¿Qué quiere decir que un producto contenga trazas de otro alimento?

¿Cómo puede ser posible que unas galletas de chocolate pueda contener trazas de pescado? Sí, seguro que tú también has alucinado con las trazas de otros alimentos que puede contener un producto nada relacionado. ¿Sabes realmente qué significa eso de las trazas y por qué es importante que las fábricas lo especifiquen en su etiquetado?

A pesar de no ser algo peligroso para el consumo humano general, hay personas que son especialmente sensibles a ciertos ingredientes. Es importante que revistes el listado de componentes antes de comer un producto procesado. Sobre todo si eres alérgico a alguna sustancia.

¿Qué son las trazas de los alimentos?

Especialmente si eres celíaco, alérgico o intolerante a algún alimento, es fundamental que examines el listado de ingredientes del producto en cuestión. Las trazas son las sustancias o pequeñas cantidades de un ingrediente que se han colado en un producto. Aunque su aportación sea muy baja, puede afectar negativamente a la persona que padezca algún problema digestivo.

Las trazas no se añaden queriendo por parte del fabricante, sino de forma accidental o casual. Esto puede ser porque en la misma fábrica se estén produciendo productos diferentes y exista una contaminación cruzada. Evidentemente, el fabricante no puede lanzar al mercado un producto que pueda poner en riesgo a un sector de la población, por eso facilita esta información en su etiquetado.

Las declaraciones de «puede contener trazas» son una advertencia del fabricante para que sepamos que el producto podría haber estado en algún lugar cercano a otro producto que contiene el alérgeno observado en algún momento durante el proceso de producción. Esto no quiere decir que haya un alérgeno en el producto, sino que existe cierta posibilidad. Algunos ejemplos de cómo se especifica en el listado de ingredientes es:

  • Puede contener…
  • Hecho en máquinas compartidas con…
  • Producido en las mismas instalaciones que…
  • Puede contener trazas de…
  • Fabricado en las mismas instalaciones que los productos que contienen…

En algunos productos, el contacto cruzado puede ocurrir incluso antes de que los ingredientes lleguen al fabricante. Esto ocurre habitualmente con la avena. Muchas veces los agricultores están usando las mismas herramientas agrícolas para cosechar alimentos en los campos, como el trigo y la avena. Luego, pueden usar el mismo vehículo para transportarlo a la instalación de almacenamiento, donde almacenan los granos en la misma área antes incluso de ir al fabricante. Es por eso que en muchas ocasiones puede incluir la etiqueta de «contiene trazas».

La legislación, por ahora, solo regula el contenido en gluten. Para que haya productos que se etiqueten como gluten free o sin gluten, es necesario que esté presente en menos de 10mg/kg. Cuando la cantidad supera los 20mg/kg, se pasa a denominar «traza».

mujer mirando un producto con trazas en alimentos

¿Cuáles son las más conocidas?

A pesar de que la mayoría pensará en el trigo y la lactosa, la realidad es que existen personas hasta intolerantes a conservantes y aditivos. También es recomendable echar un vistazo al listado de ingredientes para conocer si el producto es totalmente vegano o apto para algunos tipos de dietas. Seguro que a partir de ahora, aunque sea por curiosidad, girarás el envase para ver qué llamativo ingrediente se ha colado en tu proceso de fabricación de cereales o de tableta de chocolate.

No obstante, este etiquetado no se hizo realidad hasta 2004, cuando la FDA aprobó la Ley de Protección al Consumidor y Alérgenos de Alimentos. Esta ley requería que los catorce alérgenos principales se divulgaran en los alimentos. Los catorce alérgenos más conocidos y habituales son:

  • Lácteos
  • Soja
  • Huevos
  • Gluten
  • Moluscos
  • Trigo
  • Pescado
  • Sulfitos y Dióxido de azufre
  • Mariscos
  • Frutos secos
  • Cacahuetes
  • Apio
  • Mostaza
  • Sésamo
  • Altramuces

Las etiquetas tienen que ser específicas, y no puede decir simplemente «mariscos», tendría qué tipo es el que contiene específicamente. Gracias a estas denominaciones, las personas con alergias alimentarias han podido mejorar su alimentación sin poner en riesgo la salud. Por supuesto, también hay excepciones a esta regla. Los alimentos como frutas o verduras enteras, aceites altamente refinados, carne, aves, productos de huevo y productos de higiene no están obligados a introducir ninguno de los potenciales alérgenos.

Sin embargo, el anuncio de «puede contener trazas» también pueden evitarse en algunos productos, ya que se considera algo voluntario por parte del fabricante. Lo cierto es que muchas personas confían en estas etiquetas para evitar reacciones, y la falta de un etiquetado distintivo puede ser un gran problema para las personas alérgicas a algunas sustancias.

Además de estos productos, es importante saber que existen otros que incrementan el porcentaje de alergias en nuestro país, aunque no se reflejan en ese listado que no aparece. Por ejemplo, en España el kiwi es un alimento que causa bastantes alergias alimentarias.

mujer mirando patatas fritas

Peligros de consumir alimentos con trazas

Aunque no todos los fabricantes añaden este mensaje de alerta en sus productos, hacer caso omiso de las advertencias puede generar serios problemas de salud. Es por eso que muchas marcas se acogen al término de «puede contener», para evitar posibles denuncias y dejar a tu elección si comes ese alimento o no. En el caso de ser intolerante o alérgico a esa sustancia, lo más lógico es no consumirla.

A pesar de las preocupaciones de muchas personas con enfermedad celíaca, la mayoría puede tolerar 20 partes por millón de gluten, por lo que las pequeñas cantidades ocasionales no son un gran problema. Sin embargo, las personas alérgicas a los cacahuetes, un pequeño trozo puede poner en peligro su vida al provocarse una anafilaxia o respuesta alérgica.

Las personas con ciertas alergias graves deben tomarse muy en serio las advertencias de «puede contener» y llamar al fabricante para pedir más información si no están seguros. Además, si solo eres intolerante a la lactosa o el gluten, tomar estos productos pueden generar problemas intestinales y causar malestar durante varios días. Las indigestiones son bastante molestas, ya que provocan inflamación abdominal y dolor punzante en el estómago.

Opta siempre por alimentos que estén libres de la sustancia que te genera reacción. Si no también puedes revisar el etiquetado para tener una idea general del producto.