relacionado con el sueño.

Ha habido mucha evidencia que conecta la apnea del sueño, el bruxismo nocturno y el dolor crónico de mandíbula. Algunos estudios han señalado que el deseo del cerebro de mantenerlo respirando a toda costa explica el apretamiento/rechinamiento nocturno que conduce al dolor crónico de mandíbula.

Es decir, el cerebro luchará para mantener abiertas las vías respiratorias al obligar a los músculos de la mandíbula a rechinar (esencialmente, moviendo la mandíbula a una posición en la que no se obstruya la respiración).

Comida o bebida de la cena

Algunos alimentos y bebidas pueden causar estrés al sistema en general y contribuir al dolor de mandíbula, especialmente si se consumen justo antes de dormir.

Por ejemplo, los alimentos que contienen estimulantes, como la cafeína, pueden despertar el cerebro y amplificar el estrés, lo que puede aumentar el rechinar o apretar los dientes durante la noche. Y cuanto más apretemos por la noche, es más probable que desarrollemos molestias en la mandíbula a la mañana siguiente.

El alcohol y otros depresores también pueden causar problemas en los músculos de la mandíbula. Este es especialmente el caso cuando se trata del dolor de mandíbula inducido por la apnea del sueño.

Eso se debe a que el alcohol relaja los músculos en la parte posterior de la garganta, lo que puede interrumpir la respiración. Y, como sabemos, el cerebro ayudará a garantizar que sigamos respirando al rechinar los dientes, provocando tensión y dolor en los músculos de la mandíbula.

Trastorno de la mandíbula

El dolor mandibular matutino suele ser un signo revelador de un trastorno de la articulación temporomandibular. Se ha estimado que 1 de cada 12 personas sufre algún tipo de trastorno, un término amplio que se refiere a una multitud de signos y síntomas, a menudo atribuidos al dolor crónico de cabeza, cuello y mandíbula.

Muchas veces, este trastorno se asocia con una mala posición de la mandíbula. De hecho, cosas como una postura incorrecta, dientes faltantes, dientes mal colocados o una mordida desalineada pueden contribuir a los problemas de la articulación temporomandibular. El estrés también puede agravar estos factores contribuyentes.

Caries o enfermedad de las encías

Las caries dentales generalmente se desarrollan primero en las capas externas de un diente. Si no se trata, la caries puede extenderse a las capas internas de un diente y hasta la raíz y el hueso circundante. El resultado: una mandíbula palpitante.

La periodontitis, o enfermedad de las encías, también puede ser una causa. La periodontitis generalmente comienza como inflamación en las encías por una acumulación de bacterias, así como por una acumulación de placa en los dientes. Sin tratamiento, puede llegar a los huesos y otros tejidos y causar un dolor significativo.

dolor de mandibulas por la noche

Tratamiento

Una vez conocida la causa del dolor, podemos prevenirlo o tratarlo con los siguientes consejos:

  • Apnea del sueño: Si sospechamos que la apnea del sueño es la fuente dl dolor mandibular matutino, consultaremos a un médico del sueño que pueda evaluarlo y diagnosticarlo adecuadamente. Para quienes padecen este trastorno del sueño, existen soluciones que pueden ayudarnos a respirar durante la noche. Entre ellos se encuentra un aparato dental que ayuda a mantener la mandíbula inferior hacia adelante y las vías respiratorias abiertas.
  • Dieta: Una solución simple a estos problemas es evitar estos alimentos y bebidas antes de dormir. Eso significa reducir la cafeína y los cócteles varias horas antes de acostarse, lo cual es una estrategia inteligente para obtener un sueño de calidad en general.
  • Entrenamiento: si apretamos los dientes durante el ejercicio, consultaremos a un dentista para que nos haga un protector bucal personalizado. Y aunque también podemos comprar un protector bucal en la farmacia local, es posible que no sea tan efectivo. Hay que tener cuidado con esos protectores bucales de ‘hervir y morder’. A veces, pueden colocar la mandíbula en una posición que en realidad duele más que ayuda.
  • Dormir en mala posición: aunque no existe una posición perfecta para dormir que evite el dolor de mandíbula, el apoyo adecuado para la cabeza y el cuello es fundamental para dormir bien y reducir la posibilidad de dolores musculares. Es decir, invertir en una almohada de apoyo. Una buena almohada es especialmente importante cuando duermes de lado, porque dormir de lado puede estresar los músculos del cuello si la cabeza no está bien apoyada.
  • Bruxismo: aunque es casi imposible detener algo que hacemos involuntariamente, existen estrategias para proteger la boca del dolor. A veces se pueden usar protectores nocturnos simples para proteger los dientes. Sin embargo, si el problema de la posición de la mordida es más grave y tiene un dolor muy intenso o duradero, es probable que el dentista requiera una evaluación más detallada. El dentista puede hacer un aparato que nos ayude a colocar la mandíbula en una mejor posición para aliviar la tensión de los dientes y músculos. Además, mantener el nivel de estrés bajo control también es importante, ya que el estrés puede empeorar el bruxismo.
  • Trastorno de la mandíbula: si creemos que el dolor de mandíbula está relacionado con un trastorno, consulte con un especialista para realizar un análisis detallado de la mordida, dientes y músculos circundantes. El tratamiento puede variar desde un simple protector bucal y/o manejo del estrés hasta una terapia más complicada con ortesis de posicionamiento de la mandíbula o soluciones farmacéuticas.
¡Sé el primero en comentar!