La primavera acaba de comenzar y ya podemos apreciar los primos síntomas de su llegada. Muchos se sienten más cansados de lo normal, coincidiendo también con el cambio de hora. ¿Pero qué es realmente la astenia primaveral? ¿Se considera que puede tener un cuadro patológico que puede ser tratado? Es raro que, con la llegada del buen tiempo, nadie se sienta con falta de energía, somnoliento, con cambios de humor, ansiedad, dolor de cabeza, insomnio, dificultad para concentrarse… A continuación encontrarás por qué ocurre este fenómeno y cuál es la mejor manera para tratarla.

¿Cuáles son las causas de su aparición?

La astenia primaveral es un combo de diversos factores ambientales. El tiempo cambia con subidas de temperaturas y presión atmosférica, hay más horas de luz solar gracias al cambio de hora y nuestros hábitos rutinarios varían en relación a todo lo anterior. Ni comemos a las mismas horas, ni tenemos el mismo tiempo de ocio.

Todos los síntomas vienen dados por diferentes factores que alteran el nivel de los ritmos circadianos, mediante cambios en la producción de endorfinas, cortisol, melatonina, etc. Estas variaciones en las hormonas realizan una alteración en los ritmos biológicos, que hacen que tengas que usar más energía para poder adaptarte. Es decir, sucede como si el cuerpo hibernara durante los meses de invierno por las pocas horas de luz solar y por bajas temperaturas.

No obstante, la astenia primaveral es un estado que desaparece por sí solo en un par de semanas, aunque dependerá de las circunstancias de cada persona; ya que hay que tener en cuenta las alergias.

¿Cómo combatir la astenia primaveral?

Como muchos saben, no existe un tratamiento clave para reducir los síntomas de la astenia. Cada persona tiene signos diferentes, por lo que no se ha creado un fármaco capaz de combatir todos los tipos. Lo que sí puedes hacer es seguir estas indicaciones para reducir los efectos y mejorar tu calidad de vida en primavera.

  • Realiza ejercicio físico de manera moderada. Te ayudará a liberar el estrés y tendrás un descanso nocturno más reparador.
  • Debes hacer pequeños cambios en la alimentación, adaptándote a las nuevas condiciones ambientales. Es decir, consumir alimentos menos calóricos y darle mayor importancia a las verduras y frutas frescas.
  • Hidrátate correctamente, ya que con el aumento de las temperaturas sudamos más y el organismo tiende a deshidratarse.
  • Adáptate al cambio horario de manera progresiva. Ve a dormir antes y acomoda tus comidas a nuevos horarios para que no ocurran desequilibrios hormonales.
  • Descansa correctamente por las noches. Uno de los mayores problemas de la astenia primaveral es que se reduce la secreción de melatonina (hormona que regula el sueño). Esto hace que nos cuente conciliar el descanso o que no sea tan reparador como necesitamos. Sigue durmiendo entre 7 y 10 horas diarias, en un espacio tranquilo y con una temperatura adecuada.
  • Evita tomar suplementos vitamínicos. Muchas personas recurren a estas pastillas mediante automedicación, pero no son necesarias si tenemos una buena alimentación. De esta manera, podemos estar creando un exceso de vitaminas, el cual produce problemas en el organismo.

No te pierdas: ¿Puede ser peligroso excedernos con las vitaminas?