Con la llegada del buen tiempo, a la gran mayoría se nos antoja tomar postres o meriendas frías. Aunque los helados son un alimento que podemos consumir durante todo el año, en primavera y verano se vuelven especialmente demandados. Lo positivo es que te vamos a enseñar a hacer un yogur helado con la fruta que más te guste. Nosotros hemos elegido la fresa, aprovechando que es su temporada.

Es una receta muy fácil de hacer, con poquísimos ingredientes y casi instantánea. Además, contiene una buen cantidad de proteína e hidratos de carbono, por lo que puede ser un snack perfecto para después de entrenar.

Elige la fruta que más te guste

La fresa es una fruta que gusta a cualquier edad, pero es cierto que no siempre la encontramos disponible en el supermercado. En ese caso, puedes optar por la que más te guste: arándanos, frambuesas, kiwi, pera, ciruela, plátano, mango… Como necesitarás fruta congelada, puede servirte de gran ayuda las que venden en bolsas, listas para consumir en batidos o en helados.

Por otra parte, en la receta echamos miel, pero puedes elegir otro edulcorante natural que tengas en tu despensa. Por ejemplo: stevia, sirope de agave, sirope de arce…

Ingredientes

  • 280 gramos de fresas congeladas
  • 80 gramos de yogur griego 0% materia grasa o queso fresco batido
  • Media cucharada de jugo de limón
  • 1 cucharada de miel

Preparación

Prepara la mezcla

Mete todos los ingredientes a una batidora y remueve hasta que quede una mezcla homogénea y sin grumos.

¡Al congelador!

Introduce la mezcla en el congelador durante unos 10 minutos y estará lista para consumir. Puedes añadir algún topping, como frutos secos naturales o trozos de frutas.

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
80%